Category Archive ETICA

Poradmin

ESTRATEGIAS PARA PROGRAMAS DE ÉTICA CORPORATIVA

Los retos éticos y la globalización.
La solidaridad se enfrenta al hecho de que aunque la globalización está permitiendo un fuerte crecimiento y está impulsando aperturas e innovaciones diversas, el modo como lo está haciendo está siendo fuente de graves injusticias y problemas. Algunos proponen comenzar haciendo una distinción utilizando dos palabras que a veces se usan como sinónimos:

 

Mundialización: apunta al horizonte de un mundo interconectado e interdependiente. Puede verse como el fin al que cabe aspirar, en la medida en que se insista en los aspectos cualitativos del bienestar, en la justicia y en la solidaridad;

Globalización tecno-económica: podría ser el medio si se realizara adecuadamente, para lo que debe quebrarse su dinámica actual.

 

Para ello, en cualquier caso, es preciso, por un lado crear una potente dinámica de la sociedad civil internacional y, por otro lado, es preciso crear fuertes instituciones internacionales de distribución. Serían dinámicas íntimamente interrelacionadas que expresando la solidaridad son las vías de realización de la justicia y la igualdad.

 

La dinámica de la sociedad civil internacional solidaria se está expresando en estos momentos en el movimiento antiglobalización, que algunos prefieren llamarlo movimiento por la justicia global, y que se hace especialmente visible en las manifestaciones ante las cumbres de instituciones internacionales a las que se acusa de gestionar la globalización en beneficio de los aventajados en la misma. De él cabe decir: Que marca un camino: el de luchar contra los efectos perversos de la globalización asumiendo las posibilidades que ofrece para la solidaridad, a través de la creación de redes específicas;

 

Que pide que se avance de lo crítico –sin dejarlo- a lo propositivo. En este sentido, no basta con manifestaciones del tipo de las que se inician en Seattle. Se precisan iniciativas cada vez más sólidas del tipo de las que se inician con la Conferencia Mundial de Porto Alegre;

 

Que debe hacerse una autocrítica. Al menos en dos sentidos: 1) de las connivencias con la violencia que se dan en él; 2) de ciertas alianzas extrañas: tiene por ejemplo poco sentido aliarse con los agricultores europeos que lo que quieren es el proteccionismo de sus productos frente al Sur;

 

Que conviene articular adecuadamente el posibilismo con la utopía. Lo primero no quiere decir ser timorato. Por ejemplo, buscar la implantación de la tasa Tobin, podría ser posibilista. Pedir la condonación de la deuda externa del Sur reorientando socialmente los recursos liberados podría ser posibilista. Potenciar con nuestras inversiones los fondos éticos de inversión que discriminan éticamente a las empresas puede ser transformador en la medida en que se generalizan razonablemente. Apoyar el consumo solidario (comercio justo) podría ser concienciador y motivador de cambios relevantes en la dinámica del comercio mundial.

Poradmin

FUENTES DE DECISIONES ÉTICAS

 

Negociación
La globalización ha hecho que las empresas y sus negocios se definan estratégicamente en el largo plazo, y es allí donde la ética es considerada un factor de rentabilidad. “Desarrollar una cultura de la ética genera importantes beneficios para una compañía: ayuda a superar las crisis, asegura la lealtad de los empleados y, al preservar el prestigio, rinde mayores dividendos” (Fandray).

La ética como competencia
Por competencia no nos estamos refiriendo a la relación de “competencia” por el mercado; a aquello que las empresas diariamente hacen para lograr sus objetivos: competir con otras.
Nos referimos a la actitud éticamente correcta de quienes trabajan en una empresa y de la empresa como conjunto, es obvio que para tener una actitud de este tipo no hace falta ser un experto en ética; esto es, tener una “competencia técnica” en ella, aunque pueda llegar a ser necesario, a nivel de corporación, contar con expertos para resolver asuntos difíciles o para consultarlos a la hora de trazar líneas estratégicas.
La “ética como competencia laboral” queremos decir ética como elemento de optimización de las competencias profesionales en el trabajo en tanto capacidad para hacer eficazmente algo.

Así, la ética es concebida hoy como competencia laboral, demandada no sólo a niveles de reclutamiento de personas sino, principalmente, constituida como un eje del posicionamiento de las empresas. En definitiva, los valores y las virtudes” y su efectiva aplicación a la gestión, son considerados factores de rentabilidad.

Pero la verdad es que este enfoque sólo tiene de nuevo el nombre, pues importa de suyo una conceptualización muy certera de una ética clásica de ejercicio de las virtudes, frente a las llamadas “éticas de la convicción” y, desde luego, de las éticas de resultados meramente utilitarias. En efecto, la ética no es un tema académico o una abstracción filosófica, sino un conjunto de acciones orientadas a un fin, a una finalidad, que es la perfección de la naturaleza humana. “Si, en general, el mundo de lo económico ha funcionado, se ha debido, en gran parte, a la vigencia de comportamientos éticos positivos al menos en un número suficiente de personas” (Gómez Pérez).

Lo que ocurre es que el desarrollo conceptual de las organizaciones económicas tomó cierto tiempo en reasumir su rasgo de corporaciones humanas, sumidas aún en criterios y enfoques residuales de la revolución industrial. Con todo, estamos hablando de algo que va más allá de la valoración del capital humano de la década de los “80, o del desarrollo del marketing estratégico hacia el cliente interno y las áreas o gerencias de recursos humanos en los “90. Estamos hablando de ética en el trabajo y la empresa, en todo su esplendor y con todas sus letras.

La ética empresarial como ventaja competitiva
En los tiempos de globalización han hecho que las organizaciones sean más planas, más descentralizadas y con empleados más autónomos y con mayor poder de decisión, por esto se hace necesario que las relaciones no sólo al interior de las empresas sino entre empresas y demás organizaciones, se basen en los cinco valores arriba mencionados, lo cual generará mejores patrones de conducta y permitirá generar valor.

Los componentes de una empresa ética.
1. Aunque pueden ser innumerables, los siguientes darían lugar a las bases de una ética organizacional:
2. Vivir de acuerdo con los cinco valores fundamentales.
3. Una cultura organizacional con valores comunes para sus miembros.
4. Luchar por alcanzar la satisfacción de todos los agentes involucrados en la empresa: accionistas, directivos, empleados, proveedores y clientes.
Asumir la responsabilidad social por sus actuaciones
Cuando se logran incorporar estos componentes básicos se llega a generar mayor valor económico, ya que las relaciones, no sólo laborales, sino entre proveedor y empresa, cliente y empresa, etc., mejorarán y el tiempo y los recursos que se invertían en mejorar las ineficiencias que se presentaban en dichas relaciones, podrá ser invertido en aquellos aspectos que lo demanden. La ética suele mejorar el funcionamiento de la empresa mediante varias vías:
Reduce los conflictos de los miembros que la forman.
Mejora la imagen exterior de si misma.
Supone un componente esencial del concepto de “calidad total”, tan importante hoy día.

Valores básicos
*Igualdad *Respeto *Libertad *Dialogo *Solidaridad

Cabe aclarar que un comportamiento empresarial ético no es la panacea para todos los problemas, ni conduce cien por ciento al crecimiento y la prosperidad, pero no nos engañemos, el comportamiento no ético tampoco y sí puede acarrear problemas, tanto interna como exteriormente.

Poradmin

DEBERES Y DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

Entre los principales derechos de todo trabajador citamos:
1. Derecho a una información previa, al ingresar al servicio de la empresa, sobre todos aquellos puntos que se refieren al desempeño de su labor

2. Derecho a una capacitación complementaria,. en orden al mejor cumplimiento de su trabajo.
3. Derecho a un trato adecuado a su dignidad humana. Esto significa que se le considere y trate como persona humana.
4. Derecho a una retribución salarial justa y suficiente para un nivel de vida digno.. para el trabajador y su familia.
5. Derecho a asociarse. Esto es, reconocimiento del derecho sindical.
6. Derecho a unas condiciones higiénicas adecuadas.
7. Derecho a las convenientes medidas de seguridad, de tal forma que se reduzcan los riesgos y peligros.
8. Derecho a una comodidad personal mínima en el ejercicio del trabajo; teniendo en cuenta que el trabajador es una persona y que se fatiga y que siente.
9. Derecho a una jornada razonable de trabajo y a los descansos y vacaciones.
10. Derecho a la estabilidad en el trabajo, de manera que no esté sometido a que se le despida sin causa justa o por motivos insignificantes.

Así como nos referimos antes a algunos derechos del trabajador, es necesario mencionar ahora algunos de sus principales deberes.

Espíritu de Trabajo
 Real dedicación a las tareas que corresponden.
 Eficiencia y rendimiento en el cumplimiento de la actividad laboral.
 Atención a las indicaciones y observaciones que se comunican.
 Desarrollo de la iniciativa y de la creatividad

Responsabilidad
 Realización del trabajo a conciencia tanto en la dedicación de tiempo como en la calidad de ejecución.
 Poder responder en cualquier momento por el propio trabajo, dando muestra de eficiencia.
 Esforzarse por obtener una capacitación que permita desempeñar adecuadamente el oficio.
 Aplicación oportuna de medidas de seguridad que protejan la vida y la integridad física propia y la de los demás.

Honradez.
 Respeto y cuidado de los bienes que se le encomiendan, por ejemplo, elementos de trabajo, materia prima, máquinas, etc.
 Observación del secreto profesional, que es la reserva que se debe mantener respecto de lo que se ha sabido o conocido durante el tiempo de trabajo y con ocasión de él y cuya divulgación puede ocasionar perjuicios.

Respeto y Buenas Relaciones
Con los jefes, los compañeros, los subalternos, como personas que son.
Las buenas relaciones humanas se basan en todo aquello que consideramos
Esas buenas relaciones humanas en el trabajo deben llevar a actitudes de respeto, sincera y leal amistad, unión, sentido de equipo, diálogo, participación y colaboración, solidaridad y servicio mutuo.

 

Poradmin

LA ÉTICA EN LOS NEGOCIOS INTERNACIONALES

 

En el mundo contemporáneo los negocios o acciones que tienen como objetivo la generación de una rentabilidad o ganancia, se encuentran en el centro mismo, no solamente de la vida social, sino de la propia condición humana, que persigue este objetivo permanentemente.

Es necesario que las reflexiones éticas conduzcan y determinen esta actividad, la de generación de beneficios económicos, para lograr que no se den niveles de acumulación de riqueza que conduzcan a la opresión y el minimización de la condición humana, que exige teóricamente el reconocimiento de la igualdad de los hombres.

Existe una comprensión negativa del negocio como actividad que genera rentabilidad y beneficios. Podría parecer una contradicción el que se teorice sobre los negocios y la Etica. Una explicación histórica de esta concepción se remonta al pensamiento de Aristóteles para quien el lucro personal era Contrario a una buena moral. El Cristianismo de igual forma estigmatiza de alguna manera esta actividad. San Pablo habla en igual sentido y también lo hace Lutero.

Sin embargo existe un cambio en la conceptualización del negocio y de la actividad comercial y de intercambio a partir de Calvino. Adam Smith habla de la generación de la riqueza con un estricto respeto a valores y principios éticos. Max Weber escribe sobre la ética protestante y el capitalismo, validando comportamientos como el de la diligencia, la honradez y el trabajo esforzado.

Hoy en día la sociedad acepta de manera positiva la actividad de los negocios, persistiendo sin embargo una sensación de que en este ámbito el aprovechamiento a ultranza es el único objetivo. Al ser la actividad de la producción de bienes y servicios y su intercambio consustancial a la cultura contemporánea, debemos reflexionar éticamente sobre ella y profundizando la comprensión de las instancias valorativas en juego, impulsar el desarrollo simultáneo de la búsqueda del bien común y de la justa rentabilidad o beneficio.

Existen tres niveles de análisis de la Etica en los Negocios y en las Empresas.

El primer nivel se refiere a la construcción filosófica, política, económica y jurídica del sistema imperante. El libre mercado tiene su teorización en los campos del conocimiento que mencionamos. Encontramos referentes en los conceptos del liberalismo, de la protección de la individualidad, de la necesaria libertad que debe darse para que las personas emprendan y generen riqueza. El sistema jurídico toma estas consideraciones y lleva a la condición de norma de derecho a todas estas ideas, y, al crearse un marco normativo con esas características, el sistema como tal tiene la posibilidad legal de funcionar.

El segundo nivel de análisis tiene que ver con la ética de las empresas y corporaciones, consideradas como personas jurídicas que persiguen objetivos específicos. Los grupos de producción o de comercialización tienen responsabilidades al interior de sus organizaciones y también tienen obligaciones fuera de ellas, con el entorno en el que interactuan. Hacia el interior de las corporaciones encontramos situaciones relacionadas con los accionistas o inversionistas, con sus expectativas y objetivos que deben ser cumplidos y la Empresa debe responder ante ellos.
La comunidad en la que se desarrolla debe recibir un aporte positivo de la Empresa, que se traduce en el respeto de su cultura o idiosincracia y el fortalecimiento de sus valores cívicos positivos. Por fin, el medio ambiente debe ser respetado y protegido. Todos estos aspectos se relacionan con el concepto fundamental de la ética Empresarial que se resume en una frase… responsabilidad social.
El tercer nivel se refiere a la ética de los individuos. Los miembros de la organización tienen una serie de responsabilidades frente a la misma: lealtad, honradez, motivación, respeto a todas las instancias, trabajo en equipo, generación de valor agregado, cooperación, esfuerzo y sacrificio por el cumplimiento de los objetivos planteados.