Category Archive AMBIENTE

Poradmin

EMPRESA Y MEDIO AMBIENTE

1. Generalidades
Hasta hace poco, la empresa no consideraba la conservación del medio ambiente en su proceso de producción. Los daños producidos al medio ambiente por una empresa no eran considerados por la misma tanto a nivel ambiental como, sobre todo, a nivel económico, por lo que ésta no tenia motivos para dejar de dañar al medio. En definitiva, podemos decir que no se contabilizan los costos ambientales de las actividades industriales. No obstante hay que tener una idea clara y es que a pesar de que el hecho de proteger y asegurar la calidad de vida y el bienestar suponga a corto plazo un coste para las empresas, podemos afirmar con toda seguridad que este coste será infinitamente inferior al que poseen conceptos como la calidad de vida y el bienestar de la humanidad.

Por todo esto podemos llegar a preguntarnos ¿cuáles son los argumentos que pueden hacer cambiar la mentalidad de las empresas y pasar a ser más respetuosas y protectoras con el entorno?. A grandes rasgos podemos decir que dos: en primer lugar la legislación promulgada por la administración y en segundo lugar por el mercado.

La insostenibilidad del modelo de producción occidental provocó una toma de conciencia hacia la protección del medio ambiente provocando reacciones por parte de dos agentes esenciales del mercado como son la administración y el consumidor. La reacción de la administración fue la de ir aumentando sin parar la legislación referente a la protección y conservación del medio ambiente. Sólo un dato representativo: en los últimos diez años, la Unión Europea ha dictado más de 300 normas de protección medioambiental que se han de añadir a las normas vigentes en cada país. Hoy por hoy y según las encuestas, la presión normativa todavía es el elemento de mayor peso en la toma de decisiones de carácter ambiental en la empresa.

La administración competente actúa en este campo advirtiendo a las empresas y legislando límites máximos de emisiones y vertidos y sancionando sus incumplimientos. No obstante, hay que reconocer que éste es un sistema frágil y delicado. Otra de las vías de actuación de la administración es la de incidir sobre el mercado, siendo éste el verdadero punto de referencia de las empresas. De esta forma se consigue que la administración regule de forma indirecta el mercado a base de intentar que los costes ambientales de la fabricación y comercialización de los productos se incluyan en su precio, de manera que bienes y servicios menos agresivos con el medio ambiente se encuentren en el mercado en una situación ventajosa con respecto a productos similares que contaminan mas o malgastan recursos.

Por lo que al mercado y a la opinión pública respecta, diremos que éstos funcionan como el verdadero motor de cambio de las empresas. Es por ello que cada vez la empresa cuida más los aspectos medioambientales, ya que se ha detectado un crecimiento considerable de la demanda de productos respetuosos con el medio ambiente. La reacción del consumidor es ir aumentando su nivel de exigencia basada en conocimientos medioambientales, no siendo una moda pasajera. Los consumidores más activos en este sentido son los que poseen un poder adquisitivo superior: es el segmento de mercado que marca la tendencia que más tarde influenciará al resto de la sociedad.

2. Medidas de protección medioambiental
El medio ambiente se encuentra presente en muchas de las tareas de las empresas: producción, distribución, comercialización. En la figura 2; se muestra un esquema simplificado de las interactuaciones entre las empresas y el medio ambiente.

En el proceso de producción de las industrias y de las empresas en general, se necesitan esencialmente materias primas, energía y agua. Las primeras provienen generalmente de recursos naturales no renovables, la energía requiere importantes impactos ambientales para producirla y, por ultimo, el agua también debemos considerarla como un recurso natural limitado.

Durante el proceso de producción también se producen procesos contaminantes tanto atmosféricos como ruidos, vibraciones, residuos y aguas residuales. Por lo tanto, vemos que el proceso de producción de las empresas tiene una incidencia muy importante en el medio ambiente a diferentes niveles.

Hasta hace poco tiempo, las empresas no se han preocupado de los problemas ambientales que su actividad producía en el entorno tanto a nivel de consumo de recursos naturales como de contaminación. Actualmente esto esta cambiando y se hace necesario que las empresas se preocupen por el medio ambiente y adopten las medidas necesarias para ahorrar al máximo el consumo de recursos y contaminar menos, todo ello manteniendo el mismo nivel de competitividad.

2.1. Reducción del consumo de energía
La energía es un elemento esencial para el funcionamiento de las empresas. Por otro lado, la obtención de energía, sea de la forma que sea, conlleva un impacto ambiental importante: la producción de electricidad se realiza tanto mediante centrales hidroeléctricas o también mediante centrales nucleares; las primeras queman carbón o petróleo y contaminan la atmósfera con grandes cantidades de C02 (lo que supone un aumento considerable de la temperatura de la tierra y un incremento del efecto invernadero), las segundas producen un elevado impacto paisajístico y medioambiental con sus embalses y las últimas implican una alta contaminación radioactiva que hay que eliminar.

De igual forma, los gases energéticos y los combustibles fósiles utilizados en las empresas como fuente de energía son limitados v no renovables.

Las medidas para reducir el consumo de energía en las empresas son muy variables y de diferentes costes aunque todas ellas las podemos resumir en dos líneas de actuación:

 En primer lugar implantar procesos dc producción lo mas eficientes posibles desde el punto de vista energético;
 En segundo lugar, un aislamiento térmico de la empresa que nos ayude a reducir costes energéticos importantes en calefacción y aire acondicionado.

2.2. Reducción de los consumos de agua
De todos es sabido que el agua es un bien escaso. A pesar de ello, la empresa tiene una concepción de este recurso muy diferente a la realidad. Para la empresa el agua no tiene ningún valor y por eso en muchos procesos productivos se utiliza mucha más agua de la que en realidad se necesita. Esta mentalidad tiene que cambiar poco a poco. Las nuevas tecnologías ya han tomado esta línea de trabajo y utilizan mucha menos agua porque trabajan con ciclos cerrados, donde el agua es utilizada muchas veces para el mismo fin.

Por otro lado, también se observa una despreocupación total por parte de la empresa sobre el tratamiento final del agua ya utilizada y los perjuicios medioambientales que ésta puede ocasionar.

Las medidas de ahorro de agua que se pueden adoptar en una empresa son muy variadas y de distintos costes económicos. A modo de ejemplo citaremos la de realizar un uso mucho más racional del agua, así como la utilización de tecnología que sea mucho más eficiente en el uso del agua.

2.3. Reducción de las materias primas
Un uso excesivo de materias primas comporta un agotamiento acelerado de los recursos naturales que se han utilizado para su fabricación y un aumento considerable de la cantidad de residuos generados en el proceso productivo.

La reducción de materias primas se puede conseguir de diferentes maneras:
a) Rediseño del producto de manera que éste necesite menos materias primas, menos toxicas o menos demandas de energías para su obtención.
b) Rediseño de los procesos de producción para que se puedan utilizar otras materias primas o las mismas pero en menores proporciones para que el proceso sea más efectivo y rentable. Esta reducción de materias primas trae consigo también una reducción de los residuos generados.
c) Evitar la generación de productos defectuosos aplicando un sistema de calidad y buenas practicas que consigan disminuir la proporción de residuos y, por consiguiente, la de materias primas.
d) Cambiando la materia prima por subproductos de otros procesos de fabricación de manera que se valoricen los residuos y se ahorren materias primas.

2.4. Gestión correcta de los residuos
Está claro que en todos los procesos productivos se utilizan recursos naturales y energía que se transforma en productos y residuos. Hasta hace poco los residuos producidos en los procesos productivos carecían de interés y de valor económico. Poco a poco esta concepción de los residuos ha ido cambiando hasta llegar a considerar a algunos residuos como recursos o materias primas para otros procesos productivos, ahorrándose de esta forma materias primas y energía.

La gestión óptima de una empresa ha de incluir, por lo tanto, la gestión de sus residuos. Entendemos como gestión la recogida, almacenaje, valorización, tratamiento, rechazo y comercialización de los residuos procedentes de un proceso productivo.

Una correcta gestión de los residuos industriales tiene que considerar los siguientes objetivos:

a) Minimización: el mejor residuo es el que no se produce. Para ello es aconsejable la utilización de tecnología limpia en nuestro proceso productivo. Este es un instrumento importante para que nuestra empresa gane competitividad.

b) Valorización: Con ella se alarga la vida útil de los recursos naturales ya que gran parte de los recursos naturales utilizados en el proceso productivo retornan nuevamente a este proceso. La valorización se consigue mediante la reutilización, la regeneración y el reciclaje.

c) Deposición: Pese a todos los esfuerzos para minimizar y valorizar nuestros residuos, siempre hay una fracción de residuos que no se puede suprimir del todo. Esta fracción llamada rechazo tiene que ser tratada y depositada de forma correcta mediante tratamientos físico-químicos, incineración o vertido controlado.

2.5. Gestión correcta de las aguas residuales
El vertido de aguas residuales sin depurar al cauce de un río puede provocar graves problemas a los seres vivos del ecosistema acuático. Otra de las consecuencias que puede ocasionar es la contaminación de las aguas subterráneas.

El sistema ideal de gestión de aguas residuales de una empresa es el de crear un sistema cerrado de consumo de agua, de forma que la propia empresa depura sus aguas y las retorna al circuito productivo. Si después de ser depuradas, éstas no reúnen la calidad suficiente como para ser incorporadas de nuevo al proceso productivo, siempre se les puede dar otro uso provechoso: agua de limpieza, riego, etc. La mejor medida para evitar la contaminación de las aguas residuales son las buenas prácticas que reducen su producción.

2.6. Gestión correcta de los humos
La correcta gestión de las emisiones de humos y partículas a la atmósfera comienza por controlar el origen de la emisión, realizando controles periódicos de las emisiones. Ya que la principal fuente de generación de gases es la combustión de combustibles fósiles, la medida preventiva más eficaz es el cambio de este tipo de combustibles por combustibles más limpios, así como utilizar siempre que sea posible, energías renovables y alternativas.

2.7. Gestión correcta de los ruidos
El ruido es una de las principales fuentes de contaminación del medio urbano y de la empresa. Sin duda, las medidas a tomar para controlar la contaminación acústica pasan por un cambio de tecnologías más restrictivas en este ámbito y el aislamiento acústico de los emisores de ruido.

2.8. Cumplimiento de las obligaciones impositivas en materia de medio ambiente
Una empresa respetuosa con el medio ambiente ha de cumplir con todas las obligaciones impositivas que marca la legislación.
Las obligaciones más importantes para las empresas en materias de autorizaciones, licencias y tasas relacionadas con el medio ambiente son:

En España:
a) Licencia de Actividad Clasificada que expide el ayuntamiento previo informe vinculante de la Comisión Territorial de Actividades Clasificadas.
b) Autorización de vertido de aguas residuales que emite la administración titular del colector donde se conecta.
c) Declaración de la carga contaminante al organismo competente (Junta de Saneamiento o el que proceda en cada autonomía), para determinadas actividades.
d) Alta en el Registro de Productores de Residuos Industriales (en la Junta de Residuos o en el organismo competente en cada autonomía) y efectuar la declaración anual de residuos industriales.

En Perú:
a) Licencia de Actividad Clasificada que expide el organismo competente (Consejo Nacional del Ambiente (CONAM) Ministerio de Energía y Minas (MEM), Ministerio de Salud (MINSA), Ministerio de Pesquería (MIPE), Ministerio de Agricultura (MAG), Ministerio de Industria, Turismo, Integración y Negociaciones Comerciales Internacionales (MITINCI), Ministerio de Transporte, Comunicaciones, Vivienda y Construcción, Ministerio de Defensa, Municipalidades).
b) Autorización de vertido de aguas.
c) Declaración de carga contaminante.

3. Gestión medioambiental de la empresa
La mejor forma de conseguir que una empresa sea respetuosa con el medio ambiente es concientizando a todos sus integrantes según esta filosofía, de tal forma que todos velen por la protección y conservación del medio.

Para llegar a esta forma ideal de funcionamiento de una empresa concientizada con la protección medioambiental, es necesario actuar con los principios de protección y conservación del medio ambiente. Esta forma de funcionar se conoce con el nombre de gestión ambiental.

Los mecanismos o sistemas de protección medioambiental en la empresa son de dos tipos: obligatorios o de corrección y voluntarios o de prevención.

Dentro de los mecanismos obligatorios de protección del medio ambiente podemos diferenciar los de ámbito nacional, autonómico (o departamental), municipal (o provincial) o local (o distrital) de los de ámbito internacional (europeo, americano). En la siguiente figura se muestran de forma gráfica estos mecanismos obligatorios.

Para poner en marcha un SGMA es necesario que:
– Se elabore una política ambiental que sea el principio inspirador cohesionador de todas las actuaciones de la empresa.
– Se fijen unos objetivos a conseguir respecto a los daños medioambiental causados por la actividad de la empresa.

Se elabore un plan de actuación en medio ambiente que especificara como conseguir los objetivos a partir de una serie de actuaciones que se trato en los puntos anteriores.

Poradmin

Planes integrados y partenariados de actuación en los barrios.

Gran parte de los barrios de la ciudad requieren mejoras, pero además hay muchos barrios especialmente desfavorecidos en los que es necesario actuar para promover empleo y bienestar, por una cuestión de equidad o de justicia en el acceso al derecho a la ciudad por parte de todos los ciudadanos.

Para revitalizar los barrios, especialmente los desfavorecidos, se necesitan programas de desarrollo basados en los potenciales de los barrios (capital humano, actividades económicas, necesidades sociales, relaciones con el resto de la ciudad y mercados exteriores, etc.). La cuestión del empleo (paro y precariedad), que es el principal problema de fondo en estos barrios, tiene que plantearse considerando el contexto social especifico de cada zona, contemplando su cultura en materia de iniciativa personal y empresarial, y las formas de integrar a las personas en el mercado de trabajo con programas de formación – empleo, desarrollando la economía local y vinculándola a la de la ciudad.

Para desarrollar los potenciales de un barrio es necesario promover estrategias participadas por todos los afectados, incorporando otros intereses e iniciativas que puedan incidir en el desarrollo de la zona, con proyectos de cooperación e integrando en ellos las políticas en curso, de forma que el desarrollo de la iniciativa local y de las políticas generales converja en procesos de desarrollo.

La experiencia europea en esta materia se refleja especialmente en la Iniciativa URBAN de la Comisión, aunque también en la Iniciativa EQUAL y en otras anteriores de los FEDER (Fondos de Desarrollo Regional) y FSE (Fondo Social Europeo). Asimismo, se han desarrollado programas nacionales de este tipo en muchos países miembros de la Unión.

Los casos para apoyo de los debates pueden extraerse de:

Iniciativa URBAN: Málaga fue una de las pocas ciudades españolas que entró en la primera parte de esta iniciativa, dedicando los fondos a la rehabilitación y revitalización de su Centro Histórico desde un punto de vista sostenible, por lo que recibió el Premio Hábitat en 1998 http://www.inforegio.cec.eu.int/urban

Action for Cities, DETR, Reino Unido: Desde1969 con el Urban Programme se iniciaron actuaciones de desarrollo comunitario en barrios. En 1988 se lanzó a nivel nacional el programa Action for Cities, que mediante los concursos City Challenge asignaba financiación, cubriendo parte del presupuesto de propuestas quinquenales de actuación integradas promovidas por Entes Locales en partenariado con agentes sociales. En 1994 se continuó el programa con algunas modificaciones bajo la denominación de Single Regeneration Budget. http://www.regeneration.detr.gov.uk

Quartiers en crise, DIV, Francia: en 1982 se crea un Comité Nacional para el Desarrollo Social de Barrios, y se comienza a actuar en 15 barrios degradados con programas multisectoriales de 5 años de duración en colaboración con diversos agentes sociales. En 1988 se creo el Comité Interministerial de ciudades y en 1993 se lanzo un programa nacional descentralizado de Contratos de Ciudad con los Entes Locales y los barrios, por medio de programas integrados y de partenariados entre agentes sociales, que se ha desarrollado en mas de mil barrios en el país. http://www.ville.gouv.fr

Planes Comunitarios: Iniciativas Ciudadanas que se desarrollan en España, promoviendo convenios con las entes locales y otros agentes con competencias o capacidad de intervención en el desarrollo de actuaciones de interés en el barrio. La definición de problemas, propuestas de actuaciones, seguimiento de la ejecución y evaluación de resultados se apoya en técnicas de Investigación – Acción – Participación. Dos buenos ejemplos son Las Palmeras en Córdoba (incluido en el Informe sobre Políticas Sociales Innovadoras en la Ciudad del Consejo de Europa, 2000) y Trinitat Nova en Barcelona. “Innovatory Social Policies in the City”, Consejo de Europa. http://www.pangea.org/trinova

Poradmin

Los Pactos Sociales para la Ciudad Accesible.

Algunas ciudades están abordando los problemas de movilidad urbana como cuestiones integrales que han de debatir todos los agentes afectados. De esta forma el debate se centra en la ciudad y los barrios, y en la forma de conseguir una mayor, y continuada, implicación social en la habitabilidad y sostenibilidad, en vez de continuar actuando como si el problema de la movilidad consistiera en conseguir una mayor fluidez para el tráfico de coches: un debate sobre la oferta de movilidad en el sistema de transporte en su conjunto y la distribución de usos en la ciudad más accesible a los barrios, en vez de centrarlo sobre cada medio individual de transporte.

Estas ciudades han asumido que la solución de la movilidad urbana, ni tan siquiera para el tráfico rodado, no consiste en realizar mejoras de oferta en cada medio de transporte, o en cada lugar, elaborando programas de inversión en infraestructuras, y más concretamente la ampliación de las carreteras de acceso y de los principales ejes urbanos (túneles, pasos a desnivel, etc.). La ampliación de capacidad para el tráfico rodado, si bien puede ser necesaria puntualmente, no es una medida válida si se aplica de forma genérica dado que, aunque se amplíen, las vías siguen funcionando a límite de congestión.

El modelo que intentan desarrollar es el de Ciudad Accesible, que se basa en la atención a las necesidades de movilidad mediante accesibilidad a lugares próximos y a los centros urbanos o de distrito, no pretendiendo una accesibilidad total que permita ir de cualquier sitio a cualquier otro por autopista o grandes vías. Su enfoque consiste en entender el transporte como apoyo a una ciudad de ciudades (barrios con diversidad interna y con menor segregación externa), con movilidad local y con centros conectados por medios colectivos, atendiendo así a los objetivos de desarrollo sostenible: combinando la productividad regional, la calidad de vida, la integración social y la reducción de los impactos ambientales derivados de una movilidad más eficiente.

Estos objetivos globales para la ciudad accesible se concretan en cada caso, a través del proceso de debate de un plan de desarrollo sostenible y solidario de la ciudad (llámense Estratégicos, Agendas 21, u otras denominaciones), pero en otros casos se establecen directamente en un debate abierto sobre la movilidad sostenible en la ciudad.

Este enfoque parte del principio de la mejora de la movilidad urbana no es sólo un problema administrativo, si no que requiere la complicidad ciudadana. El procedimiento utilizado por los entes locales implicados en estos procesos consiste en crear espacios de comunicación y decisión sobre el transporte y la ciudad, bajo la forma de Foros o Mesas de Debate para alcanzar un Pacto social por una ciudad accesible.

En este debate se impulsa la participación de todos los interesados, desde las Administraciones y sus agencias vinculadas al planeamiento, el transporte o el medio ambiente, a las organizaciones empresariales, sindicatos, organizaciones vecinales y de usuarios, ecologistas. y las agentes relacionados con el tráfico y el transporte (servicios de trasporte, aseguradoras de automóviles, etc.).

El resultado de los debates conduce a un pacto firmado por los participantes, que incluye los criterios de actuación, programas de trabajo (planes y estudios) y actuaciones prioritarias. Los pactos requieren un trabajo continuado por lo que incluyen reuniones periódicas de seguimiento y evaluación de los programas y grupos sectoriales de trabajo.

Tanto la elaboración de los Pactos como su desarrollo, puede requerir el impulso de debates de distrito o de barrio, en toda la ciudad o en las áreas con mayores problemas, que incluyan en el debate a los agentes y la ciudadanía local, facilitando la decisión descentralizada de las actuaciones internas, como las que afectan a la ordenación del transporte y la distribución de actividades en el barrio, etc.

Este tema tiene relación a nivel ciudad con el de Presupuestos Participativos, y en el ámbito de barrio con el de Planes Integrados de Barrio. Para definir proyectos en este tema puede consultarse asimismo la Red 8 de URB – AL Control de la Movilidad Urbana, especialmente el tema Papel y Oportunidades de la Política Local. http://stuttgart.de/europa/urb-al

Los casos en los que se puede apoyar el debate son:

Hampshire, UK: campañas de sensibilización y actuaciones a medio y largo plazo para reducir el uso del coche y el tráfico rodado.

Granada, España: Programa sin mi coche, incluido en el proceso de promoción de un Pacto por la Movilidad. Ventajas en bonos de transporte público, impuestos de vehículos, seguros, comercios y servicios, para los propietarios de turismos que dejan en casa el coche un día por semana. Intervienen el Ayuntamiento, la Empresa Municipal de Transportes, aseguradoras de coches, estacionamientos, Federación de Comerciantes, etc.

Barcelona y San Sebastián, España: Pactos Cívicos sobre la movilidad firmados en 1998 y 1999 con organizaciones ciudadanas de distintos sectores.

Copenhague, Dinamarca: Plan integrado de tráfico dentro del Programa de ciudades saludables de la OMS, que incluye objetivos concretos en materia de reducción de accidentes, ruido y contaminación. Contempla medidas sobre el transporte público, el estacionamiento urbano, áreas de restricción para el automóvil y fomento de la bicicleta. http://cities21.com

Car Free Cities: organización de municipios con programas orientados a la ciudad accesible. http://www.edc.eu.int/cfc

Día sin Coches: la celebración del día sin coches se extiende progresivamente en las ciudades europeas y también se realiza en algunas ciudades latinoamericanas. La preparación de estas jornadas está facilitando a muchos Entes locales el debate y la cooperación con distinto grupos y agentes sociales para enfocar aspectos de la movilidad a medio y largo plazo. http://www.ecoplan.org/carfreeday

Poradmin

Presupuestos Participativos

La experiencia más desarrollada es la de Porto Alegre y se están produciendo debates y aplicaciones en otros lugares de Brasil y Latinoamérica, extendiéndose ya a casi un centenar de municipios. En Europa la pequeña ciudad holandesa de Deventer está aplicando desde 1992 este tipo de planteamientos, y en algunas ciudades medias y pequeñas españolas se está desarrollando su aplicación.

El procedimiento permite optimizar los recursos, siempre limitados (especialmente en muchas ciudades latinoamericanas), y priorizar, con la ciudadanía y los barrios, las actuaciones que se ajustan más a las necesidades sentidas y debatidas.

Las partidas presupuestarias que se incluyen en los presupuestos participativos tienen en general estrecha relación con el medio ambiente urbano, tanto en materia de urbanización y mejora de habitabilidad de barrios como en la promoción de actividades vinculadas al desarrollo local y la cohesión social.

Los proyectos se debaten con los servicios técnicos y se contemplan en el contexto de los planes estratégicos, y de distrito en su caso, que desarrolla la municipalidad. La organización de la participación suele contemplar el nivel de ciudad y el de distrito o barrio, contando el Ente Local con mesas de trabajo en ambos niveles, contemplando a los Agentes sociales significativos en cada caso. Porto Alegre y Deventer realizan anualmente un proceso participativo para la asignación de parte de su presupuesto de inversiones.

Este método de trabajo permite contrastar los objetivos y criterios de cada sector, incluidos los técnicos municipales. El planteamiento de partida, es que la interacción entre todos los sectores permite optimizar las características de las actuaciones y su prelación, ya que todos los interesados pueden aprender aspectos que no se conocen desde los intereses concretos de cada grupo.

Los casos propuestos en los que se puede apoyar el debate, son:

Porto Alegre, Brasil: Iniciada en 1989. La participación se produce en dos fases, una primera sobre prioridades en la organización del presupuesto que permite a la Cámara Municipal preparar el proyecto de Ley del Presupuesto, y la segunda que desglosa el Plan de Inversiones, parte del cual se asigna por los órganos participativos (con delegados elegidos). La ciudad de 1.300.000 habitantes se organiza para la participación en 16 distritos. Asimismo se establecen criterios participados en 5 temas (desarrollo económico, transporte, sanidad y asistencia social, educación y cultura, y desarrollo urbano que incluye vivienda y medio ambiente). Ha desarrollado un método muy elaborado para priorizar criterios temáticos y actuaciones locales. “El presupuesto participativo” Tarso Genro. http://www.portoalegre.rs.gov.br

Deventer, Holanda: Iniciada en 1993. La participación se produce en dos niveles el de ciudad y el de distrito, y consta de tres etapas de diagnóstico, preparación de propuestas y ejecución. El proceso tiene como objetivo la asignación de determinadas inversiones en los barrios, tanto de los servicios municipales como de una partida especifica del presupuesto municipal, así como la definición de mecanismos de ejecución y gestión por cooperación de distintos agentes. El municipio de 70.000 habitantes está dividido en 5 distritos. A nivel ciudad se ha creado un Consejo del que forman parte organizaciones de todo tipo que definen los criterios generales. A nivel de distrito se organizan asambleas y se debaten propuestas con equipos técnicos en cinco áreas temáticas (economía y empleo, educación, seguridad, servicios sociales y salud). Ha desarrollado un sistema de evaluación de resultados basado en 38 criterios.
http://www.raster-groep.nl