Contacto:

Contacto:

LA UNIVERSIDAD, ORÍGENES, FUNCIONES, CARACTERÍSTICAS, RELACIÓN ENTRE LA UNIVERSIDAD, EMPRESA Y SOCIEDAD

Comparte

Manuel Rotta Oliveros.

  1. ETIMOLOGÍA Y CONCEPTO DE UNIVERSIDAD
    El concepto de universidad de hecho es complejo e indefinido y, en esa medida, muy rico en contenido. Como su propio nombre lo revela, el concepto de universidad resulta de la oposición y la síntesis de dos nociones categoriales distintas: unidad y diversidad. Significa, por consiguiente, unidad de la diversidad. Es un universo que comprende la totalidad de las formas de la existencia en toda su complejidad.
    En la literatura existente encontramos algunos conceptos que nos permiten demostrar la riqueza en contenido de esta gran categoría como es la universidad:
    a.- En efecto, es vista y entendida como una institución de educación superior que tiene por misión fundamental la observación y la transmisión de conocimientos y el desarrollo de la investigación.
    b.- Desde el punto de vista funcional: La universidad es, ante todo, un organismo con estamentos componentes (docentes, estudiantes y graduados en el caso del sistema universitario peruano), todo lo cual determina una serie de funciones definidas y sancionadas, e incluye recursos de todo orden, la infraestructura y las facilidades de operación.
    c.- Es un fenómeno social que se presenta institucionalizado, por lo mismo, integra al conjunto de la sociedad. Este concepto nos hace ver que la universidad posee un carácter institucional y como la sociedad tiene que resolver el problema del desarrollo integral mediante el conocimiento aplicado a nivel profesional, el instrumento óptimo y adecuado es precisamente la universidad, y de ahí su carácter invaluable como institución.
    d.- Es una entidad promotora del bienestar y del progreso colectivo, como unidad dinámica debe irrigar todos los campos de acción. Este concepto y en este caso, la imposibilidad de ser dinámica es un contrasentido ya que el “alma mater” (que así se denomina en latín) no puede quedar estancado porque siempre está enlazando el pasado, el presente y el porvenir de los países. La universidad, y muy especialmente la auténtica universidad moderna, se identifica con el cambio para orientar así, cada vez, por nuevos y más productivos rubros de la sociedad.
    e.- La universidad: «… es una institución social que, como cualquier otra institución, tiene unos propósitos o unas misiones a desempeñar respecto a sus miembros, de otros grupos sociales y de la sociedad misma, considerada en su conjunto». (1)

f.- Finalmente, refiriéndonos a la palabra UNIVERSITAS, originalmente era un término legal empleado para designar a un conjunto de personas sean o no grupos de maestros y estudiantes. Más adelante, sirvió para designar a la institución académica misma, y tiempo después, fue cuando empezó a designarse así, a la institución en la cual se enseñaban y aprendían todas las ramas del saber.

La definición de universidad como «una escuela dedicada al estudio de todas las ciencias tanto divinas como humanas», (2) aparece recién en 1477 en un discurso del fundador de la Universidad de Tübingen.
El término de FACULTAD originalmente significaba una rama del saber, y sin duda debió su explicación a los grupos de estudio de docentes en un mismo campo del saber que se fueron dando gradualmente. Ya en 1254 se mencionan expresamente las facultades de Teología, de Jurisprudencia, Medicina y Filosofía. En la segunda mitad del siglo XII se designaba a la mayor autoridad de cada facultad con el título de “Dean” o “decano”.

  1. FINES Y PRINCIPIOS DE LA UNIVERSIDAD
    Entre los fines que se atribuyen a la universidad se destacan los siguientes:
     Continuar el proceso de formación humana integral.
     Participar en el desarrollo de cada país.
     Contribuir a la promoción cultural de la sociedad y, en consecuencia su evolución hacia una mayor responsabilidad.
     Asegurar a los profesores e investigadores los medios para ejercer su actividad de enseñanza e investigación en un ambiente de independencia y serenidad indispensable para la creación y reflexión intelectual.

En cuanto a principios se refiere, podemos mencionar los siguientes:

a.- La búsqueda de la verdad: filosóficamente se busca la verdad basándose en el criterio de verdad, el que a su vez se fundamenta en una doble adecuación, como es, del sujeto al objeto y del objeto al sujeto, que generan la verdad lógica y la verdad ontológica respectivamente. Por su parte, en el terreno científico, esta búsqueda está garantizada por el uso del método científico.
b.- La afirmación de los valores: el hombre es un constante hacerse; nuestra personalidad, poco a poco tiene que irse adornando con valores que dignifiquen su realización, tales como: la puntualidad, la responsabilidad, la honestidad, la justicia, la amistad, que no solamente son tratados teóricamente en la universidad, sino que deben ser vividos y practicados.
c.- El servicio a la comunidad: que permite a la universidad atender o promover la solución de necesidades individuales con fuerte implicancia social, como: psicológicos, jurídicos, asesoría u orientación para el trabajo. Promoción o capacitación y perfeccionamiento de los miembros de la comunidad en los más diversos campos de la actividad ocupacional y profesional en la condición de trabajadores independientes o dependientes de los diversos sectores de la actividad industrial o empresarial pública o privada.
d.- El pluralismo ideológico: la universidad como un centro del saber en todos los campos, no es sectaria ni dogmática, no obedece ni se conduce en base a consignas políticas; la universidad es abierta, democrática. Es el centro del debate, de la crítica, de la discrepancia, etc.
e.- La libertad: en el sentido que la universidad promueve la libertad de cátedra, que es un derecho del docente universitario de expresar la verdad, tal como él la entiende; además, porque la universidad goza de autonomía y, ello le permite determinar sus normas y prácticas, sin restricciones por parte de organismos ajenos a ellas; y finalmente, porque al estudiante también le asiste el derecho a no sufrir presiones extremas y a aprender con la misma libertad con que el profesor enseña.

  1. FUNCIONES Y CARACTERÍSTICAS DE LA UNIVERSIDAD
    Revisando las leyes universitarias entre 1916 a 1969, encontramos que sólo en la Ley Universitaria 17437 del 18 de Febrero de 1969, Título I, Artículo 4, señala que “Son funciones de la Universidad Peruana para el cumplimiento de sus fines:
    a) Promover, organizar, estimular y realizar investigación científica, humanística y tecnológica.
    b) Impartir enseñanza de las disciplinas del conocimiento en los múltiples aspectos para formar profesionales, investigadores, profesores y técnicos de acuerdo a las necesidades del desarrollo nacional.
    c) Desarrollar en los estudiantes los valores éticos, el sentimiento nacional, el sentido de responsabilidad y la voluntad de servicio a la comunidad.
    d) Extender su acción académica con carácter de proyección social y de promoción integral de la comunidad, a quienes no siguen programas profesionales específicos.
    Las funciones señaladas en este texto figuran en los estatutos de las universidades del Perú y sobre ellas existen análisis y aportes de numerosos autores.
    3.1 La formación académica como función y característica de la universidad
    Se puede decir que la universidad es un lugar intelectual que forma académicamente. Según el P. Felipe Mac Gregor, la organización de los estudios en una universidad como la de su gobierno conduce a dos fines:
     Acrecentar el saber, interpretar la realidad del país, del mundo, etc.; y
     Comunicar el saber y capacitar para el ejercicio profesional a generaciones sucesivas.
    La formación académica o científica, que vendría a ser equivalente según propuesta del autor anterior, puede tomarse en un sentido material y formal. En sentido formal, decía Jaspers, quien posee formación académica tendrá la capacidad para suspender las propias valoraciones a favor de un conocimiento objetivo.
    La formación académica viene codeterminada en sentido material por el carácter de los estudios y el volumen del saber positivo. La formación académica tendría las siguientes características:
     Es abierta, quien la posee está preparado para aceptar todo conocimiento.
     Es dinámica en la medida que tiende a abrazar el conjunto de la verdad hasta las últimas significaciones existenciales, lo que obliga al hombre a formar su propia cosmovisión.
     Afirma la personalidad del hombre consigo mismo frente a la ciencia, al saber auténtico y frente a la existencia: el académico no puede ser un espectador del cambio social.

A la universidad le corresponde los conocimientos en su dimensión total, no es propio de ella el estudio fragmentario.
Las funciones académicas e investigaciones de la universidad se desarrollan en base a los elementos fundamentales que son los maestros y los alumnos.
La labor del profesor universitario es triple: docencia, investigación y formación de futuros profesionales. La universidad deposita en sus profesores la responsabilidad de contribuir a la formación académica. «Por ello debe contar con ciertas características morales e intelectuales que conforman su perfil” según el P. Felipe Mac Gregor, éstas serían:

Una sólida formación científica dentro de su especialidad.

Suficiente capacidad didáctica.

Aptitud para adaptarse a las exigencias que la ciencia en constante desarrollo y evolución, demande de él.

Dedicación al trabajo.

Respeto al alumno en especial en cuanto se refiere a cortesía y trato sincero.
«… factor importante en la formación de la personalidad del alumno, es la amistad: amistad respetuosa y deferente con los maestros, confidente y abierta con los compañeros de estudio» (Gemelli).
«Si la educación universitaria ha de tener serio nivel académico sólo lo logrará por sus docentes. La presencia de docentes carentes de idoneidad, producirá inevitablemente un descenso en el nivel académico, y este proceso de naturaleza irreversible, debe ser evitado como uno de los mayores daños que una universidad puede sufrir» (Mac Gregor).
Por lo tanto, la preocupación fundamental de la universidad ha de ser la cuidadosa selección de sus docentes. En la universidad, el maestro y el alumno deben converger directamente hacia la verdad, trabajando ambos con el mismo instrumento: el intelecto.
El maestro es el elemento que promueve y mantiene la continuidad del estudio. El estudio aún conservando siempre su naturaleza, ha de asomarse a la vida concreta para interpretar las constantes de la realidad y para descubrir los instrumentos capaces de enrrumbarse en la forma más conveniente, en el porvenir de la sociedad, de lo contrario, los estudiantes al abandonar el claustro resultarán anticuados e ineficientes.

El universitario es un estudiante adulto, el acierto de la enseñanza consiste en utilizar las cualidades propias de esta condición: iniciativa, creatividad, necesidad de acción. La enseñanza activa, personal, se hace indispensable; es necesario utilizar instrumentos, como círculos de estudio para grupos selectos de alumnos con la finalidad de darle una formación más integral.

La universidad tiene como función introducir en una nueva forma de saber, es decir un saber adulto. La universidad ayuda a ser adulto mediante el conocimiento de la verdad y el trabajo común de maestros y discípulos, habilitando a no ser esclavo de prejuicios y amar y servir a la libertad.
La personalidad humana tiene varias dimensiones físicas y psíquicas, pero tiene un principio muy preciso, un núcleo fundamental: la concepción de la vida y la subordinación de las fuerzas que dispone para la actuación de aquello que en su exacta concepción, es el fin de la actividad humana (Mac Gregor).
3.2 La investigación como una de las funciones y característica primordial de la universidad
Cada vez es más claro y manifiesto que limitar la función universitaria al saber ya conocido y no encomendarle la esencial tarea de buscar, investigar, estudiar, es empobrecer a la universidad.
“La universidad es una casa del saber: no hay saber si no se conocen las cosas primeras por sus principios y sus causas. Conocer es poseer la realidad. Parte insustituible de la labor universitaria es la investigación ya sea pura o aplicada. Si la estructura, la organización, administración, el instrumento operativo no están acomodados al crecimiento del saber, habrá inestabilidad en el equilibrio de la universidad” (Mac Gregor).
Si es necesario contar con estas condiciones materiales para investigar, surge la pregunta: ¿Quiénes son los que investigarán? Si tomamos en cuenta que la universidad es la sede del saber, ésta necesitará de élites de rendimiento, de inteligencias para acrecentar el saber. Son las únicas élites necesarias.

«…ella (la universidad) demanda inteligencias rectoras, que aprecien con mirada de conjunto lo que la hora presente requiere de la instrucción, en la formación de hombres cultos y aptos ciudadanos, en la investigación y extensión de la cultura a la luz de los grandes valores humanos» (F. Tubino).

3.3 La extensión y proyección social universitaria
La universidad se dedica al estudio, la investigación, la educación y la extensión y proyección sociales.
La extensión intenta alargar la influencia de la universidad a personas que no sean sus alumnos regulares. La creación de mecanismos de interacción adecuados permite en la vinculación con la comunidad a efecto de extender y proyectar su patrimonio cultural, científico, tecnológico y de servicio que contribuyen a su desarrollo, a la par que recoge de ella su experiencia y conocimientos.
Tareas fundamentales de la universidad son: enseñar el conocimiento universal y promover la investigación además de la inderogable exigencia de extender el saber en el ambiente general.
«La universidad no vive para sí, es de la comunidad y para la comunidad, las relaciones entre ambas deben ser estrechas; no puede la Universidad sentirse desligada de todo compromiso con la sociedad a la que debe servir, pero tampoco puede la sociedad mostrar plena y absoluta indiferencia al quehacer de la universidad o tratar de interferir en ella» (Mac Gregor).
«Al recorrer rápidamente la historia de la Universidad desde su origen hasta la fecha, se destaca este rasgo desagradable y funesto: su falta de vinculación con la realidad nacional, con la vida de nuestro medio, con las necesidades del país» (V.A. Belaúnde).
La universidad no quiere ser hoy – decía Fidel Tubino – como en el Siglo XIII, un mero espejo del saber, aspira a ser un centro de propulsión intelectual y del interés para la juventud con propósitos de contribuir al bienestar social.
El saber se refleja en muy variadas aplicaciones para la vida diaria y general, se hace inderogable la exigencia de la EXTENSION del saber en el ambiente general. Tal complejidad reclama de la universidad un gran desarrollo de la función PROMOTORA, que es diferente de la mera dedicación intelectual y de la reflexión deductiva e inductiva, lo que vale decir: concepción estática del saber que se constituye en una preocupación dinámica que procura realizar en grado máximo y a tono con las circunstancias, la actividad de estudio y el crecimiento institucional.
Para concluir diremos que, la universidad, en la medida que realice investigación, queda posibilitada de asumir su función de polo de desarrollo, de centro de elaboración de una cultura nacional. Este imperativo exige una revisión radical de la investigación que actualmente se realiza en nuestras universidades.


NOTAS AL CAPITULO
(1) BEN DAVID; SLOCZOWER; HALSEY et al. La Universidad en transformación. Barcelona, Seix Bernal, 1968, p. 77.
(2) PHELAN, Gerard. Origen y evolución histórica de la universidad en idea de la universidad. Lima. PUC, 1962, p.117.

EL PAPEL DE LA UNIVERSIDAD EN LA FORMACIÓN DE LOS PROFESIONALES.
¿Qué significan y qué papel deben desempeñar en la sociedad la universidad y la organización empresarial en la formación y desarrollo de los profesionales?
La misión primera y más importante de la universidad es la de formar hombres integrales preparados para la vida, profesionales competentes con una cultura general basta, centrada en cuatro vertientes fundamentales: lo científico-técnico, lo económico-ecológico, lo político-moral y una adecuada preparación en la apreciación de las artes.
En este proceso cobra importancia cardinal la formación y desarrollo de valores, lo que deberá ser encausado, dentro del proceso docente educativo, en todas sus dimensiones (lo académico, laboral e investigativo), o sea, “La educación a través de la instrucción”, o como lo llaman algunos autores: la segunda ley de la pedagogía.
Pero no es éste el único rol que debe desempeñar la universidad. Existen otras tareas que no son independientes de la primera, que como un gran sistema, están plenamente integradas sirviendo unas a las otras y fortaleciendo el papel de formar a los futuros profesionales y capacitar a los que ya están en el ejercicio de su profesión. Entre estas funciones se destacan:
♦ La solución de problemas en las entidades de producción y servicios mediante estudios de investigación científica.
♦ La prestación de servicios científico-técnico a estas instituciones.
♦ El intercambio cultural con la comunidad.
♦ Asesoramiento para la introducción de nuevas tecnologías.
♦ La capacitación de los cuadros y profesionales de las entidades y organismos de las diversas esferas en la sociedad, etc.

EL PAPEL DE LA EMPRESA EN LA FORMACIÓN DE LOS PROFESIONALES
La empresa representa una organización económica, que se crea para la dirección técnica, económica y comercial de los procesos de elaboración de los productos y/o servicios, Otros autores la definen como unidades económico-productivas, cuyos objetivos fundamentales son:
a) Cubrir la continua y creciente demanda de la población, la economía, el Estado y el comercio exterior de productos y trabajos que se correspondan con la calidad, cantidad, surtido y plazos establecidos para su ejecución, y con ello contribuir a la continua satisfacción de necesidades materiales y espirituales de los miembros de la sociedad.
b) Crear medios financieros para la reposición de los medios materiales invertidos en el proceso productivo, el pago de los salarios y premios a sus trabajadores y el cubrimiento de sus compromisos con el Estado.

Los compromisos establecidos entre los Ministerios de Educación y Educación Superior con los diferentes Ministerios, responsabilizan a las empresas con sus tareas en esta actividad. En muchos de los países de América Latina las autoridades universitarias muestran interés porque esta relación se institucionalice.
En la actividad que tiene que ver con la ciencia e innovación tecnológica, donde la universidad junto a otras entidades destinadas a este tipo de labor investigativa, juegan un papel primordial, se plantea la siguiente función: Dirigir el proceso de innovación de sus unidades empresariales de base, a partir de la estrategia de ciencia e innovación tecnológica definida, de manera tal, que se garantice un adecuado nivel de gestión tecnológica, que posibilite la adquisición e incorporación de nuevos conocimientos científicos y tecnológicos a la actividad de las empresas, con el objetivo de mantener e incrementar sus niveles de competitividad y eficiencia.
Otros importantes aportes realiza la empresa a las instituciones educativas, a los estudiantes y al propio personal docente, cuando:
• Posibilita a los profesores experiencias y vivencias dentro del propio proceso productivo en condiciones reales, convirtiéndolos en profesionales competentes listos para actuar en la teoría y en la práctica y para comprender con un mayor grado de profundidad y claridad dicha relación.
• Permite a los estudiantes su formación desde la esfera de actuación en que se desempeñarán en el futuro, dando a éstos la posibilidad de que sientan mayor inclinación y amor por la profesión que han elegido, así como por el colectivo laboral con que se relacionan, el que al mismo tiempo los observa y en función de sus actitudes, habilidades, conocimientos, los acoge muchas veces como trabajadores que pasarán a formar parte de la propia empresa.
• Da participación activa a los estudiantes y profesores en la solución de los problemas de diversas índoles que se les presenta, lo cual constituye motivo de satisfacción tanto para los que representan la escuela como a la entidad productiva.

• Sirve como Unidad Docente donde los estudiantes pueden desarrollar sus prácticas laborales e investigativas, trabajos de cursos, trabajos de diplomas, etc.
De este modo, se considera el Proceso Pedagógico Profesional como el proceso que tiene lugar bajo las condiciones específicas de las instituciones educativas y de producción o servicios, para la formación y superación de un trabajador competente, con una cultura integral desarrollada plenamente en lo tecnológico, lo económico, lo político-ideológico, y en la apreciación de las diferentes manifestaciones de las artes.

LA EDUCACION Y LA SOCIEDAD
I.- Educación y Sociedad
La otra línea de investigación prioritaria se ubica en la temática que encierra la relación Educación y Sociedad, en la medida en que «la educación participa en la vida y el crecimiento de la sociedad, así en su destino exterior como en su estructuración interna y en su desarrollo espiritual, y puesto que el desarrollo social depende de la conciencia de los valores que rigen la vida humana, la historia de la educación se halla esencialmente condicionada por el cambio de los valores válidos para cada sociedad»
La definición de las características de una educación de calidad depende de aquello que la sociedad quiera privilegiar en el momento histórico respectivo, según sus ideales y posibilidades de acción. La investigación sobre educación y sociedad se refiere fundamentalmente a la relación de la educación con las necesidades de bienestar y calidad de vida de la persona, de desarrollo y progreso de la sociedad y con los desafíos del mundo contemporáneo, en función tanto del dinamismo del desarrollo científico y tecnológico, como de la ampliación de los requerimientos de socialización y participación activa en la vida ciudadana.
En particular, se identifican las interrelaciones de la educación con la cultura, la ética, la comunicación, el mundo del trabajo y con la ciencia y la tecnología. Así mismo, contempla la relación con otros ámbitos como la salud, la historia, la economía, las migraciones, la nutrición, la sexualidad, la familia, el género, la violencia, el conflicto, la negociación, la informática, el ambiente, la recreación y el deporte, la globalización de la sociedad, el desarrollo regional y local, la cultura política, la multiculticuralidad etc.
Al respecto, que la naturaleza del sistema educativo se determina principalmente por la naturaleza de la sociedad donde se desarrolla, pero a su vez, una educación bien concebida tiene un enorme potencial para afectar la sociedad.
El propósito de esta línea es estimular la ampliación del espectro tanto de las temáticas investigativas como de los enfoques teóricos y metodológicos. La gran diversidad de trabajos que en esta línea pueden proponerse, deberá tener como criterio central para su apoyo la adecuación de la metodología, la claridad en la formulación de los problemas a investigar, el uso pertinente de diseños metodológicos y de los niveles de análisis propuestos.
La canalización de los esfuerzos en torno a estas dos grandes líneas de investigación constituirá, además, el núcleo del fortalecimiento del saber educativo que adquiere legitimación, recientemente, en el país y que demuestra la potencialidad que acompaña a los desarrollos en el conocimiento de la educación, y la complejidad de relaciones, tanto disciplinarias como sociales establecidas en torno a este saber.

  1. – Formación de la personalidad
    La persona no es un ser que nazca con su personalidad ya configurada y a la que en nada le afecta lo que ocurre a su alrededor. Tomando la definición de Erich Fromm de personalidad, ésta es «la totalidad de las cualidades psíquicas heredadas y adquiridas que son características de un individuo y que hacen al individuo único».
    Aunque tanto carácter como temperamento influyen por igual en el ser humano, es el primero el que dirige la vida del hombre.
    Sin embargo, es el carácter el que más nos interesa ya que es el que hace que a una persona le guste más, por ejemplo, leer que ver la televisión o conversar sentado en un bar que emborracharse y bailar en otro. Aunque el carácter puede variar a lo largo de toda la vida, se configura durante los primeros años de la existencia del individuo.
    Por ello, es interesante ver cuáles son los factores que más pueden influir en su formación.
  2. – Factores que influyen en la formación del individuo
    Podríamos decir que son tres: el entorno familiar, en entorno físico y la escuela. En todos ellos están presentes los valores de la sociedad y de hecho es en este período y son estos tres los que socializan al niño. La familia consta de varios miembros con los que recibe una instrucción básica inicial. Aprende ciertas costumbres y ciertos hábitos, pero también es la primera y, tal vez, la más importante causa de trastornos del carácter. Los traumas psicológicos, neurosis y demás patologías mentales que, normalmente, están presentes en el inconsciente de la persona durante toda su vida, provienen de la infancia y, más concretamente, de las relaciones con los miembros de su familia.
    El entorno físico también afecta a la psicología del niño en un grado importante. Criarse en un barrio con muchos parques, jugar en la calle o poder ir a una plaza desarrolla ciertas capacidades y da unas vivencias mucho más ricas que las que un niño que no pueda disponer esas ventajas pueda tener. Los niños necesitan correr y jugar, cuanto más mejor, y si no pudieran hacerlo, no estarían desarrollándose plenamente conforme a sus necesidades. Tampoco es lo mismo vivir en un ambiente en el que la gente tiene que luchar por sobrevivir o vivir en uno en el que todo son comodidades.
    La educación, aunque también tiene importantes aportaciones a la psicología humana (a causa de las relaciones con los otros y con los maestros y profesores), es más importante porque su función es dar a la persona los conocimientos y la formación que necesita para poder andar por la vida. En este sentido, la educación es capaz de orientar el carácter de la persona hacia la consecución de una vida productiva, en el sentido de ser una buena vida para la ella como ser humano en sí mismo. La educación ayuda «al hombre a vivir en este mundo, a encontrar su camino y formar los hábitos y actitudes que le hagan capaz de dominar las situaciones».