Contacto:

Contacto:

Financiamiento

Comparte

¿Qué es idóneo para la empresa, financiarse con recursos propios o con recursos ajenos? Ambos recursos financieros tienen ventajas e inconvenientes, que debemos conocer para tomar decisiones racionales.

El objetivo financiero de una empresa se realiza con una estructura financiera óptima, que será aquella que minimice el coste del capital de la empresa.

Para ello debe valorarse los diversos activos que la empresa pueda adquirir y, una vez valorados, tomar la decisión de adquirir lo que aumenten el valor de la sociedad. Todo ello teniendo en cuenta que todas las valoraciones, y por tanto las decisiones, se toman con arreglo a información sobre hechos que sucederán en el futuro, o dicho con otras palabras, las decisiones financieras se toman en ambiente de riesgo o de incertidumbre. Finanzas y riego son inseparables.

Existen diferentes fuentes de financiamiento:
• Ahorros personales
• Amigos y parientes que pueden prestarnos capital sin intereses o a tasas muy bajas.
• Bancos y uniones de crédito.
• Inversionistas de riesgo.
• Empresas de capital de inversión.

Financiamiento a corto plazo:
• Créditos comerciales
• Créditos bancarios
• Pagarés
• Líneas de crédito
• Papeles comerciales
• Financiamiento por medio de cuentas por cobrar
• Financiamiento por medio de inventarios.

Financiamiento a largo plazo:
• Hipotecas
• Acciones
• Bonos
• Arrendamientos financieros

Para BODIE, Zvi y Robert C. MERTON, expresan sobre la temática lo siguiente: “La teoría de las finanzas consta de un grupo de conceptos que ayudan a organizar la forma de asignar recursos a través del tiempo, así como un conjunto de modelos cuantitativos que auxilian en la evaluación de alternativas, la toma de decisiones y la puesta en práctica de las mismas”.

El principio básico de las finanzas establece que la función primordial del sistema es satisfacer las preferencias de consumo de la gente, incluyendo todas las necesidades básicas de la vida, entre ellas la alimentación, el vestido y la vivienda. Las organizaciones económicas, como las empresas y los gobiernos, tienen el propósito de facilitar el logro de esta función primordial.

Para el autor RODRÍGUEZ, Juan Manuel, manifiesta lo siguiente: “El financiamiento es el mecanismo por medio del cual una persona o una empresa obtienen recursos para un proyecto específico que puede ser adquirir bienes y servicios, pagar proveedores, etc. Por medio del financiamiento las empresas pueden mantener una economía estable, planear a futuro y expandirse”.

Según el DICCIONARIO. DEFINICIONES ABC, en el campo de economía y finanzas, define lo siguiente: “Se designa con el término de Financiamiento al conjunto de recursos monetarios financieros que se destinarán para llevar a cabo una determinada actividad o proyecto económico”.

La principal particularidad es que estos recursos financieros son generalmente sumas de dinero que llegan a manos de las empresas, o bien de algunas gestiones de gobierno, gracias a un préstamo y sirven para complementar los recursos propios. En tanto, en el caso de los gobiernos, una determinada gestión puede solicitarla ante un organismo financiero internacional para poder hacer frente a un déficit presupuestario grave.

Según los autores ROBLES VALDÉS, Gloria y Carlos ALCÉRRECA JOAQUÍN, sobre el tema exponen: “Las Finanzas son el arte y/o la ciencia numérica que facilitan la toma de decisiones respecto al uso de los recursos financieros a nivel personal, corporativos o gubernamental ante una realidad de recursos escasos, objetivos infinitos e incertidumbre futura”.

Así también TRANSACCIONES, SOCIEDAD DE BOLSA S.A, acota al respecto: “El mercado de capitales es el conjunto de mecanismos a disposición de una economía para cumplir la función básica de asignación y distribución, en el tiempo y en el espacio, de los recursos de capital (aquellos de mediano y largo plazo destinados a financiar la inversión, por oposición a los recursos de corto plazo que constituyen el objeto del mercado monetario), los riesgos, el control y la información asociados con los procesos de transferencia del ahorro a la inversión.”

El mercado de capitales tiene los siguientes objetivos:
• Facilita la transferencia de recursos de los ahorradores o agentes con exceso de liquidez, a inversiones en el sector productivo de la economía.
• Asigna de forma eficiente recursos a la financiación de empresas del sector productivo.
• Reduce los costos de selección y asignación de recursos a actividades productivas.
• Posibilita la diversificación del riesgo para los agentes participantes.
• Ofrece una amplia variedad de productos con diferentes características (plazo, riesgo, rendimiento) de acuerdo con las necesidades de inversión o financiación de los agentes participantes del mercado.

El autor FERRUZ, Luis, nos da el siguiente alcance: «La gestión financiera de la economía financiera de la empresa es aquella función de dirección que tiene por misión la adecuada administración de los recursos financieros escasos, paralelos a circulante real micro económico empresarial en relación con la consecuencia de los objetivos estratégicos de la empresa de supervivencia, rentabilidad y crecimiento. Dicha gestión financiera está articulada orgánicamente a través de un departamento financiero en el que, siguiendo la aceptada exposición de Klages (1981), se preparan a corto y largo plazo, cálculos de ingresos, gastos de explotación e inversiones de capital, partiendo de los cuales se hacen proyectos para cualesquiera cambios que pudieran surgir en las necesidades de fondos, impuestos a pagar, etc. Los verdaderos resultados son medidos en relación a estos objetivos, tomándose la acción apropiada.

Puede distinguirse entre gestión financiera clásica (GFC) y gestión financiera internacional (GFI), según el entorno competitivo en que dicha gestión se realice. Así, la (GFC) es la diseñada y ejecutada para empresas que se mueven en un entorno de mercado nacional, sin contactos internacionales, y dentro de un marco financiero y legislativo (fiscal, laboral etc.) único; mientras que la gestión financiera internacional es la diseñada en un entorno nacional, pero ejecutada en un marco transnacional”.

Con relación BRICEÑO, Atilio aclara respecto al tema: «Las empresas que tienen potencial de crecimiento se enfrentan a riesgos mayores de los que enfrenta casi cualquier otro tipo de negocios, y sus más altos niveles de riesgo requieren de tipos especiales de financiamiento esto ha originado el desarrollo de fuentes especializadas de financiamiento de capital de negocios. Algunas compañías de capital de negocios se encuentran organizadas como asociaciones, otras son corporaciones más formales que han recibido el nombre de compañías de desarrollo de inversión.

Tal es así que la AMERICAN RESEARCH AND DEVELOPMENT CORPORATION, una de las primeras compañías de desarrollo de inversiones, es ampliamente negociada en los mercados financieros; ésta y otras compañías de inversión públicamente negociadas permiten a los individuos y a las instituciones, tales como las compañías de seguros, participar en el mercado de capital de negocios. Otras compañías de capital de negocios representan las actividades de los individuos o de las asociaciones. Con cierta frecuencia, las operaciones de estas compañías se publican en la prensa financiera”.

De ahí que VAN HORNE, James, señala que: «Con la finalidad de que la empresa adquiera el mayor valor posible para los accionistas, debe seleccionar la mejor combinación de decisiones sobre inversión, financiamiento y dividendos. Si estas decisiones forman parte de su trabajo, usted contribuirá en el rendimiento y riesgo de su empresa, así como el valor que ella tenga ante el público. El riesgo puede definirse como la posibilidad de que el rendimiento actual sea distinto de lo que se espera. Estas expectativas se revisan en forma continua con base en la información que se tenga sobre las decisiones de inversión, financiamiento y dividendos de la empresa. En otras palabras, apoyados en conocimiento acerca de éstas tres decisiones los inversionistas elaboran sus expectativas en cuanto al rendimiento y riesgo presente en la tenencia de una acción común» .

La UNIVERSIDAD JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI, define el marcado de capitales de la siguiente manera: “Son definidos como mercados a largo plazo y de acciones corporativas. La Bolsa de Valores de Nueva York, quien maneja los bonos y acciones de las empresas más grandes de Norteamérica, es el primer ejemplo de un mercado de capital. Los bonos y acciones de empresas más pequeñas son manejados en otros segmentos del mercado de capitales”.

Para el autor FERNÁNDEZ BACA, Jorge, nos da un alcance de la temática: “Es un acto de fundación de grandes empresas y consiste en la creación de capital necesario para la empresa durante largo tiempo y especialmente el capital de fundación en las sociedad por acciones.”

Asimismo, BIONDI, Luis comenta al respecto que: «Financiamiento significa la consecución y distribución de medios de pago para la adquisición de recursos destinados a la realización de actividades previamente escogidas, constituye la parte final de un plan o proyecto. Primero debe definirse que se va a financiar y porque para luego determinar la cantidad de recursos que se necesitan, como se usarán y se conseguirán»

Por otro lado PÉREZ CARBALLO expresa que: «La actividad financiera no puede limitarse a las funciones tradicionales; ha de controlar el uso de los fondos y estar presente en casi todas las decisiones que se tomen aunque aparentemente no sean financieras ya que la empresa es un sistema cuya situación financiera puede verse deteriorada por decisiones que en principio competen a otros departamentos. Así, decisiones asociadas a otras áreas funcionales, tales como la política de precios, condiciones de crédito a clientes o volumen de la producción influirán antes o después sobre el balance, la cuenta de resultados, la liquidez o el riesgo de la compañía».

También el autor DE LA CRUZ CASTRO, Hugo nos manifiesta sobre el financiamiento lo siguiente: “Manera como una persona, empresa o institución se agencia de fondos para el desarrollo de sus actividades. Términos y condiciones de un crédito. Toda decisión financiera es una comparación de beneficios y costos expresados en tiempos iguales y que razonablemente expresen el mismo riesgo.”

Asimismo, en cuanto al financiamiento externo acota que “se le denomina a los recursos que un ente adquiere fuera del país donde desarrollar sus actividades.”

De igual modo, añade que el financiamiento interno es “cuando una empresa, persona o institución obtiene fondos en el país donde realiza sus actividades”.

Para el autor RIVAS GÓMEZ, Víctor nos afirma lo siguiente: “La financiación en finanzas privadas, es la creación, o fomento, o expansión de una empresa aportando los fondos necesarios”.

En la aportación de fondos, la financiación presenta dos fuentes:
a. Una fuente de financiación interna; y
b. Una fuente de financiación externa que, a su vez, puede ser:

Vía aumento de capital mediante aportaciones de los dueños; y vía endeudamiento con los acreedores comerciales y financieros del mercado.

Es así que según IRRAZABAL, Aníbal acota que: «Para evaluar un negocio se requiere primeramente determinar el Flujo de Efectivo o de caja que genera una inversión. Para ello se deberán proyectar los distintos Estados Financieros. La proyección del Balance General determinará el Capital de Trabajo requerido para una cierta inversión inicial en activos Fijos. El Estado De Resultados permitirá calcular el impuesto a la renta y la corrección monetaria, si fuese el caso, que esté afectando a dicho impuesto. Finalmente el flujo de caja, que bien puede ser reemplazado por el Estado de Cambios en la Posición Financiera y el estado de fuentes (emisión de acciones en el caso de una sociedad anónima) y los retiros de capital (dividendos)» .

También para BASAGAÑA, Eduardo J. sobre el financiamiento a mediano plazo indica que: «El fundamento de esta posición es que a la empresa le resulta ventajoso mantener una relación de capital de trabajo positiva que le permita afrontar fluctuaciones en la realización de sus activos de corto plazo y simultáneamente no soporta el pago de intereses en épocas que, por la estacionalidad propia de la mayoría de los negocios el financiamiento no fuere necesario.

Además para este tipo de pasivos, se parte de la idea que su devolución depende fundamentalmente de la capacidad que tenga la empresa para convertir en líquidos los activos vinculados y en segundo término se presta atención al resultado económico global».

Para obtener este financiamiento a mediano plazo es necesario buscar el que cueste menos a fin de asegurar que la empresa pueda honrar su compromiso.

Para VILLARREAL SAMANIEGO, Jesús Dacio sostiene que:

Las fuentes de financiamiento a largo plazo a través de deuda, acciones preferentes y acciones comunes, así como el arrendamiento como una fuente alternativa de financiamiento. En cada uno de los casos se destacan las características más importantes de cada una de estas fuentes.

También las obligaciones conocidas como bonos, son instrumentos de deuda a largo plazo emitidos por las empresas que participan en el mercado de valores con el objetivo de obtener financiamiento a largo plazo. Al igual que otros tipos de financiamiento a largo plazo, habitualmente los recursos que se obtienen por la colocación de obligaciones son usados por la empresa para invertirlos en proyectos originados en el proceso de presupuestos de capital.

Desde luego, las obligaciones tienen varias características que deben considerarse tanto para su valuación como para estimar sus ventajas y desventajas como fuente de financiamiento para la empresa.

Las características de las obligaciones son los siguientes:

Valor nominal. Las obligaciones tienen un valor nominal que juega un papel económico importante, ya que es la referencia para el pago de intereses, además es el monto que el emisor (empresa) se compromete a pagar al momento en el que se vence la obligación.

Vencimiento. El plazo de vencimiento de las obligaciones, aunque muchas de las obligaciones que se cotizan en el mercado tienen vencimientos mayores. Técnicamente, las obligaciones son los bonos a plazo, precisamente por su vencimiento preestablecido. No obstante, se pueden establecer cláusulas de amortización para pagar las obligaciones antes de su vencimiento en parcialidades adelantadas.

Intereses. La mayoría de las obligaciones tienen un cupón, en donde el término cupón se refiere a los pagos periódicos de interés que el emisor hace al inversionista de bonos. La tasa de interés se establece como una tasa fija más una sobre-tasa que tiene como referencia algún indicador del mercado como la tasa de la tasa de interés. El pago de intereses se hace periódicamente y esta periodicidad puede ser anual, semestral, trimestral o mensual, aunque muchas emisiones de obligaciones pagan intereses trimestralmente.

Garantía. La garantía de las obligaciones puede ser hipotecaria, avalada o prendaria.

De ahí que el financiamiento con obligaciones tiene ciertas ventajas para la empresa emisora. Las obligaciones tienen el mérito de tener un menor costo específico que el financiamiento con capital; además de que los intereses son deducibles de impuestos, lo que no sucede con los pagos por dividendos comunes y preferentes. El financiamiento mediante obligaciones también le permite a la empresa obtener deuda a largo plazo en vez de estar obteniendo financiamiento a corto plazo de forma reiterada, pero manteniendo cierta flexibilidad si las obligaciones tienen cláusulas de reembolso o de conversión. Además, las obligaciones le permiten mantener el control de la empresa a los propietarios, al no tener derechos de votación. Otra ventaja de las obligaciones que, bajo ciertas circunstancias, el apalancamiento que proporcionan les permite a los accionistas incrementar sus rendimientos y utilidades por acción, además de que pueden ser una alternativa apropiada de financiamiento ante situaciones inflacionarias inesperadas, ya que al erosionarse el poder adquisitivo la empresa pagaría el préstamo con dinero más barato.

Para las autoras PÉREZ E. Laura y FABIOLA CAMPILLO C., nos informa al respecto:

“La provisión de financiamiento eficiente y afectivo ha sido reconocida como un factor clave para asegurar que aquellas empresas con potencial de crecimiento puedan expandirse y ser más competitivas. Las dificultades de acceso al crédito no se refieren simplemente al hecho de que no se puedan obtener fondos a través del sistema financiero; de hecho cabría esperar que si esto no se soluciona, no todos los proyectos serían automáticamente financiados. Las dificultades ocurren en situaciones en las cuáles un proyecto que es viable y rentable no es llevado a cabo (o es restringido) porque la empresa no obtiene fondos del mercado”.
Por otro lado, ALVA GÓMEZ, Juan indica que: “El autofinanciamiento debe entenderse como un proceso decidido al interior de una empresa en marcha, que a lo largo de varios ejercicios persistentemente tiene por objeto contribuir, en parte, al sostenimiento financiero de la expansión de la actividad productiva, de suerte que cuanto mayor sea el autofinanciamiento, en comparación con la apelación a los recursos externos, tanto más rentable y eficiente podría ser el advenir de la empresa”.

De ahí que tratando de precisar el carácter y naturaleza, puede distinguirse entre autofinanciamiento por mantenimiento y autofinanciamiento por enriquecimiento, los cuales define para mayor apreciación de la siguiente manera:

En tanto el autofinanciamiento por mantenimiento está conformado por todas aquellas partidas de costos y gastos que, antes del impuesto a las utilidades, no den lugar a desembolsos de dinero efectivo, pudiendo ser retenidas para contribuir al financiamiento, como por ejemplo las depreciaciones y las provisiones. Esta forma de autofinanciamiento tiende a preservar la integridad de la capitalización y mantener los valores de los activos. Debe advertirse al respecto que, en adherencia con la incidencia impositiva, en los casos de empresas rentables, una parte del valor del eventual incremento de las depreciaciones o de las provisiones puede ser transferido al Estado, haciéndolo participar en dicho costo o gasto en lo que la técnica financiera denomina escudo fiscal.

El autofinanciamiento por enriquecimiento, por otro lado, tiene su origen en la distribución de utilidades y axiomáticamente está conformado por todas aquellas partidas que, después del impuesto a la renta, pueden ser retenidas dentro de la empresa; tales como las reservas facultativas, las utilidades no-distribuidas y las reinversiones, según el tratamiento dispuesto por el ordenamiento tributario.

Es así que como autofinanciamiento por enriquecimiento mereció, en el pasado, la participación patrimonial de los trabajadores que se materializaba mediante la emisión de las llamadas “acciones laborales” que eran emitidas por la empresa por decisión de los trabajadores, quienes decidían mediante votación lo que debía hacerse con su participación en las utilidades, sea por la participación líquida, sea por la participación patrimonial.

También debe advertirse que, en el pasado, la participación de los trabajadores en las utilidades podía destinarse al consumo, en el caso que se votara por la participación líquida o mantenerse como ahorro empresarial en el caso que se votara por la participación patrimonial y la consiguiente emisión de acciones laborales. Además, el hecho de constituir una cantidad de dinero que podía ser desembolsada o conservada, le confería el carácter de “dinero fresco” mantenido a disposición de la empresa.

De este modo, hace hincapié en que los primeros antecedentes de las “acciones laborales” se remontan a la época del Gobierno Revolucionario de la Fuerza Armada imperante en el Perú a fines de los años setenta. A partir del año 1979 la secuencia de las disposiciones legales fue como sigue: Constitución Política del Perú promulgada por la Asamblea Constituyente el 12 de Julio de 1979.

Como se desprende de lo anterior, en su momento las acciones laborales eran títulos de crédito emitidos como participación de los trabajadores en las utilidades hasta un monto equivalente al 50% del capital social, en los que se expresaba el derecho de los trabajadores en la propiedad de las empresas.
Desde el punto de vista estrictamente técnico y de la ciencia de la finanza, es imperativo poner luces sobre la naturaleza financiera de las impropiamente llamadas “acciones de inversión”, así como sobre la conveniencia financiera de las que denominamos acciones de ahorro, como contribución al financiamiento de las empresas.

Entonces, el vislumbre de la actitud de los dueños de empresas frente a la presencia de las acciones laborales o acciones de trabajo, sugiere atalayar el panorama del “ahorro empresarial y el autofinanciamiento” en el Perú. Al respecto, la primera responsabilidad del financiamiento del desarrollo económico nacional ordenado, corresponde al “ahorro interno” y en el marco de las unidades económicas al denominado ahorro empresarial.

Por otro lado, conviene advertir que, aparte del cierto sesgo coercitivo que conllevaba la decisión de la participación patrimonial de los trabajadores que no estaban de acuerdo, los recursos aportados tenían el carácter de ahorro empresarial que contribuyó al autofinanciamiento. Observando las capitalizaciones de las empresas, en los años noventa, proporcionalmente, los recursos aportados bajo la forma de participación patrimonial de los trabajadores, en ciertos períodos fueron cuantitativamente de montos más importantes que los aportes de los dueños en forma de dinero fresco, según la estadística de SMV y de la Bolsa de Valores de Lima sobre capitalizaciones.

También frente a la mencionada responsabilidad del ahorro empresarial y el hecho que la participación patrimonial sea un componente del ahorro empresarial; tales reflexiones no solamente sugieren sino que imponen que empresarios y trabajadores pongan en juego su potencialidad creativa y sus esfuerzos en la integración de las distintas formas de ahorro y el Estado disponiendo la aplicación de la incidencia impositiva, para alentarlas.

No es necesario un obsesivo procedimiento para excluir a las acciones laborales o de trabajo, porque el cambio de etiqueta no modifica ni anula su naturaleza de un título de crédito o valor mobiliario que representa una de las formas que puede tomar el ahorro empresarial.

En el medio empresarial peruano aunque tardíamente pero la semilla ya está en el surco; se trata de las “sociedades anónimas de capital abierto” que por muchos años han sido reclamadas en el Perú como una alternativa que factibilizará la reunión de los capitales que son requeridos por los grandes proyectos industriales que demanda el crecimiento y la integración de mercados. A lo largo de las revisiones y diversas versiones aprobadas por las Comisiones Parlamentarias, respecto al número de accionistas de las sociedades anónimas abiertas, primero se planteó más de mil accionistas, luego más de quinientos y finalmente en la Ley se dispuso como condición más de setecientos cincuenta accionistas.

Entonces como uno de sus instrumentos; y en tal sentido se imponen el cambio de la manera de pensar de los empresarios, de los trabajadores y del gobierno como los personajes a los que directamente les incumbe la responsabilidad de acrecentar del marco tributario de suerte que la política impositiva se convierta en el instrumento para el apalancamiento del ahorro empresarial; y en fin la complementación de un marco legal menos inquisitorial y más apoyante de las iniciativas de los privados.