Contacto:

Contacto:

DIENTE DE LEON

Comparte

Descripción
Es una planta vivaz de la familia de las compuestas, la mayor y más ampliamente dispersa de todas las familias de antofitos mundiales. Cuenta con unos novecientos géneros y la identificación de las especies es a menudo complicada ya que está basada en pequeñas diferencias botánicas, difíciles de percibir en el campo, requiriéndose con frecuencia la ayuda de la lupa o microscopio.

Es característica su inflorescencia formada por un número variable de diminutas flores que se agrupan en el extremo ensanchado del tallo (receptáculo), formando una cabezuela que se rodea de brácteas dispuestas en una o más filas formando el Involucro. Las flores pueden ser de dos clases: flósculos, con la corola acampanada y terminada en cinco dientes, y lígulas, que tienen una corola con un limbo largo y estrecho.

Unas veces la inflorescencia está formada únicamente por flósculos (artemisa), otras por lígulas (Diente de León) y otras por ambos tipos de flores, disponiéndose los flósculos en el centro y las lígulas rodeándolos (camomila).

Poseen cinco estambres que se sueldan por su base a la corola y unen sus anteras en toda su longitud formando un tubo que rodea al estilo.

El fruto es un aquenio con una sola semilla a veces prolongado en un pico y con frecuencia rematado por un vilano de escamas o de pelos simples o ramificados que facilita su dispersión aérea.

La presencia o ausencia de escamas en el receptáculo, los tipos de flores que componen la inflorescencia, los caracteres de las brácteas involucrales, el tipo de vilano y de fruto, son elementos importantes en la identificación de los géneros y especies.

El género Taraxacum se caracteriza por sus capítulos formados únicamente por lígulas, que crecen sobre tallos fistulosos, sin hojas y que arrancan del centro de la roseta basal que forman las hojas. Poseen latex en las hojas, los tallos y las raíces. Su involucro está formado por tres filas de brácteas y el fruto está coronado por un vilano de pelos sencillos y blancos.

Taraxacum officinale aparece en las clasificaciones como grupo, ya que no se trata de una sola especie, sino de un grupo numeroso del que la flora europea cita ciento ocho especies como las de más amplia distribución en Europa. Se puede encontrar en arcenes, baldíos, cultivos, hasta en las rendijas de los empedrados. Sus hojas, profundamente divididas en lóbulos más o menos triangulares. Precisamente estas divisiones como dentelladas han dado origen a su denominación de Diente de León. Los escapos florales alcanzan desde cinco a cuarenta centímetros de largo y los capítulos tienen un diámetro entre veinticinco y setenta y cinco milímetros. Las lígulas son largas, amarillas y con una banda pardusca, los aquenios presentan una superficie nodulosa o espinulosa y tienen un color pardo más o menos oscuro (Daria Bermejo Ramos, farmacéutica).

Recolección
Las hojas se recolectan antes de la floración, las raíces en primavera u otoño, los bohordos durante la floración

Parte utilizada
Toda la planta es curativa, especialmente hojas y raíz.

Principios activos
• Raíces: La raíz es vigorosa, napiforme, alcanza los 30 cm. de longitud, con un diámetro de 1 a 3 cm. y contiene un jugo lechoso, tiene sabor amargo y no se le aprecia ningún olor. Cuando la raíz está seca, presenta una superficie externa parda, asurcada longitudinalmente y en el interior ofrece un aspecto blanquecino. El componente más destacable de la raíz es la inulina, que varía según la época del año desde un 2% en primavera hasta un 40% en otoño; se trata de un polímero de la fructosa de bajo peso molecular, que no se metaboliza ni se fija a proteínas filtrándose a nivel glomerular con lo que aumenta la presión osmótica del líquido tubular actuando como diurético que aumenta la excreción de agua y sodio ya que inhibe la resorción de sodio en el túbulo proximal. Otros componentes son resinas, derivados triterpénicos pentacíclicos, conjunto de principios amargos de tipo eudesmanólido (antiguamente conocido como taraxacina), germacranólidos. Triterpenos: taraxasterol, isotaraxasterol, arnidiol, faradiol. Fitosteroles: sitosterol, estigmasterol; carotenoides (xantófilos); mucílagos. Abundantes sales potásicas.
• Hojas: Las hojas son largas, alcanzan los 20 cm. de longitud y aunque son muy variables generalmente se presentan profundamente divididas en lóbulos desiguales, como dentelladas. Tienen color verde brillante, son lampiñas y al igual que la raíz contienen látex, flavonoides, cumarinas, vitaminas B y C y principios amargos como la raíz (lactona sesquiterpénica).

Acción farmacológica
Se han realizado experiencias con perros en las que se ha podido comprobar que el extracto de Diente de León provoca contracciones en la vesícula biliar. Habiendo inyectado dentro del duodeno de los perros después de un ayuno de 24 horas una solución de extracto sólido de taraxacum se constató un aumento considerable de la secreción biliar pero de corta duración. Más recientemente se realizaron experiencias sobre ratas que permitieron confirmar sus propiedades coleréticas y colecistocinéticas.

Se considera un excelente «depurativo» o «drenador hepato-renal». El principio amargo le convierte en estimulante del apetito y eupéptico; los polifenoles son responsables de su actividad colerética y diurética salurética (acción reforzada por la inulina y las sales de potasio). Además, es un laxante osmótico suave (inulina). Considerado hipoglucemiante suave (lactonas sesquiterpénicas).

Indicaciones
o Disquinesia hepatobiliar, colecistitis, colelitiasis, inapetencia, dispepsias hiposecretoras, estreñimiento.
o Estados en los que se requiera un aumento de la diuresis: afecciones genitourinarias (cistitis, ureteritis, uretritis, pielonefritis, oliguria, urolitiasis), hiperazotemia, hiperuricemia, gota, reumatismo, hipertensión arterial, edemas,
o sobrepeso acompañado de retención de líquidos.
o Por su acción «depurativa» se utiliza en el tratamiento de fondo de enfermedades cutáneas: acné, eczemas, forunculosis, herpes, psoriasis, etc. Está especialmente indicado en todas las dermatosis de etiología relacionada con secreción biliar defectuosa.
o La raíz de esta planta se utiliza desecada y tostada como sustitutivo del café, igual que la achicoria los capítulos florales antes de abrirse se preparan con vinagre y sal, de modo semejante a las alcaparras, y las hojas tiernas
o sirven para preparar ensaladas.

Contraindicaciones
• Obstrucción de las vías biliares, empiema biliar.
• No prescribir formas de dosificación con contenido alcohólico a niños menores de dos años ni a consultantes en proceso de deshabituación etílica.

Efectos secundarios
• El látex de la planta fresca puede producir dermatitis de contacto.
• En uso interno, debido a su contenido en sustancias amargas, puede causar molestias gástricas, con hiperacidez.
• Para evitarlo recomendamos asociar a drogas mucilaginosas, como el malvavisco.

Precaución / intoxicaciones
• El uso de diuréticos en presencia de hipertensión o cardiopatías, sólo debe hacerse por prescripción y bajo control médico, dada la posibilidad de aparición de una descompensación tensional o, si la eliminación de potasio es considerable, una potenciación del efecto de los cardiotónicos.
• Tener en cuenta el contenido alcohólico del extracto fluido y de la tintura.

Formas galénicas / posología
Uso interno:
— Decocción (raíces y hojas): una cucharada sopera por taza, hervir dos minutos. Tres tazas al día, antes de las comidas.
— Extracto fluido (1:1): 40 a 60 gotas, tres o cuatro veces al día.
— Tintura (1:10): 50-100 gotas, una a tres veces al día.
— Extracto seco (5:1): 0,5 a 2 g al día (1 g equivale a 5 g de planta seca).
— Jugo fresco de raíz: una a dos cucharadas al día, junto con una infusión.
— Con frecuencia se asocia a otras plantas de acción propiamente excretora, como el extracto acuoso de arraclán o al polipodio también en extracto acuoso.
— En general se asocia a plantas con efectos coleréticos, colagogos, diuréticos y eupéptico, como menta, boldo, romero, etc.

BIBLIOGRAFÍA

  1. A. Arteche García, et al. Fitoterapia. Vademécum de prescripción. Ed. CITA, Publicaciones y Documentación (CITAPE, S.L) Bilbao, 1992 (Idem, CD-Rom 1998).
    1. Akhtar, M.S.; Khan, Q.M.; Khaliq, T. “Effects of Portulaca oleracae (Kulfa) and Taraxacum officinale (Dhudhal) in normaglycaemic and alloxan-treated hyperglycaemic rabbits”, J. Pak. Med. Assoc., 35,7: 207-10, 1985 Jul.
    1. Bruneton, J. Elementos de Fitoquímica y Farmacognosia. Ed. Acribia, S.A. Zaragoza, 1991.
    1. Decaux, F. Propiedades medicinales del Diente de León o amargón. Natura Medicatrix 1987, nº 15; pp. 30-31.
    1. Duraffourd; L. D’hervicourt; J. C. Lapraz. Cuadernos de Fitoterapia clínica. Editorial Masson. Barcelona, 1997.
    1. P. Font Quer. Plantas medicinales. El dioscorides renovado. Ed. LABOR, Barcelona, 1981.
    1. P. Font Quer. Botánica pintoresca, Ed. Ramón Sopena S.A., Barcelona, 1958.
    1. Losa, M.; Rivas, S.; Muñoz, J.M. Botánica descriptiva. Tomo II. 2º Ed. 1955.
    1. Loscos, Francisco. Tratado de Plantas de Aragón Ed. Semanario Farmacéutico, Madrid, 1876 (Ed. Facsimil. Teruel, 1986).
    1. Pardo Sastrón, J. Catálogo o enumeración de las plantas de Torrecilla de Alcañiz, Zaragoza, 1895 (Ed. Facsimil, Teruel, 1995).
    1. Podlech, Dieter. Plantas medicinales. Ed. Everest, S.A. León, 1997.
    1. Treben, María. Salud de la botica del Señor. Ed. Wiihelm Ennsthaler, en Austria, 1980.
    1. J. B. Peris et al. Fitoterapia aplicada. Ed. M.I.C.O.F. Valencia, 1995.