Contacto:

Contacto:

OBJETIVOS ESTRATÉGICOS

Comparte

La estrategia indica el camino que se va a seguir para alcanzar un objetivo mediante la realización de un conjunto de acciones que nos permiten lograr dicho objetivo planteado por la empresa. Para conseguir el objetivo es necesario usar los recursos y las capacidades, adaptándose al entorno y teniendo siempre en cuenta la misión de la empresa.

¿QUÉ SON LOS OBJETIVOS ESTRATÉGICOS?
Podemos entender los objetivos estratégicos como los que validan la visión y la misión que se ha planteado la empresa desde el punto de partida. Es decir, son los fines o metas desarrollados a nivel estratégico que una organización pretende alcanzar a largo plazo.


Algunas posturas identifican los objetivos estratégicos también como objetivos generales. Estos están basados en la misión, visión y valores de la organización que condicionarán las acciones que se llevarán a cabo.


La finalidad de los objetivos estratégicos es ofrecer directrices o pautas de actuación encaminadas a la mejora de la actividad y el rendimiento de una organización. Se suelen considerar un paso previo para la elaboración de objetivos opcionales.


Este tipo de objetivos determinan la línea de acción, es decir, la estrategia y los medios que se necesitarán para cumplir la misión respetando la visión establecida. En el área de la empresa, los objetivos estratégicos hacen referencia a los propósitos generales que se plantea una organización empresarial. Forman parte de un plan de trabajo y se suelen desarrollar durante la planeación o planificación estratégica.

Cada departamento de una empresa también suele desarrollar sus propios objetivos estratégicos teniendo en cuenta los objetivos generales.
Los objetivos estratégicos concentran los principales logros que debe cumplir la empresa para hacer su visión realidad. Y el cumplimiento de los objetivos estará en función de estrategias, actividades, indicadores, metas y responsables, los cuales deberán estar perfectamente alineadas para tener la mayor eficiencia y eficacia.

Características de los objetivos estratégicos

  1. Claridad: un objetivo debe estar claramente definido, de tal forma que no revista ninguna duda en aquellos que son responsables de participaren su logro.
  2. Flexibilidad: los objetivos deben ser lo suficientemente flexibles para ser modificados cuando las circunstancias lo requieran. Dicho de otro modo, deben ser flexibles para aprovechar las condiciones del entorno.
  3. Medible o mesurable: los objetivos deben ser medibles en un horizonte de tiempo para poder determinar con precisión y objetividad su cumplimiento.
  4. Realista: los objetivos deben ser factibles de lograrse.
  5. Coherente: un objetivo debe definirse teniendo en cuenta que éste debe servir a la empresa. Los objetivos por áreas funcionales deben ser coherentes entre sí, es decir no deben contradecirse.
  6. Motivador: los objetivos deben definirse de tal forma que se constituyan en elemento motivador, en un reto para las personas responsables de su cumplimiento.
     Deben ser deseables y confiables por los miembros de la organización.
     Deben elaborarse con la participación del personal de la empresa.

Tipos de objetivos estratégicos
 Largo plazo:
Están basados en las especificaciones de los objetivos, son notablemente más especulativos para los años distantes que para el futuro inmediato. Los objetivos de largo plazo son llamados también los objetivos estratégicos en una empresa. Estos objetivos se hacen en un periodo de 5 años y mínimo 3 años.
Los objetivos estratégicos sirven para definir el futuro del negocio. Sobre los objetivos generales de una empresa:
 Consolidación del patrimonio.
 Mejoramiento de la tecnología de punta.
 Crecimiento sostenido.
 Reducción de la cartera en mora.
 Integración con los socios y la sociedad.
 Capacitación y mejoramiento del personal.
 Claridad en los conceptos de cuáles son las áreas que componen la empresa.
 Una solución integral que habrá así el camino hacia la excelencia.
 La fácil accesibilidad en la compra del producto.

 Medio plazo:
Son los objetivos tácticos de la empresa y se basan en función al objetivo general de la organización. También son llamados los objetivos tácticos ya que son los objetivos formales de la empresa y se fijan por áreas para ayudar a ésta a lograr su propósito.

 Corto plazo:
Son los objetivos que se van a realizar en menos un periodo menor a un año, también son llamados los objetivos individuales o los objetivos operacionales de la empresa ya que son los objetivos que cada empleado quisiera alcanzar con su actividad dentro de la empresa. Así, para que los objetivos a corto plazo puedan contribuir al logro de los objetivos a plazos intermedios y largo, es necesario establecer un plan para cumplir con cada objetivo y para combinarlos dentro de un plan maestro que deberá ser revisado en términos de lógica, consistencia y practicidad.

 Objetivos estratégicos de los recursos humanos
Los objetivos estratégicos del Área o Departamento de Recursos Humanos de una empresa se centran en temas propios de su ámbito pero en consonancia con los objetivos estratégicos de la empresa. En general se basan en temas de eficiencia económica, social e integración.
Se formulan tras un análisis y estudio de diferentes opciones estratégicas y se suelen incorporarse al plan estratégico de este departamento.
Estos objetivos pretender ofrecer un sistema de referencia para orientar las distintas acciones y funciones que se llevan a cabo en la gestión del personal de una empresa.

INDICADORES ESTRATÉGICOS
Para poder establecer unos objetivos estratégicos coherentes con la misión de la empresa resultan imprescindibles los indicadores que nos ayudan a conocer y medir la realidad. Son un subconjunto de los indicadores de contexto, vinculados a las prioridades definidas para las intervenciones estructurales y de cohesión, particularizados a cada programa operativo. Sirven para medir la evolución del contexto respecto a las metas establecidas en el programa de la empresa.


Los indicadores estratégicos son una selección de los indicadores de programa que sirven para medir la evolución del entorno respecto a las metas establecidas en los programas. En este sentido, proporcionan información cuantificada de la situación socioeconómica sobre la que se va a actuar con valores de referencia y fuentes oficiales y reflejan el valor objetivo que se pretende alcanzar en el programa. Por ello, cada programa operativo tiene sus propios indicadores estratégicos en función de sus prioridades y los esfuerzos financieros previstos.

En definitiva, la función de los indicadores estratégicos es permitir analizar el grado de consecución de los objetivos de la estrategia de cada programa operativo en los diferentes ámbitos específicos.
El éxito del análisis radica en saber identificar e interpretar los principales indicadores relacionados al negocio, su evolución histórica así como y su tendencia para el futuro.
Una omisión o un error de estimación pueden tener consecuencias negativas para el negocio, tanto en el corto, mediano y largo plazo.


Saber prever su impacto permitirá identificar las principales acciones y estrategias para hacer crecer el negocio (si uno vende productos naturales respecto de la tendencia mundial de cuidado de la salud), evitar su fracaso (considerando el impacto de las ondas electromagnéticas en la salud de las personas) o acelerar la decisión de salida del mercado (el incremento de normas restrictivas respecto de la venta y consumo de productos con potencial cancerígeno).

Tipos de indicadores
Existen dos tipos de indicadores:
A. Indicadores de proceso
Son acciones específicas que la empresa debe acometer para conseguir sus metas. Nos permiten:

Conocer las causas de las desviaciones.

Focalizar las medidas correctoras

B. Indicadores de resultado
Expresión exacta de un objetivo a alcanzar

Uso de los indicadores:

Herramienta de pilotaje/control

Herramienta de aprendizaje

Herramienta de comunicación

Acciones estratégicas
Las acciones realizadas por una organización pueden clasificarse en acciones estratégicas y acciones operativas. Las acciones operativas son las efectuadas siguiendo un procedimiento establecido, dentro de los marcos fijados por la estrategia organizacional vigente; por ejemplo, la adquisición de materias primas, pagar la nómina, fabricar un producto o atender a los clientes. En cambio, las acciones estratégicas son las que modifican el sistema administrativo, los recursos y competencias, las ventajas competitivas, el dominio, el modo de crecimiento o los objetivos de desempeño de la
organización.
Las acciones estratégicas deben además tomar en cuenta las acciones de los rivales. Las acciones competidoras de otras organizaciones disminuyen el desempeño de la empresa. Las acciones cooperadoras de otras organizaciones mejoran el desempeño de la empresa.

Fuente: ENEB