Contacto:

Contacto:

MEDIDAS DE MITIGACIÓN Y ADAPTACIÓN EN LA CONSTRUCCIÓN SOSTENIBLE

Spread the love

En materia de energía eléctrica:

Modificar los hábitos en el consumo de energía eléctrica es una de las fórmulas más efectivas para reducir consumos y costos. Enre otros, por ejemplo, encender la terma de agua caliente por 30 minutos antes de usarla, apagar focos, resistencias y equipos eléctricos que no estén siendo utilizadas, cortar circuitos eléctricos con tabletas supresoras de picos, etc.

Evaluar los costos energéticos e implementación de las medidas necesarias para un adecuado mantenimiento de los diferentes componentes que consuman grandes cantidades de energía. Nos referimos a los ascensores, al sistema central de aire acondicionado, y a las bombas hidráulicas, los chillers, las torres de enfriamiento, las manejadoras de aire, los fan coil, las cajas de volumen variable, los extractores de CO2 y los ventiladores de servicios higiénicos. Y desde el área de Tecnologías de la Información y Computación es fundamental también una buena gestión y control de los equipos que se están utilizando, con prioridad en las impresoras multifuncionales por su importante ahorro energético.

Cambiar focos incandescentes por focos ahorradores en pared y techo y, de preferencia, usar interruptores con controladores en base a movimiento en pasadizos e ingresos. Usar iluminación LED en mesas y de preferencia iluminación solar, en exteriores y usos públicos.

Cambiar la terma eléctrica por una solar, electro solar o gas-solar. Usar supresores de pico que realmente desconecten sus electrodomésticos apagados (TV, hornos, música, PC, entre otros) y reducir el uso de secadoras y planchas, en especial desde las 6 pm o en las horas pico pues es cuando la energía cuesta casi el doble. Los sistemas inteligentes son ahorradores. Incluir paneles fotovoltaicos que se pueden encontrar en el mercado en forma de láminas de sílice flexible y translúcida que pueden colocarse en las ventanas. También puede incluir turbinas de viento si se encuentra en un edificio con suficiente altura y viento, estos últimos son preferibles si se pueden financiar, puesto que cada vez son más económicos y los ahorros en la facturación le devolverán el crédito en pocos meses.

Invertir en energías renovables, cuyos costos se recuperan rápidamente en la operación. Una opción son los paneles fotovoltaicos (paneles solares) y otra la energía eólica (aerogenerador Savonius). Cada una tiene sus ventajas, los paneles fotovoltaicos también podrían reemplazar algunos techos de policarbonato, sin afectar el diseño de los edificios, y el aerogenerador Savonius requiere de poco viento en comparación otros tipos de aerogeneradores de más álaves.

En materia de agua potable:

Instalar de aparatos ecoeficientes. Debido a que los inodoros con tanque empotrado consumen mucha agua, deberán hacerse ajustes internos para disminuir el caudal hasta 3.5 litros por descarga.

En el caso de los edificios comerciales es recomendable bajar el consumo de agua en su conjunto y por persona, identificando las causas del consumo excesivo, determinando las posibles fugas o disfunciones en los aparatos consumidores de agua (por ejemplo equipos de aire acondicionado, retretes, llaves o caños, fugas no identificadas), y educando a los usuarios en el uso racional del recurso. Es recomendable implementar evaluaciones para aumentar la ecoeficiencia del consumo particularmente del agua y las torres de refrigeración del aire acondicionado central. Además se deberían realizar mantenimientos de dichas torres para evitar la acumulación de sarro en las tuberías con productos anticorrosivos.

Cambiar las griferías convencionales por griferías ahorradoras y a sanitarios con sistemas dobles para líquidos (3 litros o menos) y sólidos (6 litros o menos). También se puede optar por colocar botellas plásticas con arena de al menos 4 litros dentro del tanque de su viejo retrete. Reciclar el desagüe gris de los lavaderos y duchas (no de los retretes) para irrigar jardines y áreas verdes..

En las construcciones:

Aumentar las áreas verdes y libres desde jardines, jardineras, techos, balcones y paredes verdes, biohuertos y multiplicar las macetas. Cuidar las plantas (sin agroquímicos!) lo cual reduce el stress, mejora la calidad de aire y si se cultivan alimentos se ahorra en los gastos de la canasta alimentaria y finalmente, incorporar una compostera (bajo tierra o en un balde) para reciclar los residuos orgánicos y generar el compost en casa.

Preferir las pinturas al agua. Además de que no manchan y son más económicas, no contienen elementos tóxicos asociados a diversos tipos de cáncer (benceno, plomo, tricloroetileno, etc.). Si desea colores, puede mezclarlas con cemento de color y hacer sus propias combinaciones. Si puede financiarlas, ya se pueden encontrar en el mercado pinturas con base acuosa sin plomo ni tóxicos y que usan colores vegetales de origen.

Eliminar o reducir materiales tóxicos como asbesto, formaldehido, benceno, tricloroetileno y otros componentes orgánicos volátiles. Con ello estará alejando las probabilidades del cáncer, leucemia y asma, entre las peores enfermedades con las que convivimos.