Contacto:

Contacto:

LA VID: MORFOLOGIA

Spread the love

RAÍZ

La raíz que se origina de la semilla es pivotante y desarrollan a su vez raíces laterales que luego generan nuevas ramificaciones. Hay otras raíces que se originan de regiones meristemáticas cercanas a la superficie cerca de las yemas en los nudos, a las que se les denomina adventicias (Reynier, 1989).

La vid está dotada de un gran poder de emisión de raíces. Normalmente la mayoría de ellas se encuentran a una profundidad comprendida entre 0.60 y 1.5 m, pudiendo penetrar mas en suelos arenosos (Rodríguez y Ruesta, 1992).

El sistema radicular de la vid penetra y se extiende a gran profundidad, su tamaño es mayor que el de la parte aérea, con frecuencia su peso es mayor a un tercio del peso seco de la planta entera (Calderón, 1989).

TRONCO Y BRAZOS:

El tronco constituye el tallo principal de la vid, que sostiene el dosel de hojas y otras partes superiores. A las ramas del tronco mayores de un año se les llama brazos, en ellos se encuentran los pulgares o pitones y las varas que se conservan después de la poda para la producción de madera del año siguiente (Reynier, 1989).

La forma y longitud del tronco y brazos depende del tipo de conducción que se adopte, bajo y corto en las formas libres y altos y largos en apoyadas. Está constituido por el tronco, las ramas principales o brazos, pulgares o varas (ramas del año anterior), los pámpanos o brotes (ramas del año) y las yemas (Rodríguez y Ruesta, 1992).

SARMIENTOS Y PÁMPANOS

Los sarmientos están constituidos por el crecimiento de los brotes después de su maduración, en intervalos más o menos regulares, se encuentran los nudos, de estos salen las hojas, yemas y zarcillos, la médula de los brotes está interrumpida en cada nudo por una capa leñosa llamada diafragma (Rodríguez y Ruesta, 1992).

En la vid los brotes llamados pámpanos, engrosan en regiones que precisamente se insertan hojas, yemas y zarcillos o racimillos de flor, que mas tarde se convierten en racimos de fruto (uva), a este engrosamiento se le denomina nudo y la porción comprendida entre dos nudos se le denomina entrenudo (Reynier, 1989).

Los sarmientos son pámpanos con más de un año, por lo tanto tiene la misma estructura o forma interna: con el transcurso del tiempo las ramas van tornando su color verde al marrón claro, rojizo o pardo, según el cultivar; el porcentaje de agua disminuye y se lignifican volviéndose quebradizos, en este momento la rama herbácea se transforma en sarmiento (Ferraro. 1992).

YEMAS

Las yemas se desarrollan en los meristemos axilares de la hoja, cada nudo contiene normalmente 3 yemas, una principal y dos secundarias, constituidos externamente por escamas de color pardo, recubiertas internamente por abundante borra blanquecina, las que protegen los conos vegetativos con su meristemo terminal que asegura el crecimiento del pámpano (Reynier, 1989).

Las yemas laterales de la vid son raramente simples, es decir, encierran muchos botones el mas importante es el botón primario que entre sus escamas pueden estar insertadas uno o dos botones secundarios bien desarrollados, que pueden desarrollar en caso de lesión del botón primario, también se pueden encontrar botones terciarios, pudiendo tener hasta 5 botones terciarios, y hasta 5 botones que se vuelven cada vez mas rudimentarios (Reynier, 1989).

Las yemas pueden clasificarse de la siguiente forma: yemas vegetativas, fruteras, axilares, latentes y adventicias (Rodríguez y Ruesta, 1992).

HOJA

La hoja es el crecimiento expandido de un brote que nace en un nudo y tiene una yema en su axila (Rodríguez y Ruesta, 1992).

Las hojas están compuestas por un rabillo o pecíolo, dos estipulas y un ensanchamiento en lámina llamada limbo, surcada por nervaduras de diferentes ordenes. El limbo es la parte más importante, su aspecto laminar y penta lobulado, con cinco nervios principales, cinco senos y cinco lóbulos dentados (Reynier, 1989).

Al realizar un corte transversal del limbo se distingue la epidermis superior del haz con muy pocos estomas, la epidermis inferior del envés en la cual hay muchos estomas y entre ambas epidermis está el mesófilo (Weaver, 1985).

La conformación de la hoja y sus características propias, es la base fundamental de la ampelografía que estudia y describe a las variedades (Reynier, 1989).

ZARCILLOS O TIJERETAS

El origen de los zarcillos es el mismo que el de las inflorescencias, pudiendo considerarse como una inflorescencia estéril (Rodríguez y Ruesta, 1992).

Los zarcillos ocupan la misma posición de las inflorescencias en el nudo del pámpano, al lado opuesto de las hojas (Ferraro, 1 992).Estos son considerados por algunos autores como el aborto de una inflorescencia, sirven para sujetar los brotes, como protección de la acción del viento. Al comienzo son herbáceos, y se vuelven leñosos en el otoño (Rodríguez y Ruesta, 1992).

FLOR

Las flores se encuentran agrupadas en una inflorescencia tipo racimo, constituido por el eje principal llamado raquis, del cual salen ramas que se dividen para formar pedicelos los que llevan las flores individuales. La porción del raquis que se extiende desde el brote hasta el nudo próximo se llama pedúnculo y el eje contiguo principal con sus ramificaciones se le denomina escobajo (Rodríguez y Ruesta, 1992).

La flor presenta un cáliz formado por 5 sépalos soldados entre sí, la corola comprende 5 pétalos alternando con los sépalos soldados entre sí formando el capuchón, androceo con 5 estambres, gineceo y ovario tiene 2 carpelos, a veces 3 o más y un disco formado por 5 nectarios para facilitar la polinización entomófila. La mayoría de las flores de las variedades comerciales de Vitis vinífera son perfectas, aunque también existen flores puramente femeninas o puramente masculinas (Reynier, 1 989).

La apertura de la flor es característica, los pétalos se separan por la base y la corola cae empujada por los estambres, de aquí el nombre de capuchón dado a la corola. Además es preciso señalar, después de abrir la flor, la apertura de las anteras (sacos polínicos) se hace hacia el exterior y el polen cae sobre las flores vecinas (Cuadros, Bedregal y Macedo, 2007).

FRUTO:

El fruto de la vid es una baya, que consta del hollejo, la pulpa y las semillas. El hollejo representa 5 a 10 % del peso y contiene la mayor parte de los constituyentes del aroma, color y sabor. La pulpa representa el 80 a 90 % de la baya, en la mayoría de cultivares es translúcida y la semilla representa el O – 5 % del peso total de la baya, en un número de O a 4 por baya (Negrillos, 1997).

Los racimos están formados por el pedúnculo, raquis, pedicelos y bayas (Rodríguez y Ruesta, 1992). La forma y el color de las vayas varía según la variedad (Cuadros, Bedregal y Macedo, 2007).