Contacto:

Contacto:

Mypes

Spread the love

Lazo, (2004)  “Las micro y pequeñas empresas son formas específicas de organización económica en actividades industriales y de servicios que combinan capital, trabajo y medios productivos para obtener un bien o servicio que se destina a satisfacer diversas necesidades en un sector determinado y un mercado de Consumidores. (Pág. 103)

Estas organizaciones económicas constituyen la principal fuente de empleo en el Perú y se considera que su número excede los 4’300,000 trabajadores. En promedio, cada microempresa tiene 2.6 trabajadores, por lo que se estima que el total de micro y pequeñas empresas en el Perú (urbanas y rurales) sería del orden de 2’715,000.

Según IDESI, el 60% (1’629,000) trabaja en el ámbito urbano y el restante 40% está conformado por unidades agropecuarias que disponen menos de 10 Has.; cada una y tienen ventas de menos de U$10,000 anuales. Las pequeñas unidades productivas se pueden clasificar según el número de trabajadores permanentes, valor de activos y capacidad operativa, en microempresas de Subsistencia y microempresas de acumulación simple y ampliada.

Boggiano, (2005) comprende que: “Las micro y pequeñas empresas de subsistencia son aquellas sin capacidad de acumulación y se caracterizan por ser inestables, tener equipos de trabajos simples y combinar la actividad empresarial con la doméstica; en la mayoría de los casos el propietario comparte el trabajo con los subordinados u operarios”. (Pág. 336).

Por el bajo nivel de acondicionamiento tecnológico, dichos establecimientos sólo tienen capacidad para satisfacer una demanda de bienes y servicios en mercados reducidos y de bajo poder adquisitivo, lo cual los coloca en un segmento inferior con un margen limitado de utilidad para capitalización y crecimiento; es decir mantienen sus ingresos en niveles de subsistencia. Según el censo de 1993, el 74% de la PEA trabaja en las PYMEs y la productividad de este sector no está de acuerdo con la alta utilización de mano de obra; mencionándose, una vez más; la falta de capacitación de las PYMEs en nuestro medio y la ausencia de entidades que difundan información que este sector necesita.

Sin embargo, es importante señalar la evolución que ha tenido el fenómeno de la organización empresarial en nuestro país, en donde priman formas de especialización flexibles como la subcontratación y asociación de empresas pequeñas.