Contacto:

Contacto:

TÉTANOS.

Spread the love

Epidemiología.
Incidencia mundial. El tétanos es responsable de más de un millón de muertes anuales, la mayor parte en países en vías de desarrollo. Su incidencia está relacionada con las condiciones socioculturales e higiénico-sanitarias y con el estado inmunitario de la población, lo que explica la elevada incidencia en aquellos países, en contraposición a las bajas cifras observadas en los países industrializados (inferior a 0,07 casos/100.000 habitantes/año).

La incidencia en España se sitúa entorno a 0,1 casos por 100.000 habitantes/año, con una tendencia descendente. En el año 2.000 se han declarado en España 27 casos de tétanos (0,2 casos por 100.000 habitantes).
Reservorio. El tracto intestinal humano y de algunos animales es el hábitat normal e inocuo de Clostridium tetani. Es un microorganismo ampliamente difundido y es frecuente detectar sus esporas
en la tierra y en el polvo doméstico.

Mecanismo de transmisión. Cualquier solución de continuidad puede ser la puerta de entrada del microorganismo, si bien son aquellas heridas en las que existe mayor necrosis tisular las que implican más riesgo (laceraciones, heridas punzantes, quemaduras, etc.). La presencia de infecciones y de cuerpos extraños favorecen la multiplicación del Clostridium tetani. El tétanos no se transmite de persona a persona sino por contaminación a través del ambiente. El hecho de haber padecido la enfermedad no confiere inmunidad total frente a la misma.


Período de incubación. Generalmente su duración es de 3 a 21 días (promedio 8 días). Cuanto más corto es el período de incubación mayor es la probabilidad de muerte. En el tétanos neonatal los síntomas aparecen entre los 4 a 14 días del nacimiento (7 días de promedio).


Cobertura vacunal. En España, la cobertura vacunal de la población adulta, sobre todo en individuos mayores de 50 años y en especial en las mujeres, es muy deficiente, lo cual concuerda con la mayor incidencia de tétanos en las edades avanzadas (a partir de los 60 años). La prevalencia alcanza hasta el 99,3% en menores de 14 años.


Agente etiológico.
El agente causal de la enfermedad tetánica es el Clostridium tetani, bacilo Gram-positivo, móvil, esporulado y anaerobio estricto. Las formas esporuladas presentan resistencia a las altas temperaturas
(ebullición) y a la desecación. La toxina tetanoespasmina (dosis mínima letal en humanos 150 ng) es la responsable de las manifestaciones clínicas de la enfermedad.


Composición de la vacuna.
La vacuna antitetánica es un compuesto proteico obtenido a partir de la toxina tetánica y modificado por la acción del calor y del formol (toxoide o anatoxina). Para la vacunación se utilizan los preparados “adsorbidos” (toxoide tetánico purificado y adsorbido en hidróxido o fosfato de aluminio), con menores reacciones adversas y mayor capacidad antigénica.


Inmunidad y eficacia.
La eficacia clínica del toxoide tetánico se estima en aproximadamente 100%. Tras una serie primaria de vacunación antitetánica, prácticamente todas las personas desarrollan niveles protectores de antitoxina.
Estos niveles caen con el tiempo. Mientras algunas personas pueden estar protegidas de por vida, en la mayoría, a los 10 años de la última dosis, los niveles de protección de antitoxina son mínimos.

Indicaciones.
La vacunación antitetánica está incluida como vacuna de aplicación sistemática en la infancia en los calendarios vacunales de las diferentes Comunidades Autónomas. Del mismo modo, también se indica en adolescentes y población adulta insuficientemente vacunada (de manera especial, en las mujeres embarazadas como profilaxis del tétanos neonatal).


Pauta de administración.
• En casos de vacunación incompleta se recomienda la siguiente pauta de actuación:

• Pauta de administración en la edad infantil.

La primovacunación de niños entre 2 meses y 7 años de edad consiste en la administración de 5 dosis del toxoide. Se administrarán tres dosis de DTP o DTPa a partir de los 2-3 meses de vida, separadas por un intervalo de 4 a 8 semanas, seguidas de una cuarta dosis de DTPa a los 15-18 meses y una dosis de DTPa a los 4-6 años de edad. Debe administrarse una dosis de recuerdo cada 10 años (dT o dTpa).

• Pauta de administración en niños mayores de 7 años y en adultos.
Se administran dos dosis de toxoide tetánico o dT separadas por un intervalo de 1-2 meses, seguidas de una tercera dosis de administración a los 6-12 meses. Se debe administrar una dosis de recuerdo cada 10 años (dT o dTpa) (MIR 95-96, 153).

• Pauta de administración en mujeres embarazadas. En los casos en que se considere necesario (vacunación incorrecta, países en vías de desarrollo) deben recibir dos dosis de toxoide tetánico,
separadas entre sí 4 semanas, y aplicando la tercera dosis 2 semanas antes del parto. Pueden administrarse también la formulación dT.


• Conducta a seguir en caso de heridas. Dependerá del estado vacunal del individuo y del carácter de la herida.