Contacto:

Contacto:

MENINGITIS

Spread the love

Las meningitis se producen por el paso de microorganismos al SNC que producen inflamación de las meninges y crean un cuadro clínico de meningismo y fiebre. Puede ser debido a múltiples patógenos, bacterianos o no, si bien la mayoría de los casos de meningitis de aparición epidémica son los debidos a N. meningitidis y a H. influenzae. El 2º suele afectar a niños pequeños y el 1º a niños
mayores y adultos.


Infección por N. meningitidis.
Epidemiología.
La enfermedad meningocócica engloba un importante grupo de enfermedades de gravedad variable causadas por Neisseria meningitidis, pudiendo presentarse desde un proceso febril sin foco, con buen estado general (bacteriemia oculta), a un cuadro de sepsis fulminante con elevadas tasas de mortalidad. Tiene una distribución universal, presentándose de modo habitual como casos esporádicos con incremento de las tasas de incidencia cada 8-12 años. Los serogrupos A, B y C son los responsables del 80-90% de los casos de enfermedad meningocócica. El serogrupo B suele dar lugar a la aparición de casos esporádicos; el C se asocia a brotes y, ocasionalmente, epidemias. El serogrupo A produce epidemias de forma habitual y predomina en el llamado “cinturón de la meningitis” (África Ecuatorial, Oriente Medio y Sureste Asiático). El B predomina en Europa, Norteamérica y Australia. El C prevalece en
América del Sur, aunque ha experimentado un notable crecimiento en los últimos años en Europa, Canadá y USA.

Incidencia en España. En España, la incidencia se encuentra en torno a 3 casos/100.000 habitantes/año, observándose ondas epidémicas multianuales (1944, 1964, 1971, 1979) ligadas al predominio del serogrupo B. La mortalidad está en torno al 6-10%, siendo superior en las formas de presentación con sepsis y en menores de 14 años. El último pico epidémico se produjo en los años 1996 y 1997 por N. meningitidis serogrupo C, asociado a un aumento global de la infección meningocócica que alcanzó tasas de 5,8 casos/100.000 habitantes, con una letalidad global de 7,2 y específica de serogrupo C de 9,8%.


Reservorio. La nasofaringe humana es el único reservorio natural conocido.
Mecanismo de transmisión. La transmisión ocurre mediante la exposición a un portador asintomático o, menos frecuentemente, a un enfermo. La infección se contrae por contacto directo y próximo con secreciones nasofaríngeas, dado que el meningococo es un microorganismo con escasa capacidad de supervivencia fuera del ser humano y muy lábil a temperatura ambiente. El riesgo de enfermedad tras exposición a un caso índice es mayor durante los diez días posteriores al contacto, decreciendo posteriormente. Los contactos estrechos de los casos de enfermedad meningocócica presentan un mayor riesgo, entre 500-800 veces mayor, de desarrollar la enfermedad.


Período de transmisibilidad. Persiste hasta que los meningococos desaparecen de la nariz y de la boca. Los meningococos suelen desaparecer de la nasofaringe a las 24 horas del inicio de la quimioprofilaxis o tratamiento antibiótico efectivo, debiéndose tener en cuenta que la penicilina (terapia antibiótica habitual en el tratamiento) suprime temporalmente los meningococos, pero no los erradica de la nasofaringe.

Período de incubación. El período de incubación de la enfermedad no se ha precisado, pero se piensa que pueda oscilar entre 2 a 10 días, siendo habitualmente de 3 a 4 días.

AGENTE ETIOLÓGICO.
La Neisseria meningitidis es un diplococo Gram negativo, aerobio. La cápsula polisacárida permite su división en serogrupos (A, B, C, D, X, Y, Z, 29 E, W135, H, I, K y L). Las proteínas de la membrana externa definen los 20 serotipos conocidos.


VACUNAS: INMUNOGENICIDAD Y EFICACIA.
• Vacunas de polisacáridos: son vacunas muy poco inmunógenas en niños pequeños, con una respuesta prácticamente nula en menores de 2 años y baja entre 2 y 4 años, en los que sólo el 30-40% desarrollan anticuerpos protectores, aumentando este porcentaje con la edad hasta el 90% en adultos jóvenes. Han sido reemplazadas en los calendarios vacunales por las vacunas conjugadas.
• Vacunas conjugadas: en el Estado Español se registró la primera vacuna antimeningocócica C conjugada en agosto del 2000.

La Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud decide su inclusión en calendario sistemático de inmunización infantil en el otoño de el año 2.000, con una pauta de tres dosis, a los 2, 4 y 6 meses de edad, en niños de < 12 meses; de > 12 meses: 1 dosis. Asimismo se aprobó la realización de campañas de vacunación de todos los niños no inmunizados con la vacuna no conjugada o reinmunización de los < de 6 años.

INDICACIONES.
• Vacunas de polisacáridos: sustituidas de forma general por las vacunas C-conjugadas. Vacunación en caso de epidemia si está producida por un serogrupo contenido en la vacuna.
• Vacunas conjugadas: son indicaciones estrictas (que se valorará complementar con otros serogrupos de vacunas polisacarídicas, si el riesgo lo justifica) las siguientes:

  • Pacientes con déficit de properdina y fracciones terminales del complemento (C5-C9) (MIR 94-95, 220).
  • Asplenia anatómica y/o funcional. Enfermedad de Hodgkin y otras neoplasias hematológicas.
  • Inmunodeficiencias primarias de tipo humoral o combinadas.
  • Vacunación a los contactos de casos debidos a N. Meningitidis C.
  • Vacunación en caso de epidemia, si está producida por un serogrupo contenido en la vacuna.
    Actualmente está incluida en los calendarios españoles para edades entre 2 meses y 6 años, susceptible de modificación según la evolución epidemiológica.

QUIMIOPROFILAXIS.
La quimioprofilaxis sólo debe administrarse a los contactos íntimos.
Suele emplearse la rifampicina en dosis de 20 mg/Kg/d (en <1 mes, 10 mg/Kg/d) repartida en dos dosis durante dos días, ceftriaxona i.m. en dosis única (250 mg en adultos y 125 mg en niños) o quinolonas en dosis única. La vacunación también es eficaz en la prevención de casos secundarios, por lo que debe administrarse la vacuna conjugada frente al meningococo C a los contactos íntimos de los casos producidos por este serogrupo.

Infección por H. influenzae.
Epidemiología.
Es un bacilo gramnegativo, patógeno exclusivo humano y saprófito de la vía aérea. Es el serotipo B (Hib) el que con más frecuencia produce esta enfermedad. Es el agente causal de epiglotitis más frecuente en los niños de corta edad.

Prevención.
Existe una vacuna frente a Hib que ha reducido la incidencia de meningitis en los niños de corta edad. A los contactos en edad preescolar de los niños infectados se les debe administrar profilaxis con rifampicina durante 4 días para disminuir el número de casos secundarios. También debe administrarse a los adultos que están en contacto con niños. La dosis empleada es 20 mg/Kg/día (en <1 mes 10 mg/Kg/día).