Archivo mensual febrero 2020

Opiniones sobre gobernanza de los principales organismos a nivel mundial

Banco Mundial

El Banco Mundial define la gobernanza como las tradiciones y las instituciones, las cuales ejerce la autoridad para el bien común e incluye:

  1. Los procesos por los que se elige a la autoridad, se les supervise y se les sustituye (revocatoria).
  2. La capacidad del gobierno para gestionar con eficacia sus recursos
  3. e implementar políticas públicas con calidad.
  4. El respeto de los ciudadanos y el Estado hacia las instituciones que  gobiernan las interacciones económicas y sociales.

Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo «PNUD»

Sistema de valores, políticas e instituciones a través de las cuales una  sociedad gestiona sus asuntos económicos, políticos y sociales mediante las interacciones entre el Estado, la sociedad civil y el sector privado, para implementar y tomar decisiones sobre sus intereses y diferencias y ejerzan sus derechos y obligaciones.

Comisión Europea

La gobernanza tiene que ver con la habilidad del Estado para servir a sus ciudadanos y se refiere a las reglas, procesos y comportamientos a través de los cuales se articulan los intereses, se gestionan los recursos y se ejerce el poder en la sociedad.

Gobernanza o buen gobierno

Es el arte o la manera de gobernar adoptando un estilo de gestión que difiere del estilo tradicional, de control jerárquico, a un estilo de participación ciudadana, cuyo objetivo es lograr el desarrollo económico, social e institucional duradero en el tiempo y mantener el equilibrio entre el Estado, la sociedad y la economía.

Por lo tanto, la gobernanza estudia el modo de agregarle valor a los supuestos mencionados, promoviendo las condiciones y capacidades para lograr el éxito deseado y cómo se desarrollan las interacciones, la comunicación y coordinación fluida entre los actores.

La gobernanza estudia también la manera como el gobierno transforma las necesidades en oportunidades, convirtiéndolas en políticas públicas, las mismas que deben ejecutarse a través del gasto social e inversión pública que debe beneficiar a la gran mayoría.

Por lo tanto, Metcalfe y otros (2010) opinan que: “La gobernanza es el concepto de reciente difusión para designar la eficacia, calidad y buena orientación de las inversiones del Estado y que proporciona a éste buena parte de su legitimidad. Esencialmente, la gobernanza se materializa cuando existe interacción entre los distintos niveles de gobiernos, sobre todo cuando se busca la integración entre estados, hacia arriba. (P. 232)

Por ejemplo, la integración de la Unión Europea y hacia abajo la descentralización en todos los sentidos: territorial, competencias, económica, fiscal, etc. Por otro lado, la gobernanza también el estilo de interacción de la Administración Pública con el mercado, las organizaciones privadas y la sociedad civil, que no deben obedecer a una subordinación jerárquica, sino a una integración en red.

Normas y documentos que establecen los procedimientos del gobierno corporativo

  1. Los estatutos del gobierno corporativo.
  2. Las funciones del gobierno corporativo.
  3. El código de ética y los estándares de conducta profesional y funcional.
  4. El reglamento interno del gobierno corporativo.
  5. Normas sobre control interno y medidas anticorrupción.

Premisa del gobierno corporativo

Si las premisas son ideas que se toman de base para un razonamiento que establezca prioridades, los siguientes criterios son los lineamientos que deben prevalecer para establecer un gobierno corporativo:

  • Comunicación y coordinación permanente del gobierno corporativo y su relación funcional con los niveles gerenciales.
  • Empleo del planeamiento estratégico de las decisiones y estrategias.
  • La ciudadanía en general, los usuarios y/o beneficiarios de los servicios públicos, son el centro de atención del Estado.
  • La población y las personas en extrema pobreza, como fin de desarrollo socioeconómico y el bienestar social.
  • La creación del valor público como valor agregado para delinear la visión y misión del plan estratégico.
  • El impacto y la mejora de la calidad de vida como resultado de las acciones y políticas públicas.
  • El trabajo en equipo del gobierno corporativo como artífice de la creación de valor.
  • La promoción de un estilo de gerencia y gestión estratégica como generador de buenos resultados y cumplimiento de metas y objetivos.
  • Promover la responsabilidad social como compromiso del desarrollo.
  • La innovación permanente como palanca de cambio y la reforma del Estado.
  • El comportamiento ético e integral en las acciones de gobierno y manejo de recursos.
  • Aplicación del tablero de mando integral como instrumento de medición de resultados o aplicación del balanced scorecard, que es lo mismo.
  • Información y transparencia permanente para todos los actos y actividades y proyectos estratégicos.

El gobierno corporativo no es una moda de la modernidad ni un cliché conceptual, es algo más profundo, que se fundamenta en la participación ciudadana y en los principios de gobierno y decisiones, así como en la gerencia moderna, que garantiza la continuidad en la ejecución y aplicación de las políticas públicas concertadas, así como en su credibilidad y confianza, que debe ser la base de la gobernabilidad, en contraste con la desconfianza de las instituciones y organismos rectores, que hoy en día se encuentran con porcentajes mínimos de credibilidad.

Por lo tanto, se debe promover y desarrollar el gobierno corporativo sentando las bases para su desarrollo permanente como una política de estado sumado a una definida cultura organizacional, vocación de servicio, responsabilidad social e identificación con la ciudadanía como fin y creación de valor a los servicios públicos.

Gobierno corporativo en las entidades del Estado

El gobierno corporativo es un concepto moderno de buen gobierno que está cobrando cada vez más importancia en el sector público, debido a su reconocimiento como un valioso medio para establecer comunicación y coordinación entre el gobierno y la sociedad organizada o un vínculo precioso entre la entidad, la organización pública y los representantes de la sociedad organizada, promoviendo la participación gradual en el planeamiento y la gestión pública, así como promover la responsabilidad que debe asumir la sociedad en la gestión y gobierno de las entidades del estado, con una visión compartida de desarrollo económico y social, así como en la mejora de la calidad de vida.

El gobierno corporativo en el sector público según Ballart (2001)

“Es un sistema de gobierno a través del cual las entidades públicas son dirigidas y controladas, tanto por las autoridades y los niveles de decisión y la participación ciudadana (acuerdo nacional, mesas de concertación, etc.), donde su estructura, la distribución de responsabilidades y derechos entre los diferentes participantes apuntan hacia un buen gobierno y gobernabilidad permanente, así como alcanzar en forma conjunta los objetivos de la organización, señalando la forma de hacer un seguimiento al desempeño de la misma”. (P. 12)

Por otro lado, la misión del gobierno corporativo debe ser: asegurar que la inversión pública sea de calidad, justificar un rendimiento superior y promover el liderazgo y la sostenibilidad de buen gobierno. En conclusión, el gobierno corporativo hace referencia a las estructuras y los procesos de gestión, dirección y control de las entidades del sector público para desarrollar un buen gobierno, favoreciendo el desarrollo económico y social con equidad y sostenibilidad en el tiempo.

El gobierno corporativo en la empresa privada, a diferencia del sector público, es el sistema por el cual las sociedades son dirigidas y controladas por los distintos niveles de decisión de la organización en forma colegiada y concertada, promoviendo la calidad y la creación de valor en forma permanente y sostenible en el tiempo, haciéndola más competitiva. Por tanto, la estructura del gobierno corporativo especifica la distribución de los derechos y responsabilidades entre los diferentes niveles de la sociedad, tales como el directorio, los gerentes, los accionistas y otros agentes económicos que mantengan algún interés en la empresa, el cual provee la estructura, a través de la cual se establecen los objetivos de la empresa, los medios para alcanzar estos objetivos y la o a de hacer un seguimiento a su desempeño.

Este interés tiene su origen en la preocupación de las empresas por mantener su sitial y posicionamiento ganado en el mercado, generando productos de calidad, prior izando a los clientes que son la parte más importante del círculo económico y, por otra parte, en que la preocupación y magnitud de los escándalos corporativos recientes (Enron, Andersen, Worldcom, Parmalat, Yukos, entre otros). Así como en los riesgos futuros de la crisis financiera.

Estas experiencias nos indican que los riesgos, derivados de las quiebras de empresas particulares, son mayores en un mundo globalizado. Por lo tanto, los potenciales problemas, de un mal gobierno corporativo no solo atañen a las propias empresas, sino a toda aquella entidad que tenga una vinculación directa o indirecta con ellas, incluyendo bancos, proveedores, trabajadores, inversionistas, el Estado, empresas de auditoría, clasificadoras de riesgo y una gran lista de potenciales inversionistas y empresarios.

En este contexto, parte de la investigación financiera actual se ha centrado en analizar si la implementación de un buen gobierno corporativo genera valor o no para quienes invierten en una empresa; es decir, si aumenta o no su valor.

            .

Es bueno promover un gobierno corporativo;porque comprende diferentes aspectos regulatorios y organizacionales que, en la medida que sean adecuadamente implementados en una empresa, le permitirá a ésta atraer inversiones y retener capital financiero y humano, funcionar en forma eficiente y rentable, así como crear valor económico para la corporación y sus accionistas. (EVA), este aspecto es de suma importancia para la supervivencia de las empresas, porque, en un ámbito cada vez más globalizado, las empresas no solo compiten en los mercados de consumo o de servicios internos a nivel nacional, sino que también compiten por inversión en los mercados de capitales en el mundo, así como en los mercados internacionales.

Por lo tanto, el gobierno corporativo es un concepto que está cobrando cada vez más importancia en el ámbito nacional e internacional, debido a su reconocimiento como un valioso medio para alcanzar mercados más confiables y eficientes.          .

Un gobierno corporativo es bueno cuando protege los derechos de todos sus accionistas y clientes, asegurando un trato equitativo .y justo, garantizando la calidad de sus productos. Además, cuenta con mejores políticas empresariales, es transparente en la calidad de la información de la empresa, cuenta con una estructura gerencial definida y genera buenas relaciones con el entorno externo e interno (incluyendo a empleados, proveedores, clientes y a la comunidad en general).

El gobierno corporativo en el sector público está cobrando mayor relevancia en el ámbito nacional debido a su reconocimiento como un valioso medio de alianza estratégica entre el gobierno y la ciudadanía para alcanzar objetivos conjuntos diseñados en un plan estratégico. Soldevila y otros (2011) declaran  que: “Un gobierno corporativo es bueno, cuando protege tanto a los intereses de la ciudadanía (a través de la prestación de servicios públicos de calidad y atención de la demanda ciudadana) así como a los intereses del Estado, y asegura el éxito de la aplicación de las políticas públicas en la ejecución de los programas estratégicos, proyectos y obras públicas de calidad, es bueno porque permite la transparencia de sus actos y la ejecución de los recursos públicos y porque genera buenas relaciones entre el entorno interno y externo (gobernabilidad)”. (P. 225)

Los principios fundamentales del gobierno corporativo en las entidades del Estado deben ser:

  1. La maximización del valor público».
  2. Promoción de elevados estándares de calidad de los servicios públicos.
  3. El papel esencial de los niveles de decisión, de la gerencia y de la  administración institucional en el manejo estratégico.
  4. La transparencia y rendición de cuentas y la amplia información financiera, de gestión planes y proyectos, etc.
  5. La planificación y programación permanente como premisa y la gestión por resultados como objetivo superior.

Son fines del gobierno corporativo:

  • Promover la comunicación y participación ciudadana en la planificación y gestión gradual de los objetivos estratégicos de la entidad, con énfasis en los resultados.
  • Sostener y promover, en forma concertada, aquellas actividades económicas y productivas que contribuyan al crecimiento y desarrollo económico y social, así como a la mejora de la distribución de la riqueza nacional, especialmente aquéllas que por su trascendencia social, cultural e innovadora, merecen una atención prioritaria.
  • Promover y establecer los mecanismos de buen gobierno (gobernabilidad, transparencia y rendición de cuentas).
  • Establecer los mecanismos ce competitividad a través de políticas  públicas, procesos y otros fue ores relevantes generadores de valor agregado, calidad y productividad.
  • Promover códigos de conducta corporativa relativos a: objetividad, integridad, responsabilidad, credibilidad, imparcialidad, dedicación al servicio público, transparencia y rendición de cuentas, austeridad en el gasto público, etc.
  • Sirve como mecanismo que evalúa los riegos asociados a la ingobernabilidad.

A través del gobierno corporativo se diseña en forma concertada el plan estratégico, los programas estratégicos, determinándose los objetivos y las metas previamente priorizados, por tanto, los proyectos y actividades con mayor impacto y rendimiento social son seleccionados, antes de proponérselos a la comisión de presupuesto  participativo.  Preliminarmente, señala los medios y las estrategias para alcanzar los objetivos estratégicos, así tomo proponer los mecanismos de seguimiento. Promueve la transparencia de la gestión pública y el manejo de los recursos públicos. Es proclive por excelencia a la rendición de cuentas (responsabilidad). Exige la evaluación y el monitoreo de los resultados. Promueve la distribución adecuada de los derechos y responsabilidades entre los diferentes integrantes del gobierno corporativo. Provee los mecanismos de diálogo, comunicación y participación de la sociedad organizada sobre los problemas y probables conflictos.

Para que exista un gobierno corporativo las entidades del estado, así como la sociedad organizada, reunidos en una mesa de acuerdo y concertación interno, deben desarrollar ciertas características, las mismas que deben orientar los lineamientos para ejecutar las políticas buenas prácticas de buen gobierno, las que se pueden resumir en las siguientes:

  • Participación corporativa en el planeamiento, monitoreo y evaluación de resultados.
  • Reconocimiento de la participación de la sociedad como socio active del desarrollo económico y social, los mismos que están interesado en la gestión y los resultados.
  • Existencia de mecanismos de coordinación y comunicación permanente  sobre las actividades estratégicas de las entidades públicas Un efectivo monitoreo de la dirección, responsabilidad y transparencia  del manejo de los recursos públicos.
  • Identificación de los riesgos de ingobernabilidad y establecimientos de mecanismos de prevención y control interno.
  • Declaración de principios éticos y responsabilidad social.
  • Prevención de operaciones ilícitas y conflictos de interés.
  • Revelación pública de hechos ilícitos y protección de informantes.
  • Promover confianza, credibilidad, transparencia y certidumbre a la  ciudadanía sobre la conducción honesta y responsable de la gestión  de la entidad.

Modernización de la gestión pública

En los últimos años estamos asistiendo, a intentos de reforma o de modernización de la gestión pública en nuestro país, en respuesta a la preocupación creciente de conseguir la eficacia pública, la búsqueda de la calidad en la prestación de servicios y el pensar más en el ciudadano. Para consolidar dicho proceso de modernización, el Gobierno pretende promover, en los siguientes años, un conjunto de acciones destinadas a obtener una Administración Pública más transparente y con mayor capacidad de gestión, centrada en la mejora de la economía, la eficacia y la eficiencia de los proyectos y programas estratégicos, así como, en las actividad es administrativas, en el desarrollo de las capacidades, en el cambio de cultura administrativa y en la transformación de la organización pública hacia la prestación de los servicios de calidad y orientados al ciudadano.

Por otro, los cambios socioculturales y económicos que ha experimentado la sociedad moderna, apuntan a un cuestionamiento de la eficacia del Estado y de la función pública frente a una ciudadanía cada vez más diversa, más crítica y más exigente; por ello la relación Estado-ciudadanía está cambiando, cambia también la sociedad, cambia la cultura, cambia el Estado y necesariamente debe cambiar la función pública. Por lo tanto, los grandes supuestos de descentralización del país, la reforma y modernización del Estado emprendidos indistintamente por los gobiernos, merece hoy ser reconsiderada y revaluada. La modernización del Estado debe ser considerada desde el punto de vista teórico y conceptual proveniente de la Ciencia Política y de la Gerencia moderna que aporta una lectura interpretativa de las organizaciones públicas y de los procesos políticos y de gestión y desde la perspectiva de su impacto de la gestión del desempeño y su interrelación con los procesos y los productos, así como el de sus resultados y el resto de la sociedad.

La modernización pública es el conjunto de procesos y acciones para asegurar la adaptación, modificación constante y sostenida del funcionamiento de la gestión pública para responder a las exigencias de la sociedad.

El concepto de modernizar como lo manifiesta Álvarez (2012) “no solo implica adaptar, modificar, gestionar cambios, conocimiento, definir acciones, sino que, además, requiere de algo más importante: la decisión política, el tiempo necesario para que las organizaciones maduren, se adapten, modifiquen de forma adecuada sus estructuras, consoliden sus ideas y, finalmente, reciban el respaldo financiero necesario para que dichas iniciativas puedan materializarse en programas, proyectos estratégicos y otras actividades de fortalecimiento institucional, todo ello, lógicamente, con los sistemas de atención, gestión, calidad y soporte que merecen los servicios públicos”. (P.29)

La modernización del Estado debemos situarla en un contexto macroeconómico y social de mayor envergadura; el de la transición de la sociedad hacia la modernidad, tendencia que debe ser plasmada a través de los distintos Gobiernos de turno. La modernidad significa realizar un tránsito desde una sociedad y una cultura de rasgos tradicionales, hacia una cultura de rasgos modernos, y este cambio estructural profundo impacta sobre el conjunto de las instituciones, la economía, los patrones culturales de referencia y la sociedad. Forjar un Estado moderno que requiere, ante todo, gestores con mucha iniciativa y creatividad, grupos capaces de expresar sus intereses de forma representativa. La sociedad peruana y sus instituciones carecen de tales grupos, marcados por la exclusión social, la mayoría no ha sido capaz de formular demandas orgánicas en torno a las cuales se pueda negociar acuerdos; a su vez, el Estado se ve abrumado por un sinfín de reclamos unilaterales e inmediatos (asistencia social, trabajo, seguridad, e inclusión en el desarrollo, etc.). Es decir, el estado no es percibido como un ente rector que oriente las políticas públicas hacia las grandes mayorías o hacia el desarrollo, sino como poseedor de una decisión omnipresente; esta idea se hace irreconciliable e utópica al no existir una sociedad decidida en invertir en políticas a largo plazo destinadas a fijar derechos y obligaciones en los distintos niveles de gobierno y sociedad.

La tendencia a asociar estrechamente el cambio modernizador a la agenda política y a la agenda gubernamental ha sido iniciativa de pocos, de donde resultan diversos efectos alentadores de todo el proceso de modernización.

No queremos decir con esto que sea criticable la naturaleza política de la modernización del Estado, sino por 10 contrario, se trata de decisiones políticas firmes y consecuentes con su sostenibilidad, se trata de una transformación de largo aliento del aparato estatal y del sistema de Administración Pública, teniendo una dimensión política (contenidos, valores, objetivos, orientaciones, actores implicados, estrategias) que no debe ser ignorada.

Por otro lado, la despolitización de la modernización del Estado es una necesidad imperiosa, debiendo primar el aspecto técnico, especialmente confiar en funcionarios públicos profesionales y no de improvisados allegados al gobierno de turno.

Contexto de la modernización

  • Crisis fiscal
  • Crisis de legitimidad
  • Privatización
  • Globalización económica
  • Avances en la TIC – Gobierno electrónico
  • Nueva gerencia pública
  • Presupuesto por resultados
  • Gestión por resultados
  • Evaluación de rendimiento
  • Gestión orientada hacia el cliente/ciudadano
  • Simplificación administrativa
  • Calidad de los servicios públicos

Gestión pública

La gestión pública es el conjunto de acciones que desarrollan funcionarios públicos mediante las cuales las entidades tienden al logro de sus fines, objetivos y metas previamente definidos aplicando métodos, técnicas y procedimientos en los distintos procesos llevados a cabo por la Administración Pública, articulando estrategias y recursos basados en sistemas administrativos y funcionales, de acuerdo a prioridades establecidas en los planes y programas, los mismos que están direccionados por las políticas públicas establecidas.

Barzelay (2003) en una de sus investigaciones manifiesta que: “La gestión pública ha sido caracterizada como una función estrictamente ejecutiva de decisiones políticas y administrativas, en un proceso organizacional, sometido a un sistema de jerarquías y funciones que respeta los principios generales de la gestión: legalidad, competencia administrativa, jerarquía normativa, control de legalidad de la actuación pública”. (P. 42)

Competitividad de la gestión pública

Según Álvarez (2012) “La necesidad de una gestión pública enfocada en resultados es imprescindible en las entidades del sector público, cuyas prácticas incluyen el uso de la información basada en indicadores de medición, para mejorar la toma de decisiones y dirigirlas a procesos de desarrollo conducidos por los gestores públicos hacia objetivos claramente definidos, pasando a primer plano en el contexto de modernización del Estado. (P. 9)

Por otro lado, el compromiso con políticas públicas y acciones que promueven el crecimiento económico y reducción de la pobreza de los países en desarrollo es una prioridad latente y requiere cambiar el esquema actual de la gestión burocrática tradicional por un nuevo modelo de gestión que priorice la obtención de resultados que conlleven impacto y calidad de la inversión. En este contexto, debemos exigir responsabilidad y compromiso compartido para cambiar los paradigmas de gestión hacia una gestión estratégica centrada en el desempeño y en las mejoras de calidad de los servicios públicos, que sean sostenibles en el tiempo, proporcionando un marco coherente para la efectividad de los resultados, en la cual la información del desempeño se utiliza para mejorar la torna de decisiones, e incluye herramientas prácticas para el seguimiento y monitoreo de la planificación estratégica, la gestión de riesgos, el monitoreo del progreso de los procesos y productos y la evaluación de los resultados.

Hoy en día las distintas entidades del sector público están emprendiendo esfuerzos muy importantes para implementar programas de Gestión por Resultados, y, lo que es más importante aún, muchas organizaciones del sector público están siguiendo un enfoque orientado a resultados en sus estrategias, en la gestión del sector público y en los programas y proyectos sectoriales; esto ha llevado a los gestores públicos a requerir literatura especializada sobre este tema, que necesita mayor concientización y comprensión de la Gestión por Resultados que agregue valor público y se exprese en los efectos que se logran, que se imponga la transparencia y rendición de cuentas sobre los resultados de las inversiones e intervenciones del Estado.

Sin embargo, no siempre se dispone de instrumentos de Gestión por Resultados emitidos por los organismos competentes (MEF, PCM y otros), que sean sencillos, fácilmente aplicables y que ayuden a los gestores públicos responsables de las distintas áreas o encargadas de ejecutar funciones, actividades, programas y proyectos orientados a resultados, que deban articular esfuerzos de diferentes unidades orgánicas y establecer claros compromisos de Gestión por Resultados, medir y evaluar constructivamente los logros.

Por lo tanto, es preciso consensuar líneas estratégicas, valores acerca de ellas y metas operativas concretas, precisando también los términos en que se considerarán cumplidos los compromisos y aplicarlos.

Normatividad en el nuevo código procesal penal, que regula la fijación de indicios y evidencias, por el perito de criminalística:

Artículo 186.- Acta

«De la diligencia de inspección y registro, se levantará un acta que describirá, detalladamente, el estado de las cosas y las personas y, cuando sea posible, se recogerán o se conservarán los elementos probatorios útiles. Si el hecho no dejó rastros, ni produjo efectos materiales o si estos desaparecieron o fueron alterados, el encargado de la diligencia describirá el estado existente y, en lo posible, verificará el anterior. En caso de desaparición o alteración, averiguará y hará constar el modo, el tiempo y la causa que la provocó.»

La prueba documental (acta) es muy importante para determinar la técnica que se utilizó en la etapa de recolección, fijación y embalaje e identificarse si hubo o no algún vicio o irregularidad, de manera que se tenga la posibilidad  de cuestionar la Cadena de Custodia de la Prueba. Además dicha Acta acreditará la identidad, cantidad y calidad del indicio material recolectado en el sitio del suceso y que es el mismo que se incorporó como prueba ante las autoridades judiciales.

Recolección de los indicios

Para Arburola, A. (1992:45) esta técnica tiene aplicación práctica después que el sitio del suceso ha sido estudiado y fijado. Posteriormente de realizar un examen meticuloso y una selección previa de todos los indicios, se procede al levantamiento utilizando las técnicas que correspondan, se embalan y se etiquetan enviándose al Laboratorio de criminalística.

Según Badilla, J. (1999:41) los métodos de recolección de indicios están dados según las características de cada uno, pero hay aspectos generales que comparten todos los indicios.Los instrumentos para cada uno de los indicios son determinados por el respectivo laboratorio que siguiendo las recomendaciones criminalísticas tradicionales y su propia experiencia, definen éstos, así como el procedimiento por seguir.

Por otro lado Campos, F. (2002:37)  indica que debe tenerse en cuenta que para cada evidencia hay una técnica científica específica, que evita la destrucción o alteración del indicio y que por ende resguarda la confianza en la información que del mismo desea extraerse. Dominar los diversos tipos de técnicas y saber en qué momento deben aplicarse 

Es fundamental frente a  cualquier investigación policial, ya que se pretende reconstruir un hecho sucedido con anterioridad, con el fin de determinar una eventual responsabilidad de carácter penal. Es importante mencionar que la construcción de la cadena de custodia no se limita a los indicios probatorios recopilados en el propio escenario del delito comprendido éste en estricto sentido, sino que la recolección también debe ser controlada en relación con aquellos que sean decomisados al propio imputado, cuando los porte consigo, o igualmente, cuando se trata de muestras o fluidos tomados directamente del cuerpo del mismo imputado (siempre y cuando se respete su pudor), tales como elementos pilosos, sangre y semen.

Por otra parte, los elementos indiciarios ya recolectados, deben ser clasificados e individualizados cuidadosamente, así como inventariados científicamente, ya que de esta manera hay un control inventariados científicamente, ya que de esta manera hay un control sobre cada uno de ellos por separado y se evita que se confundan entre sí, adquiriendo con este procedimiento mayor credibilidad y confianza cuando sean valorados en relación con el hecho que se pretende probar.

En relación con la anterior posición del citado autor, es importante señalar que la recolección de prueba en el imputado es un acto coactivo porque es objeto de prueba y además se disponen de dos medios de prueba para la recolección como lo son la inspección corporal y la requisa.

Embalaje de la evidencia.

Para Badilla, J. (1999:41) el embalaje procura garantizar o asegurar que el indicio no sea objeto de sustituciones (intencionadas o accidentales). Por esa razón, además de un empaque que garantice la integridad del indicio, se agregan el sellado y el etiquetado. El sellado garantiza, o por lo menos aumenta la probabilidad, de detectar el acceso al indicio, de personas ajenas a su manejo. Se requiere que éste deje marcas cuando es removido, es decir, que no sea fácil de quitar y colocar de nuevo sin que se refleje esta acción. Para esos efectos también es conveniente anotar sobre él y parte del contenedor, las iniciales o nombre del recolector, fecha u otros datos. En la práctica, cada vez que un indicio debe ser examinado, los sellos son rotos y se hace constancia de esto en un documento. Podría ser quizás más efectivo, nunca romper los sellos, sino proceder a la apertura del contenedor por otro sitio y una vez finalizado el estudio, introducirlo por allí y colocar un nuevo sello en ese sector con los datos de quien realizó su manejo. El etiquetado pretende garantizar la identificación del indicio, de manera que se tenga certeza de que no corresponde a otro. Hay diversos tipos de etiquetas, pero, en general, se puede decir que algunas destacan su naturaleza de indicio, «Cuidado evidencia policial» «Peligro arma de fuego cargada», etc. y otras lo identifican cadena de custodia, «Evidencia Policial No.», etc.

Por otro lado Arburola, A. (1992:46) señala que el embalaje es aquella maniobra que se realiza para guardar, inmovilizar y lograr la protección del indicio.

De lo sostenido por los anteriores autores con respecto al embalaje de indicios y/o evidencias, se debe tener en cuenta que es un procedimiento muy delicado e importante porque de nada servirá que el perito haya podido identificar, ubicar, aislar y perennizar si no lo traslada técnicamente al laboratorio de  criminalística, si no lo hace de conformidad a la normatividad alterara la condición de los mismos los cuales una vez en el laboratorio no podrán ser aprovechados para el aporte de pruebas en un proceso investigatorio de un hecho penal, razón por la cual debe dársele la importancia debida a fin de garantizar un correcto aislamiento y traslado para su procesamiento.

Recolección de indicios y evidencias por el perito Criminalístico

a.  La recolección de indicios y evidencias es la etapa más importante que realizan los Peritos de Criminalística, porque de ello dependerá  el aporte o no, a una investigación, es por eso que se le considera como un proceso que utiliza métodos y técnicas.

b.  Este procedimiento se aplica  después  de haber sido ubicado la escena del hecho, sido estudiado y fijado. Posteriormente de realizar un examen meticuloso y una selección previa de todos los indicios, se procede al levantamiento utilizando las técnicas que correspondan, se embalan y se etiquetan enviándose al Laboratorio de Criminalística.

c.  Los métodos  y técnicas de recolección de indicios y evidencias están dados según las características de cada uno, pero hay aspectos generales que comparten todos los indicios.    

d.  Los instrumentos para cada uno de los indicios o evidencias son determinados por el respectivo laboratorio que siguiendo las recomendaciones criminalísticas tradicionales y su propia experiencia, definen éstos, así como el procedimiento por seguir.

e.  Se debe tener en cuenta que para cada indicio o evidencia hay una técnica científica específica, que evita la destrucción o alteración, conservando así la información que se desea extraer. Dominar los diversos tipos de técnicas y saber en qué momento deben aplicarse, es fundamental frente a  cualquier investigación policial, ya que se pretende reconstruir un hecho sucedido con anterioridad, con el fin de determinar una eventual responsabilidad de carácter penal.

f.  Es importante mencionar que la construcción de la Cadena de Custodia no se limita a los indicios y evidencias probatorios recopilados en el propio escenario del delito comprendido éste en estricto sentido, sino que la recolección también debe ser controlada en relación con aquellos que sean incautado al propio imputado, cuando los porte consigo, o igualmente, cuando se trata de muestras o fluidos tomados directamente del cuerpo del mismo imputado (siempre y cuando se respete su pudor), tales como elementos pilosos, sangre y semen.

g.  Por otra parte, los elementos indiciarios ya recolectados, deben ser clasificados e individualizados cuidadosamente, así como inventariados científicamente, ya que de esta manera hay un control sobre cada uno de ellos por separado y se evita que se confundan entre sí, adquiriendo con este procedimiento mayor credibilidad y confianza cuando sean valorados en relación con el hecho que se pretende probar.

h.  En relación con la anterior posición del citado autor, es importante señalar que la recolección de prueba en el imputado es un acto coactivo porque es objeto de prueba y además se disponen de dos medios de prueba para la recolección como lo son la inspección corporal y la requisa.