Tipos de Aprendizaje

Tipos de Aprendizaje

Spread the love

Aprendizaje  de contenidos conceptuales

Definición de concepto

Ellis, J. (2005:301), “el concepto  es una clase de objetos o de hechos que comparten una o más similitudes”. Algunos conceptos se definen por características fácilmente observables y son bastante fáciles de aprender. Por ejemplo, la palabra leche se refiere a un líquido blanco con un sabor determinado. Otros conceptos se definen mediante atributos menos destacados, de forma que se aprenden más lentamente y es más fácil que se confundan. Por ejemplo, las estaciones del año se definen por los solsticios y equinoccios, de lo que no somos  conscientes la mayoría de las personas.

Tipos

El aprendizaje  de contenidos conceptuales

  • Los conceptos son más fáciles de aprender cuando las características definitorias destacan y las características irrelevantes no. Cuanto más sobresalientes son los casos positivos, más fácil es dominar el concepto. Al mismo tiempo, las características irrelevantes que aparecen de forma consistente en casos positivos dificultan el curso del aprendizaje del concepto, sobre todo cuando son muy notorias.
  • La multitud y variedad de casos positivos ayuda a ilustrar un concepto. Al encontrarse muchos casos de conceptos, el individuo se puede formar un prototipo de él. En algunas situaciones de hecho, dar “un buen ejemplo es más fácil que dar una definición. Por ello, se deben presentar a la vez las definiciones y los ejemplos, y de hecho esta combinación  de métodos permite un aprendizaje de  conceptos más eficaz que cualquiera de estos métodos individualmente. Los conceptos se aprenden con muchos ejemplos que solo con uno o dos. Los primeros ejemplos deben ser simples y directos, con tan pocas características irrelevantes como sea posible. Los siguientes deben ser más difíciles e incorporar más características irrelevantes. Por último, los ejemplos deben ilustrar el rango completo del concepto.
  • Las tareas de evaluación en el aula pueden favorecer, así como guiar el aprendizaje de conceptos. ¿Entienden realmente los estudiantes el concepto que se les ha enseñado o solo han memorizado una definición sin ningún sentido para ellos? Para comprobarlo,  los profesores pueden pedir  a los estudiantes que generen sus propios ejemplos y aplicaciones de un concepto; al  hacerlo, animan a los estudiantes a comprobar y refinar su conocimiento.
  • La reconstrucción de los conocimientos previos para construir estructuras conceptuales nuevas, generando con ello crecimiento individual y la formación de individuos con mayor capacidad en la solución de problemas. Se refiere tanto al aprendizaje de contenidos factuales (básicamente datos), como a los contenidos propiamente conceptuales (ideas, conceptos) que los estudiantes deben alcanzar en una etapa determinada de su formación.

El aprendizaje de contenidos factuales

Es el proceso por el cual se aprenden hechos, acontecimientos, situaciones, datos y fenómenos concretos. Nos referimos a información del tipo: la edad de alguien, una fecha, un nombre, la altura de una montaña, códigos, axiomas, etc. Información que debemos saber porque asociada a otro tipo de contenidos, más complejos, permitirán comprender los problemas de la vida cotidiana y profesional.

El aprendizaje de hechos: En primer lugar es necesario discriminar la naturaleza de los hechos, hay hechos que no reconocen interpretación, se sabe o no un nombre, un símbolo o una valencia determinada. En estos casos, su aprendizaje se verifica con la reproducción literal del mismo. De otra parte, están otros hechos que permiten una reproducción diversa, como un relato sobre el argumento de una obra de teatro, o la descripción de un suceso, y en los que el aprendizaje supone la incorporación de todos los componentes del hecho, e implican un recuerdo con la mayor fidelidad (y no textualidad) posible. Aprender hechos supone en síntesis, repetición, memorización, las que a su vez requieren de estrategias que permitan una asociación significativa entre ellos y otros conceptos o situaciones. Para ello, se usan listas o agrupaciones significativas, cuadros o representaciones gráficas, visuales o asociaciones con otros conceptos fuertemente asimilados.

Relación  entre conceptos y principios

Los conceptos aluden a un conjunto de hechos, objetos o símbolos que tienen características comunes (mamífero, ciudad, potencia, concierto); y los principios, a los cambios en los hechos, objetos o situaciones en relación con otros (leyes de termodinámica, principio de Arquímedes, el tercio excluido, etc.).  En ambos casos su aprendizaje requiere comprender de qué se trata, qué significa. Por tanto, no basta su aprendizaje literal, es necesario que el estudiante o aprendiz sepa utilizarlo para interpretar, comprender o exponer un fenómeno. Por ello, aprender conceptos y principios es toda una reforma de las estructuras mentales. Implica una construcción personal, una reestructuración de conocimientos previos, con el fin de construir nuevas estructuras conceptuales que permitan integrar tanto estos conocimientos como los anteriores, a través de procesos de reflexión y toma de conciencia conceptual.

Para que el alumno aprenda este tipo de contenido, es necesario:
Relacionarlo con los conocimientos previos, con experiencias cercanas, «conocidas» por los sujetos.

  • Asegurar la relación entre los conceptos involucrados.
    • Realizar actividades que otorguen significatividad y funcionalidad a los nuevos conceptos y principios que presenten retos ajustados a las posibilidades reales.

Como ejemplos de contenidos conceptuales podemos mencionar lo siguiente:

  • Inferir significados por transparencia con su lengua materna.
  • Inferir por contexto el significado de las palabras.
  • Descubrir en el texto relaciones temporales.
  • Descubrir en el texto relaciones espaciales.
  • Identificar los cambios que se producen en el adjetivo y en el adverbio grados de significación.
  • Identificar los cambios y las relaciones que se producen en el verbo: Tiempos y Modos.
  • Distinguir conexiones de coordinación entre oraciones.
  • Diferenciar la idea principal de las secundarias.
  • Inferir la información no explícita.
  • Relacionar lo leído con la experiencia personal.
  • Aplicar los conocimientos adquiridos en esta materia a las necesidades comunicativas personales.

Sobre el autor

admin administrator