Las características del gerente público

Las características del gerente público

Spread the love

El gerente público debe responder a las transformaciones del Estado y la sociedad v. gr., en la actualidad, el Estado ya no tiene el carácter paternalista de épocas pasadas está alejado del manejo directo las empresas, pero se vislumbra como un Estado «inteligente», concentrado en funciones estratégicas de planeación y gestión del desarrollo socioeconómico, sin las cuales no habría la posibilidad de desarrollar esquemas de competitividad productiva, social y comercial, ni se solucionarían los problemas fundamentales del conjunto de la sociedad.

De igual manera, el ejercicio de la gerencia pública en un contexto de complejidad e incertidumbre, en el cual la globalidad envuelve y «condiciona» las decisiones de política económica y social que se pueden tomar, desde el alcalde de una gran ciudad hasta el de un municipio ubicado en el más apartado rincón del país, plantea toda una transformación en los paradigmas del oficio de gerenciar. De hecho, los gerentes públicos de la actualidad deben trabajar en un mundo en donde todo se interrelaciona con todo. Este esquema se denomina gerenciar en un mundo de entrometidos. El gerente público que no tenga en  cuenta este contexto puede tomar decisiones erróneas que, en un momento  determinado, pueden llegar a afectar negativamente la situación socioeconómica  de su entidad.

Es importante resaltar que el gerente es el encargado de propiciar e institucionalizar una determinada visión de la realidad en el interior de la estructura orgánica de la entidad. De esta perspectiva se nutren las diferentes dependencias y sobre ella proyectan sus acciones; si la visión de la realidad es equivocada, toda la estructura estará equivocada.

Por lo anterior, es necesario desarrollar procesos de formación de gerentes públicos, con el propósito de orientar su gestión sobre bases sólidas. Necesariamente, esta formación debe comprender estudios de realidad nacional, geopolítica, economía, planificación y formulación de proyectos para el desarrollo, sociología y gestión pública, gerencia y toma de decisiones, disciplinas que, seguramente, le ayudarán a comprender lo que está sucediendo en su entorno y tomar, de esta manera, las mejores decisiones en materia de planeación y gestión de desarrollo.

En este contexto, un buen gerente público debe tener las siguientes características:

  • Conocer, comprender e identificarse con la realidad local, regional y nacional.
  • Comprender e identificar con claridad los objetivos centrales de la entidad.
  • Generar procesos sólidos de compromiso institucional con la población y   comunidad en general.
  • Manejar detalladamente las variables e indicadores que pueden incidir, positiva o negativamente, en el cumplimiento de los objetivos de la entidad.
  • Tener capacidad de mejorar las estrategias de manejo gerencial, buscando  en todo momento su orientación hacia el cumplimiento de un determinado  proyecto de desarrollo de capacidades y sociedad.
  • Manejar un enfoque gerencial fundamentado en la planeación estratégica.
  • Tener una visión de mediano y largo plazo, que le permita proyectar su  gestión en función de las metas previstas en el plan estratégico de desarrollo local.

De la misma manera, el gerente público debe estar en capacidad de:

  • Transformarse en gestor de la política pública y actor de cambio e innovación institucional.
  • Convertirse en líder de procesos de modernización y renovación de la  administración institucional y del Estado, adecuados a las necesidades reales de la sociedad.
  • Gerenciar las entidades en épocas de crisis económicas y sociales, con responsabilidad y sentido de respeto por las funciones y competencias  que desempeñan otras instituciones del Estado.
  • Formar actitudes orientadas a fortalecer los procesos de integración regional y local que involucren la modernización de las dinámicas productivas, culturales, ambientales, sociales y políticas, teniendo en cuenta la cultura de los valores nacionales, regionales y locales vigentes.
  • La buena formación profesional del gerente público debe complementarse con  una serie de características individuales, tales como capacidad de liderazgo y organización empresarial, creatividad, manejo de técnicas modernas de planeación y de sistematización de información, capacidad de análisis y de trabajo en equipo, formación ética y gran responsabilidad social.
  • A nivel general, el perfil del nuevo gerente público debe corresponder al reto que enfrentan hoy en día las entidades, en procura de elevar el bienestar socioeconómico de todos los habitantes, generar procesos de inclusión social, fortalecer la capacidad empresarial y consolidar la democracia, todo esto en un contexto de complejidad e incertidumbre.

Sobre el autor

admin administrator