Aprendizaje de contenidos procedimentales

Aprendizaje de contenidos procedimentales

Spread the love

Adquisición del conocimiento procedimental

Ellis, J. (2005:260), algunos procedimientos que aprendemos a lo largo de nuestra vida,  tales como sembrar un árbol, destacar en el vóleibol, consisten fundamentalmente en conductas observables. Sin embargo, muchos  otros procedimientos,  por ejemplo escribir un ensayo, solucionar una ecuación, poseen también un importante componente mental. Probablemente la mayoría de los procedimientos que utilizamos exijan una combinación de conductas físicas y de actividades mentales. El conocimiento de procedimientos abarca desde acciones relativamente simples hasta acciones más complejas. Los procedimientos complejos generalmente no se aprenden de manera súbita. Por el contrario, se adquieren lentamente y, normalmente, requieren gran cantidad de práctica.

Anderson (1983; 1987),  citado por Ellis, J. (2005:262), menciona que “primero se adquiere el conocimiento declarativo; después, con la práctica, este evoluciona gradualmente a un conocimiento procedimental”.

Willingham y Goedert (1999), citados por Ellis, J. (2005:261), mencionan que las personas aprenden simultáneamente tanto la información como las conductas mientras están aprendiendo un procedimiento nuevo. Sin embargo, las personas aprenden la información con mucha rapidez, mientras que las conductas apropiadas se adquieren de una manera más paulatina e implícita.  Cuando las conductas todavía son imperfectas  y poco precisas, las personas recurren a su información para recordar lo que debe hacer. Este auto apoyo verbal cada vez va siendo menos necesario a medida que van dominando los aspectos conductuales del procedimiento. Por ejemplo, practicar verbalmente una secuencia de pasos para la habilidad motriz, mejora la habilidad para desarrollar esa tarea. Las ilustraciones o demostraciones reales de cómo hacer una cosa, que presumiblemente impulsan el establecimiento de imágenes mentales, también resultan de gran utilidad.  De hecho, imaginarse a uno mismo realizando una acción también puede facilitar  la adquisición de este procedimiento, si bien las conductas imaginadas evidentemente no resultan tan eficaces como la práctica real.

Anderson  y  Gagne  (1983; 1995),  citados   por  Ellis,  J.  (2005),

Mencionan que los procedimientos se pueden describir como una serie de reglas del tipo: “SI…, ENTONCES”. Por ejemplo, los procedimientos para montar en bicicleta incluirían reglas como:

  1. Si quiero ir a más velocidad, entonces pedaleo más rápido.
  2. Si quiero ir a menos velocidad, entonces pedaleo menos rápido.
  3. Si hay un objeto enfrente de mí, entonces tengo que doblar a la derecha o izquierda.
  4. Si quiero parar, entonces aprieto los frenos del manillar.

Como vemos, la primera parte del procedimiento “SI” especifica la condición para que se dé una conducta concreta y la segunda parte “entonces” especifica cuál será la conducta a realizar. Entonces los procedimientos, por tanto, hacen referencia a la forma en que los individuos responden a las diferentes condiciones ambientales. Como el conjunto de acciones y/o estrategias conscientes, que están planeadas para promover el proceso de enseñanza y aprendizaje, que faciliten a los participantes desarrollar secuencias de habilidades para aprender. Uno no aprende a usar un grupo de herramientas siguiendo simplemente una lista de reglas. Un uso apropiado y efectivo ocurre cuando se enfrenta al estudiante con el uso real de las herramientas en una situación real. En consecuencia, la medida última del aprendizaje se basa en qué efectiva es la estructura del conocimiento del estudiante para facilitarle el pensamiento y el desempeño en el sistema en el cual realmente se utilizan esas herramientas. Un contenido procedimental – que incluye entre otras cosas las reglas, las técnicas, los métodos, las destrezas o habilidades, las estrategias, los procedimientos- es un conjunto de acciones ordenadas y finalizadas, es decir dirigidas a la consecución de un objetivo. El aprendizaje procedimental se refiere a la adquisición y/o mejora de nuestras habilidades, a través de la ejercitación reflexiva en diversas técnicas, destrezas y/o estrategias para hacer cosas concretas. Se trata de determinadas formas de actuar cuya principal característica es que se realizan de forma ordenada: Implican secuencias de habilidades o destrezas más complejas y encadenadas que un simple hábito de conducta.

Condiciones para el Aprendizaje  Procedimental

La realización de las acciones que conforman los procedimientos es una condición fundamental para el aprendizaje: se aprende a hablar, hablando; a dibujar, dibujando; a observar, observando.

La ejercitación múltiple es necesaria para el aprendizaje de una técnica; no basta con realizar alguna vez las acciones del contenido procedimental, hay que realizar tantas veces como sean necesarios las diferentes acciones o pasos de dichos contenidos de aprendizaje. La reflexión sobre la misma actividad es un elemento imprescindible que permite tomar conciencia de la actuación. No basta con repetir el ejercicio; habrá que ser capaz de reflexionar sobre la manera de realizarlo y sobre las condiciones ideales de su uso. Esto implica realizar ejercitaciones, pero con el mejor soporte reflexivo que nos permita analizar nuestros actos, y por consiguiente, mejorarlos. Para ello hace falta tener un conocimiento significativo de contenidos conceptuales asociados al contenido procedimental que se ejercita o se aplica. Así, por ejemplo, yo puedo revisar una composición a partir de un conjunto de reglas morfosintácticas que me permitirán establecer errores y hacer modificaciones posteriores. La aplicación en contextos diferenciados se basa en el hecho de que aquello que hemos aprendido será más útil en la medida en que podamos utilizarlo en situaciones siempre imprevisibles. Las ejercitaciones han de realizarse en contextos diferentes para que los aprendizajes puedan ser utilizados en cualquier ocasión.

La secuencia de los contenidos procedimentales: aprendizaje de técnicas- aprendizaje de estrategias.

Para organizar una adecuada secuencia de contenidos procedimentales conviene asegurar primero el dominio de aquellos procedimientos considerados como básicos. Es decir, que respondan a necesidades urgentes a satisfacer, como por ejemplo la manipulación correcta de los objetos utilizados en el laboratorio. Asegurar también el aprendizaje de aquellos procedimientos que resulten más potentes que otros de cara a la solución de tareas, o como requisito para otros aprendizajes. Por ejemplo la descripción es previa a la interpretación y a la explicación. Atender primero aquellos procedimientos que son más simples, basándose en el grado de conocimiento y práctica de los alumnos, teniendo en cuenta que pueden lograrse niveles distintos de complejidad en el aprendizaje de contenidos procedimentales y, en este sentido, el profesor deberá ser consciente del nivel de profundidad al que quiere llegar con sus alumnos. Si lo que se busca es que el alumno domine una técnica, bastará con repetirla varias veces hasta que su empleo se vuelva casi inconsciente. De otro lado, si lo que se pretende es que el alumno aprenda una estrategia y no sólo domine una técnica, además de la repetición de las acciones a realizar, resultará fundamental acompañar esta repetición con una constante reflexión y evaluación de las acciones con el fin de mejorar su empleo y, posteriormente, transferirlo a situaciones más complejas. En este sentido, podríamos establecer distintos niveles en el aprendizaje de procedimientos según se trate del aprendizaje de técnicas o estrategias: se aplican a situaciones iguales, se aplican a situaciones diferentes, se hace un uso estratégico de ellos, se recrean procedimientos alternativos, y además se justifica su pertinencia.

Atender a la globalidad de la tarea educativa. Por ejemplo priorizar aquellos procedimientos relacionados con la satisfacción de la vida profesional y social. Como ejemplos de contenidos procedimentales podemos mencionar lo siguiente:

  • Usar el diccionario como medio de información para la búsqueda de términos nuevos.
  • Formular y contestar preguntas de creciente complejidad.
  • Extraer información global del texto.
  • Transcribir la idea principal de un texto.
  • Representar e improvisar diálogos para utilizar vocabulario y
  •             estructuras dadas en situaciones específicas.
  • Resolver ejercicios de sustitución y de opción múltiple.
  • Interpretar y reproducir diálogos desde material grabado.

Sobre el autor

admin administrator