Exposición de un sistema de racionalidad

Exposición de un sistema de racionalidad

Spread the love

Slee (2012) menciona que las deficiencias de la planificación de la educación inclusiva pueden atribuirse a dos defectos principales. El primero es que se ha caracterizado por su presunta falta de claridad conceptual. El segundo, y este se deriva de la falta de condiciones y la ausencia de claridad conceptual, es la oportunidad que con ello se ha dado de desplegar la educación inclusiva con fines diversos y a veces contradictorios.

Lucha en todos los frentes

Asimismo, Sen (2009) menciona que muchos estudiosos y activistas, dedicados a la educación inclusiva en cuanto lucha política contra las desiguales relaciones de poder que oprimen a las per­sonas marginadas, presentan la visión común de que la educación inclusiva no solo se refiere a la educación de los niños y adultos discapacitados, aunque su voz parta del deseo de hacer una crítica de los conocimientos y prácticas de la educación especial

Se puede recalcar que la educación inclusiva nunca debería ser la referencia por defecto de las necesidades educativas especiales. En el momento en que permitamos que la educación inclusive sea la educación especial para los nuevos tiempos, nos someteremos a la indiferencia colectiva. Este es el punto en el que se difumina la atención centrada en la escuela, el currículo y la práctica de la enseñanza y el aprendizaje en el aula y es sustituida por las antiguas y poderosas ideas relativas a los niños y niñas con discapacidad.

Crawford (2004) menciona que, al mismo tiempo, se anima al maes­tro de clase a que piense en la educación inclusive como en una parte añadida a su práctica de clase cuya realización óptima será a través de la participación de especialistas y asesores del maestro. En una época en la que unas concepciones miopes de los estándares han puesto en aprietos la imaginación educativa, estos niños y niñas añadidos amenazan el cumplimiento de los objetivos escolares de rendimiento y se convierten en las bajas evidentes bajo el fuego amigo de la rendición de cuentas. Su cuidado y apoyo educativo se convierten en un medio para que las escuelas los eliminen de los números que importan.

Slee (2012) menciona que la educación inclusiva es una lucha general contra el fracaso y la exclusión. Al comprometernos en esta lucha, encontramos rápidamente datos ponen de manifiesto una lista cada vez mayor de estudiantes vulnerables traductor una ayuda educativa adicional. Los estudiantes aborígenes, los de minorías inmigrantes, los estudiantes cuya lengua materna no es la del currículo, los niños nómadas y los refugiados, los niños y niñas homosexuales y transexuales, los niños de barrios y familias pobres, los niños cuya escolaridad se ha visto perturbada por enfermedades crónicas o de larga duración, los viven geográficamente aislados, los niños discapacitados hijo todos ellos vulnerables. Añadamos a esto el absentismo, tanto el consta oficialmente como las escapadas de las que no quede constancia, aumenta cuando se prevé asistan a la escuela más estudiantes nunca y la cuestión de la vulnerabilidad de los estudiantes se amplifica.

Slee (2012) también dice, como nos recuerda FOUCAULT, el poder no es lineal, sino que se asimila más a la estructura compleja y los flujos de los capilares que transportan la sangre por el cuerpo. Ahora se ha popularizado la analogía botánica, sugerida por DELEUZE y GUATIARI, del rizoma que «se mueve y crece (bajo tierra) de forma desordenada e imprevisible».

Los estudiantes afirman su agencia forjando identidades que son más aceptables que las que asume la escuela para mantener el control’. No sorprende en absoluto que los alumnos negocien después sus propias identidades en sus redes para forjarse el respeto por otras vías. Esto nos lleva a la incidencia omnipresente del abandono del trabajo escolar del estudiante como forma de evitar una identidad académica vacía o una de necesidades educativas especiales.

Por otro lado, la política de la educación inclusiva es un gran movimiento de reforma, teniendo en cuenta los negocios para determinados grupos e individuos, facilitando un andamiaje para su educación mientras establece la creencia de que la inclusión es asunto de todos. La educación inclusiva es clave para la reforma educativa a todos los niveles. Hacen falta una nueva imaginación social y un vocabulario congruente que nos libren de la fortificación de tradiciones y prácticas escolares anticuadas.

Sobre el autor

admin administrator