El lenguaje y la inclusión tras la Declaración de Salamanca y Marco de Acción para la Necesidades Educativas Especiales

El lenguaje y la inclusión tras la Declaración de Salamanca y Marco de Acción para la Necesidades Educativas Especiales

Spread the love

Slee (2012) reseña que, en 1990, se reunieron representantes de 155 países y 150 organizaciones en un congreso mundial titulado: Educación para todos (EPT), en Jomtien (Tailandia), bajo los auspicios de la organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el Fon-do de las Naciones Unidas para la Infancia3 * el de (UNICEF) y Banco Mundial. Los Pocho del congreso educación para todos de Jomtien se comprometieron a aprovechar los recursos internacionales para universalizar la educación básica (primaria) y reducir el analfabetismo en el año 2000. Se establecieron seis objetivos educativos:

  • Expandir y mejorar la atención y la educación globales en la primera infancia, sobre todo para los niños más vulnerables y desaventajados.
  • Garantizar que, en 2015, todos los menores, particularmente las niñas, los niños y las niñas en circunstancias difíciles, y los pertenecientes a minorías étnicas, tuvieran acceso a una educación primaria, completa, libre y entes de buena calidad.
  • Garantizar la satisfacción de las necesidades de aprendizaje de todas las personas jóvenes y adultas mediante el acceso equitativo a los programas de aprendizaje y de destrezas de vida adecuados.
  •  Lograr una mejora del 50% del alfabetismo adulto en 2015, sobre todo de las mujeres, y el acceso equitativo a la educación básica y continua de todas las personas adultas.
  • Eliminar las colaboraciones de géneros en educación primaria y en la secundaria en 2005 y alcanzar la igualdad de géneros en la educación en 2015, con especial atención a garantizar a las niñas su acceso completo y en condiciones de igualdad y su rendimiento escolar en una educación básica de buena calidad.
  • Mejorar todos los aspectos de la calidad de la educación y garantizar la excelencia de todos y todas, de manera todos y todas alcancen unos resultados de aprendizaje ya y mensurables, especialmente en lectoescritura, aritmética y las destrezas de vida esenciales.

Por otro lado el Congreso Mundial Sobre Necesidades Educativas especiales: Acceso y Calidad, celebrado en Salamanca, culmino en la redacción y publicación del ahora famoso documento: Declaración de Salamanca y Marco de Acción para la las Necesidades Educativas Especiales, UNESCO (1994). Creemos y proclamamos que:

  • Todos los niños de ambos sexos tienen un derecho fundamental a la educación y debe dárseles la oportunidad de alcanzar y mantener un nivel aceptable de conocimientos;
  • Cada niño tiene características, intereses, capacidades y necesidades de aprendizaje le son propios, los sistemas educativos deben ser diseñados y los programas aplicados de modo que tengan en cuenta toda la gama de esas diferentes características y necesidades;
  • Las personas con necesidades educativas especiales deben tener acceso a las escuelas ordinarias, que deberán integrarlos en una pedagógica centrada en el niño, capaz de satisfacer esas necesidades;
  • Las escuelas ordinarias con esta orientación integradora representan el medio más eficaz para combatir las actitudes discriminatorias, crear comunidades de acogida, construir una sociedad integradora y lograr la educación para todos; además, proporcionan una educación efectiva a la mayoría de los niños y mejoran la eficiencia y, en definitiva, la relación costo-eficacia de todo el sistema educativo.

Es importante mencionar que esta declaración se ha convertido en referente lingüístico y político que aprovechan tanto quienes defienden lo que engañosamente llaman «plena inclusión» como quienes formulan condiciones relativas a la ubicación y a la duración de la inserción.

Asimismo, la «plena inclusión» es, sin embargo, una propuesta engañosa. Los modelos en cascada que se idean y justifican en el marco de la racionalidad de la educación especial tradicional refuerzan la permanencia condicional del niño con discapacidad cuando se le garantiza la dispensa de estar presentes para actividades y clases seleccionadas. 0 se incluye a la persona o no se la incluye. Este contorsionismo léxico proviene del mismo ámbito nos ofrece la «inserción inversa» como propuesta educativa progresista. La inserción invertida se refiere a la práctica de colocar a los llamados niños y niñas normales en una clase especial con alumnos y alumnas con discapacidad.

Slee (2012) menciona que la Declaración de Salamanca, y la actividad posterior bajo la bandera de la “educación para todos”, facilito una plataforma cuya existencia se echaba de menos desde hacía mucho tiempo, para que educadores, funcionarios civiles, activistas e investigadores de muchas tendencias adoptaran una aceptación general del discurso de la educación inclusiva. Nos alegramos y luchamos con las consecuencias de ello.

Sobre el autor

admin administrator