Clasificación del clima social familiar

Clasificación del clima social familiar

Spread the love

    Según OLIVA Y VILLA (2014) para lograr un buen ambiente en familia se exige tanto de los padres como de los hijos una apertura, y un propósito de entendimiento. Es obligación de los padres que se interesen y velen por el bienestar en todos los órdenes de la vida de sus hijos, reconocer sus valores, sus habilidades, crear en ellos confianza y valor moral. Los factores ambientales más poderosos para la salud mental del niño están ligado a las relaciones interpersonales.

    GUERRA (1993), y clasifica al clima familiar en:

a) Un clima familiar positivo, este hace referencia a un ambiente fundamentado en la cohesión afectiva entre padres e hijos, el apoyo, la confianza e intimidad y la comunicación familiar abierta y empática; se ha constatado que estas dimensiones potencian el ajuste conductual y psicológico de los hijos. Un clima familiar negativo, por el contrario, carente de los elementos mencionados, se ha asociado con el desarrollo de problemas de comportamiento en niños y adolescentes.

    Los factores que se relacionan con un clima social positivo son: un ambiente físico apropiado, actividades variadas y entretenidas, comunicación respetuosa entre profesores y alumnos, y entre compañeros,   capacidad de escucharse unos a otros, capacidad de valorarse mutuamente

 b) El clima familiar negativo caracterizado por los problemas de comunicación entre padres e hijos, así como la carencia de afecto y apoyo, dificulta el desarrollo de determinadas habilidades sociales en los hijos que resultan fundamentales para la interacción social, tales como la capacidad de identificar soluciones no violentas a problemas interpersonales. Contaminan el ambiente contagiándolo con características negativas que parecieran  hacer aflorar  las partes más negativas de las personas.

     Al respecto, Moreno, D.,  Estévez, E.,  Murgui, S., y  Musitu, G. (2009),sostienen que, un buen clima familiar fomenta la afectividad entre padres e hijos, el apoyo, la confianza e intimidad y la comunicación familiar abierta y empática. Por el contrario, un clima familiar conflictivo, caracterizado por problemas de comunicación entre padres e hijos, así como por la carencia de afecto y apoyo, se ha asociado con el desarrollo de problemas de comportamiento en adolescentes, dificultando el desarrollo de habilidades sociales, tales como la capacidad de identificar y poner en práctica soluciones no violentas a distintos problemas y la capacidad empática o comprensión del estado emocional de otra persona. 

Sobre el autor

admin administrator