Análisis estratégico de costos

Análisis estratégico de costos

Spread the love

Debido a los grandes cambios en el mundo de los negocios, entre los que encontramos: el desarrollo de la Tecnología de Información, una competencia más agresiva en todos los niveles y un enfoque de mercado, la profesión contable, ha tenido que reaccionar de igual manera, cambiando y adaptándose al entorno.

Por lo que surge en la actualidad, el enfoque de la Contabilidad Estratégica, que no es más que la búsqueda de un sistema de información integral. Por consiguiente podemos definir a la Contabilidad Estratégica como el sistema de información que incluye información financiera y no financiera para la toma de decisiones que soporta, mantiene e incrementa la posición competitiva de una organización.

El análisis de la creación de valor para el accionista, es un instrumento de la contabilidad estratégica, en las empresas. Para ello, se evalúan tanto los parámetros específicos que determinan la competitividad de estas empresas, como los elementos básicos para configurar un desarrollo de carácter estratégico para los sistemas informativos contables.

La contabilidad estratégica reemplaza a la contabilidad administrativa como esquema para la toma de decisiones al demostrar que la contabilidad administrativa carece de importancia en el campo de la estrategia de la empresa. Uno de los elementos de la contabilidad estratégica implica la disposición de la información para la formulación de la estrategia de una organización y puesta en práctica el manejo de la estrategia. Para ver el comportamiento que es constante con la estrategia de una organización, la atención ahora se está dando en desarrollar un marco integrado de las medidas de desempeño que se pueda utilizar para clarificar, comunicar y manejar la estrategia.

La mayoría de los procesos empresariales actuales se basan en reglas implícitas que tienen su origen en la revolución industrial. Estas pautas eran idóneas cuando la comunicación era lenta, la información difícil de procesar, y los empleados creían que sólo los directivos podían tomar decisiones.

Pero, hoy día, todos estos parámetros han evolucionado: la comunicación puede ser instantánea, la información es fácilmente procesable y los empleados deben estar formados para poder emitir juicios de valor sobre la empresa y sus procesos.

Así nace el concepto de contabilidad estratégica, una herramienta que en la última década se ha revelado como la más eficaz a la hora de sortear la competitividad y afrontar la globalización. En el entorno en el que se desenvuelven las empresas, “la contabilidad estratégica es la única capacitada para diseñar de una manera rigurosa los distintos escenarios posibles y acometer las estrategias más rentables, adoptando las decisiones pertinentes con el mínimo riesgo”.

La contabilidad estratégica elude voluntariamente el intervencionismo jurídico mercantil y la rigidez de los principios de contabilidad financiera generalmente aceptados dando rienda suelta a la creatividad estratégica. Porque el paso de una sociedad industrial a otra denominada de la gestión del conocimiento, en la que la gestión de intangibles es el origen de las ventajas competitivas (relaciones con los clientes, motivación de los empleados y gestión del conocimiento en general), requiere de actuaciones más ingeniosas que superen los simples estados financieros básicos. O lo que es lo mismo, las diferentes cadenas de valor potenciales combinan la excelencia operacional, la integración del cliente, proveedores y empleados, y el liderazgo en el producto.

Hoy día la mayor parte de las empresas de cierto tamaño no van a poder llegar a ser realmente competitivas si no cuentan con una adecuada contabilidad de gestión. Las empresas necesitan de un sistema informativo rápido y eficaz como el que ésta puede ofrecerles, para así poder ir mejorando sus procesos y actividades, de tal forma que se puedan ir racionalizando de forma cierta y continua los costos.

La única manera de saber dónde está nuestra empresa en cada momento y de no actuar arbitrariamente movidos por el olfato sino con cierto rigor científico y, por lo tanto, que podamos equivocarnos pero que la equivocación sea la excepcionalidad es llevar una minería de datos sistematizada, que es en lo que consiste la contabilidad estratégica. La minería de datos, de acuerdo con unas herramientas y con un proceso riguroso de la materia a analizar, se convierte en información.

Con ella disminuye el nivel de riesgo, que es inherente a nuestro actuar en todo momento. Estamos acostumbrados a emplear una contabilidad basada en el registro de cuentas, estableciendo una suerte de balance del patrimonio, los bienes y las deudas de la empresa, el activo, el pasivo y los ingresos y gastos del estado de ganancias y pérdidas. Pero eso no es suficiente. Eso es una cara externa de la empresa que puede ser triste o alegre pero redunda obvia. Hay que analizar el motivo por el que se tienen ganancias o pérdidas. Y a raíz de los resultados se observan las desviaciones y se cambia de escenario hasta dar con el óptimo.

Peter Drucker, señala «la verdadera revolución de la información que se impondrá será liderada por quienes practiquen una contabilidad diferente. Ella va a incorporar el real valor de las empresas, que vendrá de afuera, no de dentro, como es hoy». Cuando tengamos información real, tendremos una contabilidad estrategia.

Sobre el autor

admin administrator