Liderazgo

Spread the love

Sabido es que la visión que tienen en general los trabajadores de sus jefes es que ordenan, mandan, deciden, dicen lo que se debe hacer, imponen criterios, distribuyen el trabajo, controlan y supervisan las tareas.

Al respecto, Senlle, A.(2002), manifiesta que “la preocupación de los directivos y mandos debería estar centrada en crear una imagen tal, que sus subordinados lo catalogaran como un colaborador más, orientador, escucha de su gente, generador de confianza; aceptado naturalmente por el grupo, buen comunicador, persona que apoya y ayuda, que transmite seguridad.”(p. 99).

En este  sentido, el líder debe ser el respaldo del equipo, el que potencia a las personas para que  desarrollen sus inquietudes, iniciativas y creatividad. Fomenta la responsabilidad, el espíritu de equipo, el desarrollo personal y, especialmente, es el artífice de la creación de un espíritu de pertenencia de su trabajo y su empresa.

Münch, L.(2013), define  al líder  como aquella  persona que se distingue de un jefe, porque el personal bajo su cargo reconoce en él no sólo la autoridad que emana de su puesto, sino la que deriva de sus conocimientos, experiencias, habilidades y competencias, de tal forma que inspira confianza, respeto y lealtad suficientes para conducir y guiar a los subordinados hacia el logro de los objetivos de la organización. (p.146).

Baztar, S.(2006), en su artículo “Reflexiones iniciales para la construcción de un modelo mexicano de liderazgo organizacional”, se planteó la necesidad de encontrar las razones y situaciones para el estudio de las variables culturales nacionales y la efectividad de las prácticas del liderazgo en las organizaciones, o tal vez se debería decir, en los grupos dentro de las organizaciones.

Al respecto manifiesta que las definiciones de liderazgo se han movido de las centradas en el líder hacia una concepción de proceso, la cual ve al liderazgo como “un proceso relacional entre personas reunidas que intentan alcanzar un cambio, o bien construir una diferencia de bien común….El liderazgo representa una dimensión particularmente atractiva para la escenificación de los efectos de las variables culturales.

Los simbolismos que detrás de las conductas de las personas se pueden identificar, con la intención de aproximarnos a una explicación de la forma en que intervienen, ubican a la cultura y sus elementos como puente de comprensión necesario y altamente relevante en el devenir de la vida cotidiana de la organización.

Los estudios dejan entrever que las intervenciones en la cultura organizacional permiten lograr competitividad. Pero, desde la definición del término cultura, hasta la determinación acerca de los estudios que son necesarios realizar, pasando por las metodologías para evaluarla, existe un grado considerable de desacuerdos”(p.210).

Sobre el autor

admin administrator