Las técnicas sociometricas

Las técnicas sociometricas

Spread the love

La Sociometría; técnica creada por Jacob Moreno- permite descubrir las interacciones y los tipos de asociación que existen en los grupos; pone en evidencia la posición de cada miembro, las preferencias y rechazos, la existencia de subgrupos, etc. Vale decir, ofrece un conocimiento concreto, experimental y eminentemen­te cuantitativo de la estructura espontánea, informal, de los grupos.

La sociometría utiliza diversos procedimientos para la explo­ración de las interacciones subyacentes. Entre dichos procedimien­tos el más conocido y utilizado, quizá por su sencillez y eficiencia, es el test sociométrico o sociograma.

El sociograma

El test sociométrico o simplemente sociograma (no es un test en sentido estricto), es un instrumento que explora uno de los aspectos del amplio campo de la sociometría: el grado de cohe­sión y la forma de estructura espontánea de un grupo, a través de las atracciones o rechazos manifestados por sus miembros. De tal modo pone en evidencia la posición de cada uno de los miem­bros del grupo en relación con los demás. El sociograma ha sido definido como “un medio para determinar el grado en que los individuos son aceptados en un grupo, para descubrir las rela­ciones que existen entre estos individuos y para poner al des­cubierto la estructura del grupo mismo”.

El procedimiento del sociograma comprende los siguientes pasos:

  • Formulación de una pregunta a todos los miembros para que manifiesten sus preferencias o rechazos.
  • Elaboración o tabulación de las respuestas.
  • Confección del sociograma (diagrama).
  • Análisis e interpretación del sociograma.

Guía para el análisis del sociograma

  1. Qué es lo que aparece, que Ud. había esperado que apareciera?
  2. ¿Qué es lo que aparece, que Ud. no había esperado que apareciera?
  3. ¿Qué parece explicar, para ciertos alumnos, el que sean la ma­yor parte de las veces elegidos y muy pocas o ninguna recha­zados?
  4. ¿Qué parece explicar el que algunos alumnos no sean elegi­dos o sean muchas veces rechazados?
  5. ¿Qué parecen explicar las relaciones mutuas?
  6. ¿Qué parecen explicar los rechazos mutuos?
  7. ¿Puede Ud. pensar en alguna disposición de la clase que dé la clave de las elecciones y rechazos?
  8. Leyendo la estructura como un todo, ¿cree Ud. que algunas disposiciones, tales como rutinas de clase, arreglos en el come­dor, modelos de juego, pudieran ser un factor en la disposi­ción general del sociograma?
  9. ¿Qué divisiones aparecen en este sociograma, si es que apa­rece alguna?
  10. ¿Se pueden ver algunos puntos, en la estructura del grupo considerado como un todo, que necesiten estar más relacionados con el resto del grupo de clase para conseguir una moral me­jor, tales como un clan, varios niños que se eligen mutua­mente, habiendo otros que tratan de entrar en él sin obtener respuesta?.
  11. A la luz del análisis de su estructura de interrelación, ¿qué comprensiones y habilidades estima Ud. que ya se han desarro­llado bien? ¿Cuáles considera Ud. que necesitan un desarrollo ulterior?
  12. ¿Qué tienen en común, la mayoría de los niños más elegidos?
  13. ¿Qué tienen en común los niños rechazados y no elegidos?
  14. ¿Hay signos visibles de segmentación en su comunidad, mode­los de asociación que separan de acuerdo con el origen, cos­tumbres, lugar de residencia, o cualquier otro factor?

Utilidad y limites del sociograma

El sociograma permite conocer con facilidad ciertos datos so­bre la estructura informal de un grupo, indica el grado y la na­turaleza de la adaptación de los miembros. De su análisis e inter­pretación el profesor puede extraer conclusiones para el mejora­miento de las relaciones entre los miembros, y tomar medidas para el mejor ajuste social de los no integrados, para dar mayor co­hesión a la estructura, para evitar sentimientos de superioridad en ciertos líderes, para esclarecer eventuales motivos de rivalidad o competencia, etc., etc.

El sociograma ofrece información indicativa útil para la orien­tación individual de los alumnos. El profesor hallará situaciones individuales quizá no sospechadas, sobre las cuales podrá ejercer una influencia beneficiosa. Tratará de favorecer ante todo la po­sición de los aislados, rechazados y marginales.

El sociograma es el punto de partida para ulteriores estudios e investigaciones; así como puede servir de elemento de comproba­ción para determinadas hipótesis. Por otra parte, ayuda a cono­cer la dinámica de los pequeños grupos, el rol de liderazgo, el pa­pel que desempeña el grupo como factor en el aprendizaje, en la determinación de actitudes, etc.

El sociograma expresa cómo es en un momento dado la es­tructura subyacente de un grupo, pero no nos explica por que es como es. Expresa cuantitativamente las preferencias y rechazos, pe­ro no explica los motivos de tales actitudes.

El sociograma describe claramente la estructura del grupo en relación con el criterio que se aplica en la pregunta (según la ac­tividad para la cual se elige). Para tener una idea completa de las interrelaciones grupales es preciso realizar varios sociogramas del grupo con distintas preguntas.

El sociograma representa la estructura del grupo en cierto mo­mento. Por tratarse de la estructura informal, subyacente, sometida al dinamismo de las variables individuales, sucesivos sociogramas darán la evolución, la estabilidad y los cambios que se operen en el grupo.

El sociograma sólo puede realizarse con grupos de cierta per­manencia, cuando los miembros se conozcan suficientemente en­tre si.

El sociograma se basa en las respuestas de nivel consciente, en lo que dicen los individuos. No indaga motivaciones y actitudes más profundas donde pueden existir sentimientos reprimidos de competencia, celos, hostilidad, envidia, etc. Por otra parte, exige definiciones categóricas, sin permitir valoraciones intermedias, ambivalencias, limitaciones, matices, tal como es propio de la complejidad de la conducta humana. Mediante esta técnica se logran datos importantes acerca de la estructura social de los grupos (preferencias y rechazos) pero un conocimiento profundo de dicha estructura requiere también otros tipos de investigación.

En resumen, el sociograma es un instrumento de exploración de gran utilidad para el conocimiento de la estructura interna de los grupos, que puede ser utilizado por el profesor o el maestro para el mejoramiento de las relaciones colectivas y para la orien­tación individual de los alumnos.

Psicogrupo y Sociogrupo

Al modo de estructura formal se lo designa con el nombre de sociogrupo. Representa el sistema externo, más visible, determina­do generalmente por un objetivo establecido con claridad, como puede serlo la realización de una tarea o trabajo. En este caso las relaciones entre los miembros del grupo no comprometen al indi­viduo como persona total sino como colaborador más o menos eficiente en la realización de la actividad propuesta. La interacción es por lo tanto más fría e impersonal; no atañe a los sentimientos personales sino al objeto externo establecido como finalidad.

Un sociograma confeccionado con las respuestas dadas a la pregunta “¿A quién elegiría usted para integrar un cuadro de fút­bol?”, estaría indicando la estructura de un sociogrupo) determi­nado seguramente no por las simpatías o afectos personales, sino por las habilidades y méritos para tener éxito en el juego del fútbol.

La que hemos descrito como estructura informal del grupo, recibe el nombre de psicogrupo. Representa el sistema interno, no visible a simple vista, llamado también subyacente, y determinado por las atracciones personales, por el mero placer del compañeris­mo, por la simpatía y la amistad. El psicogrupo no se reúne para realizar una actividad determinada externa a él mismo, sino por la satisfacción que les produce el estar juntos, conversar sobre cualquier cosa, verse “porque si”. La interacción es aquí espontá­nea, personal, afectiva; los individuos están unidos no por la tarea que realizan sino por el placer de estar reunidos, lo cual no obsta para que realicen además alguna tarea.

Si se pregunta a los miembros de un grupo: “¿A quién elegi­ría para pasar una tarde en su casa?”, se obtendrá un sociograma que indica la estructura de un psicogrupo, puesto que las eleccio­nes habrán sido determinadas no ya por las habilidades para una tarea, sino por el afecto y la atracción personal.

Debe tenerse presente que psicogrupo y sociogrupo no son gru­pos formados por individuos distintos, ni facciones o subgrupos dentro de un grupo mayor. Son, como dice Olmsted, “dos modali­dades que adopta el grupo en relación con la ocasión”. Esto pue­de demostrarse fácilmente a través de los sociogramas confeccio­nados sobre preguntas tales como las citadas anteriormente.

Por otra parte, la diferenciación entre ambas modalidades no siempre es rigurosa. En el sociogrupo pueden darse relaciones amis­tosas, afectivas, y a la vez que se realiza una tarea puede coexistir el placer de estar juntos. En el psicogrupo puede desarrollarse una actividad, y es lo corriente que así ocurra. En último término, am­bas designaciones se basan en los móviles que determinan las pre­ferencias, y señalan en todo caso el predominio de una u otra de las modalidades expuestas.

Sobre el autor

admin administrator