Instrumentos del crédito

Instrumentos del crédito

Spread the love

Para una cobranza efectiva es fundamental tener conocimiento del propósito y empleo de cada instrumento que promueva y asegure el crédito; ya que constituyen las herramientas básicas para sustentar el trabajo profesional; cada transacción de esta índole los incluye y representa la seguridad y el derecho del acreedor a recibir el pago.

El crédito comercial utiliza en forma general los títulos-valores como son la letra de cambio por su versatilidad y conocimiento en el ámbito comercial, la tarjeta de crédito, el pagaré o el warrant son utilizados en el sistema financiero como instrumentos de garantía en la concesión del crédito bancario, para operaciones de crédito a clientes y comerciantes frecuentemente para aumentar su capital de trabajo, adquirir mercaderías o incrementar sus activos. Es conocimiento nuestro que la versatilidad y uso de los títulos valores, asumen la virtud de facilitar la comercialización de bienes y servicios ya que el titular del crédito, no tiene que notificar la transferencia del mismo al deudor. Merece una atención especial el cheque como título valor, para garantizar operaciones de crédito en circunstancias especiales y que su uso es frecuente en el comercio local.

Pero ¿Qué es un título valor?, según la legislación es un documento que contiene un derecho patrimonial de carácter privado destinado a circular, cumpliendo con las formalidades establecida en la ley. Es el instrumento necesario para hacer valer el derecho literal y autónomo, contenido en dicho documento.

Otro instrumento utilizado por los bancos e entidades financieras es la carta fianza y el leasing o arrendamiento financiero, la fianza bancaria, como una modalidad de crédito especial, pues la nueva ley de bancos e entidades financieras la considera como operaciones activas y como denominación asumen las características de títulos de créditos. Igualmente la factura conformada y el factoring como nuevas modalidades de instrumentos financieros.

Además tenemos documentos muy conocidos en el ejercicio comercial como son las facturas, recibos, y contratos privados que usualmente son considerados como instrumentos de crédito entre comerciantes y clientes.

No se puede negar que la velocidad y volumen de transacciones comerciales que en los tiempos actuales exige el comercio, hace que cada día se requieran instrumentos legales, mecanismos y mercados apropiados para el movimiento de capitales, capaces de brindar seguridad jurídica y expedición eficaz y eficiente en la atención de los negocios.

Antes de describir las características de cada uno de los instrumentos de crédito, es necesario conocer que la utilización de los mismos por parte del empresario se pueden clasificar en créditos a corto plazo, mediano y largo plazo. Esto puede ser trato para el que da crédito como para el que lo financia. Sin embargo en el sistema comercial no es muy conocido los créditos a largo plazo.

Seguidamente los analizaremos indistintamente uno a uno:

Letra de cambio

Es un instrumento de crédito que prueba la obligación por su sola existencia, sin necesidad de entrar a considerar la causa que le dio origen, considerándose por esta causal como instrumento abstracto y autónomo.

Además, la letra de cambio tiene la característica de orden de pago, ya que mediante ella una persona que tiene un crédito contra otra y que no está vencido, pero que vencerá, podrá financiarla mediante un banco o entidad a fecha futura para que un tercero asuma la deuda en forma solidaria. Así mismo, la letra de cambio es el título valor de mayor empleo en las operaciones comerciales.

La letra sirve para respaldar operaciones comerciales de crédito a venta a plazos, o como garantía en operaciones a corto plazo. Así mismo la letra puede endosarse porque constituye un documento circulante y financiarse porque es aceptada en el sistema bancario y financiero como instrumento de cobranza.

Las letras también pueden ser avaladas, afianzadas y garantizadas. Son avaladas cuando su giro y su aceptación corren por cuenta de personas naturales o jurídicas las mismas que otorga su aval, constando ello en el respectivo título-valor. Es afianzada cuando cuenta con el respaldo de una carta fianza solidaria, irrevocable, incondicional y de realización inmediata, emitida por un banco o financiera. Es garantizada cuando a su emisión cuentan con garantías adicionales específicas.

La letra de cambio, para que tenga validez como tal y de acuerdo con la ley de títulos y valores solo puede ser girada:

  • A la vista: Pagada a su sola presentación.
  • A días vistas: Cuando el plazo para su pago comienza contarse a partir de su aceptación.
  • A días fecha: Se pagará en los días señalados contándose desde el momento de su expedición.
  • A días fijo: Se pagará de acuerdo a como indique el documento.

Dependiendo de quién use la letra de cambio y de acuerdo a su formato, las personas naturales utilizan un formato de letra simple, mientras que las personas jurídicas (empresas u organizaciones) suelen hacerlo con impresiones propias. No debe olvidarse que toda letra de cambio es pagadera en el domicilio señalado en ella, pues ello asegura el cumplimiento de la obligación.

Requisitos:

De acuerdo a la ley de títulos y valores de letra de cambio debe contener:

  • La denominación letra de cambio u otra equivalente.
  • La orden incondicional de pagar una cantidad de dinero determinada.
  • El nombre de la persona a cuyo cargo se gira la letra.
  • La fecha de vencimiento.
  • La indicación de lugar de pago.
  • El nombre de la persona a quien debe hacerse el pago.
  • La indicación de la fecha y el lugar de emisión de la letra.
  • El nombre y la firma de quien emite la letra.

El pagaré

Es un título valor de crédito indicado para documentar obligaciones directas en efectivo entre un acreedor y un deudor, siendo este último el que suscribe el pagaré a favor del primero. A diferencia de la letra de cambio este es un título valor de orden causal; es decir que en dicho documento se pactan las condiciones que dan origen al crédito, incluyendo en ella la garantía colateral con que afianza la obligación, dándole cierta ventaja sobre la letra en cuanto a minimizar el riesgo sobre un crédito pactado porque está obligado a señalar la causal y la garantía como indicaciones facultativas.

El pagaré se usa casi siempre para obtener crédito bancario por ser un título valor más completo que la letra, sin embargo su uso comercial es cada vez más difundido y aceptado. De ahí su denominación de pagaré bancario y comercial. En este instrumento de crédito se reconoce que los intereses a pagar serán el interés moratorio y el compensatorio. Se debe tener en cuenta igualmente que, el interés moratorio, para poder ser cobrado, debe estar pacto; caso contrario, solo se podrá cobrar el interés compensatorio o en su defecto en interés legal.

El pagaré tiene una duración no menor a 30 días ni mayor a 180, pudiendo ser este renovable.

Requisitos:

  • La denominación de pagaré o páguese a la orden de:
  • La indicación de la fecha y del lugar de expedición.
  • La promesa pura y simple de pagar una cantidad de dinero en un plazo determinado o determinable en los casos de ajuste de capital legalmente admitidos.
  • El nombre de la persona a quien debe hacerse el pago.
  • La indicación del vencimiento y del lugar en que ha de efectuarse el pago.
  • El nombre y la firma del remitente.

El warrant o bono de prenda

El warrant es un título de propiedad y prueba la presencia de un crédito prendario sobre las mercaderías o bienes indicados en el “certificado de depósito” correspondiente. Este certificado es emitido por los Almacenes Generales de Depósito que acredita la propiedad de los bienes o mercaderías depositadas en el almacén. Las mercaderías entregadas a los almacenes deben estar asegurados contra incendio u otros desastres o contingencias presentadas. El tenedor del certificado y de los warrant puede vender la mercadería, sin que sea necesario entregarla materialmente al comprador pues basta hacerle entrega del certificado y los warrants respectivos.

Es conveniente remarcar que al endosar un warrant, el acreedor tiene un derecho preferencial sobre cualquier otros acreedores a que se le pague su acreencia, pudiendo en caso de incumplimiento del obligado sacar a remate las mercaderías, derecho que no se invalidará ni siquiera por quiebra, incapacidad o muerte del obligado, así el Warrant constituye garantía sólida.

Este instrumento es frecuentemente utilizado por las empresas industriales más que por las comerciales o las de servicios, porque tiene mayor ventaja a obtener créditos utilizando como garantía sus productos acabados.

Requisitos:

  • Nombre y domicilio del depositante.
  • Fecha de expedición.
  • Descripción técnica de la cantidad, peso y calidad de las mercaderías que se dejan en depósito.
  • Designación del almacén y la firma y sello del administrador.
  • Número de orden del certificado
  • Nombre del banco o entidad a quien se consigna la mercadería.
  • Monto del seguro, nombre y domicilio del asegurador.
  • Cantidad de pago por el almacenaje, conservación y operaciones conexas de las mercaderías.

La tarjeta de crédito

Se considera un crédito directo a corto plazo y su utilización se realiza mediante tarjeta bancaria usada como medios de pago. La ventaja de esta modalidad de crédito es que la misma es versátil y práctica para su uso. Su operatividad y desplazamiento lo lleva a denominarlo como dinero “plástico”.

Las instituciones financieras otorgan créditos a los gerentes o propietarios de las empresas por montos determinados según los ingresos que se manejen en las cuentas de ahorros y/o cuentas corrientes. Su utilización está orientada a obtener crédito en el corto plazo, especialmente para bienes de consumo y de servicios.

Asumiendo que existe una clasificación, podemos decir que en nuestro medio se encuentran en circulación tarjetas de crédito bancarias y tarjetas de crédito comerciales, aunque ambas están orientadas a satisfacer las necesidades de crédito de los usuarios podemos decir que existe una marcada diferencia entre ambas. Las tarjetas de crédito no bancarias o comerciales se caracterizan por otorgar créditos revolventes, es decir líneas que se activan conforme el cliente va cancelando sus cuotas. Los montos que se conceden son variables ya que estas responden a la calificación del cliente, a la disponibilidad o manejo de las instituciones financieras.

Como conclusión podemos afirmar que las tarjetas de crédito comerciales se diferencias de las bancarias porque son menos riesgosas, por tal razón las tasas de interés son menores.

Requisitos:

  • Cuenta de ahorros y/o cuenta corriente.
  • Requisitos exigibles.
  • Solicitud y contrato.
  • Garantías exigidas por el banco.

La fianza bancaria

Este no es un documento negociable en los términos de título valor, sino que el derecho derivado de la carta es endosable, como todo derecho patrimonial; previa notificación de la cesión al deudor, Banco emisor o pagador de parte.

Es muy usual utilizar cartas fianza como garantías ante terceros, es exigible su uso en participación de licitaciones o como respaldo para la ejecución de obras o negocios; existiendo diversos usos, como la de firma de contrato, fianza de adelanto, garantía de pago, etc.

Las cartas fianzas son solidarias, irrevocables y de realización automática. Basta que el acreedor del cliente le haga llegar notarialmente un aviso para que el banco, en representación de este, tenga que pagar.

Este instrumento es poco conocido en la actividad comercial pero es frecuente ver su efectividad en operaciones comerciales que respaldan obligaciones de crédito.

Requisitos:

  • Fecha de expedición.
  • Nombre del banco emisor.
  • Nombre del Beneficiario.
  • Objeto y monto aprobado.
  • Plazo de cancelación del crédito.
  • Otros requisitos adicionales.

Leasing o arrendamiento financiero

Constituye una modalidad de créditos mediano plazo que es permitida en el comercio porque es un contrato que tiene por objeto el arrendamiento o localización de bienes muebles e inmuebles adquiridos a terceros por una empresa locadora para el uso de la arrendataria. Este contrato transfiere al contrato transfiere el arrendatario, todos los beneficios y riesgos, inherentes al derecho de propiedad sobre el activo arrendado. Se establece que la operación financiera del leasing generalmente es efectuada entre personas jurídicas ya que tributariamente tiene ciertos beneficios; no siendo así para las personas naturales. Mediante el pago de cuotas periódicas y con opción a favor de la arrendataria de comprar dichos bienes por un valor pactado.

A esta característica se agregan tres opciones básicas, que pueden estará disposición del arrendatario al final de periodo del contrato: Primero, el arrendatario puede elegir a comprar el bien a un valor residual. La segunda opción consiste en extender o renovar el contrato y, como tercera posibilidad el contrato termina con ninguna otra obligación para el arrendamiento financiero puede ser un moneda nacional o extranjera.

El leasing viene hacer un contrato mercantil y a la vez típico, de carácter reciproco y oneroso, además de tener una duración continuada en el tiempo.

Elementos que Interviene en el leasing:

  • Empresa locadora o locador.
  • Arrendatario o locatario.
  • Contrato de especificación de bienes.
  • Valor residual.

El factoring

El Factoring es aquel por medio del cual una entidad financiera denominada factor se obliga a adquirir (compra en firma) activos corrientes como son las letras, pagarés, facturas y créditos (obligaciones pendientes de pago) cuya titularidad corresponda a sus clientes como consecuencia de las operaciones de comercialización de bienes o servicios que realizan estos con terceros, por una determinada suma.

En términos más simples, es una operación o técnica de gestión financiera por la cual un empresario tramita en exclusiva los créditos que frente a terceros tiene como consecuencia su actividad mercantil a un factor, que puede ser un banco o financiera, el cual se encargara de la gestión y contabilización de tales créditos, pudiendo asumir el riesgo de la insolvencia de los deudores de los créditos cedidos, así como de la movilización de tales mediante el anticipo de los mismos a favor de su cliente. En esta operación intervienen tanto el cliente y al empresa de facturación llamada también Factor. (Empresa financiera o banco que esté autorizado por ley).

Esto permite una rápida obtención de liquidez a corto plazo, la misma que podrá servir como respaldo para operaciones comerciales por parte de la empresa o cliente. El factoring a su vez está dividido en las siguientes modalidades:

1.      Factoring con financiación.

2.      Factoring sin financiación.

Requisitos:

  • Factor
  • Factorado.
  • Documentos en garantía.
  • Contrato.

Sobre el autor

admin administrator