Fundamentación psicopedagógica y social

Fundamentación psicopedagógica y social

Spread the love

Son varias y de naturaleza distinta las razones que sustentan la inclusión; por un lado, desde un punto de vista psicopedagógico, una concepción del desarrollo de origen social, es decir se reconoce la importancia decisiva de la interacción para el aprendizaje. Por otro, la reflexión sobre la práctica en la atención de las diferencias individuales conduce a atribuir mayor responsabilidad a los aspectos más institucionales, que afectan al centro como sistema, que a los puramente individuales.

La discapacidad fue abordada desde la perspectiva médica en forma casi exclusiva hasta los años 60. A partir de esa década se sumaron los abordajes de tipo social. Ambos modelos, que siguen vigentes en la actualidad, prolongan la discapacidad aún con la intención de prevenirla o aliviarla, porque se centran en un paradigma del déficit. En este paradigma la discapacidad es descripta y entendida en función de “lo que falta”, a partir de la limitación, sea cual fuere su naturaleza.

De estas características se deduce un enfoque deficitario que se caracteriza por:

1.         Una marcada dependencia del modelo médico que interpreta la etiología de las deficiencias como un determinismo científico causa-efecto.

2.         El “etiquetado” como forma de clasificar las distintas deficiencias.

3.         La valoración de los alumnos por medio de tests psicométricos determina que los resultados de los mismos y la no consideración de la validez circunstancial se traduzca en el emplazamiento de estos sujetos en situaciones de exclusión y en el establecimiento de un sistema paralelo de enseñanza.

4.         La enseñanza es entendida desde un enfoque de transmisión de conocimientos desde la principal fuente de saber es el profesor especialista, un experto en pedagogía terapéutica, un profesor especial, cuyos conocimientos de los alumnos especiales es único y excepcional.

5.         No se considera el entorno del alumno como un elemento favorecedor de su desarrollo.

La educación inclusiva

• La educación inclusiva implica procesos para aumentar la participación de los
estudiantes y la reducción de su exclusión, en la cultura, los currículos y las
comunidades de las escuelas locales.

• La inclusión implica reestructurar la cultura, las políticas y las prácticas de los
centros educativos para que puedan atender a la diversidad del alumnado de su
localidad.

• La inclusión se refiere al aprendizaje y la participación de todos los estudiantes
vulnerables de ser sujetos de exclusión, no sólo aquellos con deficiencias o
etiquetados como “con Necesidades Educativas Especiales”.

• La inclusión se refiere a la mejora de las escuelas tanto para el personal
docente como para el alumnado.

• La preocupación por superar las barreras para el acceso y la participación de
un alumno en particular puede servir para revelar las limitaciones más
generales del centro a la hora de atender a la diversidad de su alumnado.

• Todos los estudiantes tiene derecho a una educación en su localidad.

• La diversidad no se percibe como un problema a resolver, sino como una
riqueza para apoyar el aprendizaje de todos.

• La inclusión se refiere al refuerzo mutuo de las relaciones entre los centros
escolares y sus comunidades.

• La educación inclusiva es un aspecto de la sociedad inclusiva.

Fuente: Booth,T & Ainscow,M (2001)

Educar en la diversidad significa ejercer los principios de igualdad y equidad a los que todo ser humano tiene derecho, lo que conlleva a desarrollar unas estrategias de enseñanza-aprendizaje que personalicen la enseñanza en un marco y dinámica de trabajo para todos.

Según López Melero (1990, 1993), hay que tener en cuenta algunas claves en el quehacer educativo:

La primera clave: Un Curriculum Comprensivo, Único y Diverso.

Partir de un curriculum alternativo, no cargado académicamente, sino un curriculum que permita a todos-as los alumnas-os construir mecanismos y estrategias para familiarizarse con el conocimiento y que éste (el conocimiento adquirido) les sirva para resolver problemas de la vida cotidiana.

La Segunda clave: La necesaria reprofesionalización de los enseñantes.

De la Reflexión a la Emancipación.

La educación en y para la diversidad precisa de unos profesionales que sepan crear ambientes para enseñar a aprender.

La tercera clave: Interacción y la Heterogeneidad como Nueva Estructura Organizativa.

Educar en y para la diversidad no quiere decir que los alumnos tengan que trabajar solos o que la enseñanza no tenga que ser estructurada. Es un lugar donde se disfruta de la diversidad y el aprendizaje se convierte en una actividad placentera.

La cuarta clave: un Nuevo Estilo de Enseñanza. El Trabajo solidario y cooperativo entre los profesionales.

Este planteamiento llevará a un desarrollo coordinado de la acción educativa, buscando esa misma sintonía de acción en las distintas experiencias educativas, tales como la convivencia en situación de coeducación, las experiencias de integración de personas con necesidades educativas específicas, las experiencias de intercambios permanentes con el medio…

La quinta clave: La participación de la familia y de la comunidad como recurso y apoyo en el proceso de la educación intercultural.

Las personas con discapacidades no tienen muchas posibilidades de elegir según sus propios deseos y gustos, debido a la rutina institucional fomentada en la familia y en la escuela y a los programas asistenciales y poco educativos a los que han sido sometidos.

Sobre el autor

admin administrator