DESEMPEÑO DOCENTE.

DESEMPEÑO DOCENTE.

Spread the love

1. ¿QUÉ ES DESEMPEÑO DOCENTE?

Viene a ser el cumplimiento  de funciones en forma eficaz y eficiente.

Es decir que las labores que cotidianamente tiene que cumplir  el docente en un aula de clases con sus alumnos para el logro del desarrollo integral de éstos, asimismo implica todo el trabajo previo que el docente debe desarrollar para evitar el pragmatismo y la improvisación durante su gestión dentro del aula. La participación activa en eventos de carácter institucional, como actividades deportivas, apoyo en la solución de problemas institucionales, ya sea de infraestructura, equipamiento académico, disciplina y propuestas de innovación pedagógica.

2. EFICIENCIA DOCENTE

Partiendo del reconocimiento del rol central que tiene el docente en la acción educativa, el desempeño de los maestros y la medición de su desempeño es un tema que siempre ha despertado el interés de los investigadores y la preocupación de quienes tienen la responsabilidad de la política educativa. Acerca de él, se ha desarrollado numerosos planteamientos filosóficos, teóricos, metodológicos, dando lugar a toda una línea de trabajo se ha denominado efectividad docente. Toda acción educativa está orientada al logro de determinados fines educacionales considerados valiosos por una sociedad.

Y que la acción docente se orienta al logro de tales fines, expresados en forma de objetivos de aprendizaje, competencias o capacidades, así la efectividad del docente vendría a ser la habilidad que  este pose para lograr dichos aprendizajes de parte de los alumnos.

La eficiencia del docente se ha concebido en la literatura pedagógica de diversos modos. Tal denominación ha sido usada indistintamente como sinónimos de habilidades demostradas por el docente en el aula, competencias para la enseñanza, dominio del tema, calificaciones elevadas que reciben los maestros de parte de los alumnos, tipo de clima que fomenta en clase.

3. CALIDAD DE TRABAJO DOCENTE

Según Delgado, Kenner (2002) afirma que la calidad del trabajo docente puede medir en función de su posibilidad de provoca aprendizaje verdadero, esto es la capacidad de comportarse inteligentemente en distintas situaciones y especialmente en situaciones que son nuevas, extrañas y situaciones confusas. La mejor prueba de la inteligencia no está simplemente en saber qué hacer sino en cómo nos comportamos en determinado momento no sabemos que hacer.

En este sentido el trabajo docente deja mucho que desear cuando no desarrolla la habilidad de pensar con autonomía, al no estimular el espíritu crítico y crítico de los estudiantes.

Eallagher y Harris (1996) señalan con mucha razón  que la finalidad de la escuela es cultivar individuos que puedan pensar y tomar decisiones por sí mismos, personas a quienes se ha enseñado cómo y qué pensar.

Hay buena calidad en el trabajo docente cuando el profesor planifica una enseñanza por objetivos de aprendizaje, tomando en consideración primordialmente los intereses y necesidades de los alumnos, logrando que su actividad pedagógica influya significativamente sobre el proceso de modificación del comportamiento en los estudiantes. Para  ello promueve la participación activa de los alumnos, compartiendo con ellos la realización de las clases. No debe haber monologo por un lado y asimilación silenciosa por el lado de los estudiantes o peor aún, hacer dictados para que los demás copien al pied e la letra y evaluaciones que sólo sirven para saber cuánto se  recuerda, reproducción superficial y mecánica de conocimientos que no es de utilidad para averiguar cómo se maneja la información.

Sobre el autor

admin administrator