CONTROL INTERNO

CONTROL INTERNO

Spread the love

Hace tiempo que los altos ejecutivos buscan maneras de controlar mejor las empresas que dirigen. Los controles internos se implantan con el fin de detectar, en el plazo deseado, cualquier desviación respecto a los objetivos de rentabilidad establecidos por la empresa y de limitar las sorpresas. Dichos controles permiten a la dirección hacer frente a la rápida evolución del entorno económico y competitivo, así como a las exigencias y prioridades cambiantes de los clientes y adaptar su estructura para asegurar el crecimiento futuro.

Además los controles internos fomentan la eficiencia, reducen el riesgo de pérdida de valor de los activos y ayudan a garantizar la fiabilidad de los estados financieros y el cumplimiento de las leyes y normas vigentes.

Es por eso que al revisar la información relacionada con la variable, apreciamos que especialistas en el tema tienen diferentes puntos de vista como: Coopers y Lybrand (2007) quienes lo definen de la siguiente manera:

El control interno es un proceso efectuado por el consejo de administración, la dirección y el resto del personal de una entidad, diseñado con el objeto de proporcionar un grado de seguridad razonable en cuanto a la consecución de objetivos.

Además refieren que estos objetivos se pueden dar dentro de las siguientes categorías:

  • Eficacia y eficiencia de las operaciones.
  • Fiabilidad de la información financiera
  • Cumplimiento de las leyes y normas aplicables.

De igual manera Santillana, J. R. (2001)lo define de la siguiente manera:

El control interno comprende el plan de organización y todos los métodos y procedimientos que en forma coordinada son adoptados por una entidad para salvaguardar sus activos, verificar la razonabilidad y confiabilidad de su información financiera y la complementaria administrativa y operacional, promover la eficiencia operativa y estimular la adhesión a las políticas prescritas por la administración.

De otro lado Aguirre, J. (2005) manifiesta lo siguiente: El control interno puede definirse como un conjunto de procedimientos, políticas, directrices y planes de organización los cuales tienen por objeto asegurar una eficiencia, seguridad y orden en la gestión financiera, contable y administrativa de la empresa (salvaguardia de activos, fidelidad del proceso de información y registros, cumplimiento de políticas definidas, etcétera).

También expresa que es importante destacar que esta definición de control interno no sólo abarca el entorno financiero y contable sino también los controles cuya meta es la eficiencia administrativa y operativa dentro de la organización empresarial.[1]

A continuación citamos al autor: VIZCARRA MOSCOSO, Jaime, en su obra “Auditoria Financiera. Riesgos, Control Interno, Gobierno Corporativo y Normas de información Financiera”. Nos comenta que un aspecto importantísimo de la Auditoria Financiera es la evaluación del control Interno.

Entonces define al control interno “como un proceso, efectuado por la Gerencia de una empresa diseñada para proporcionar una razonable seguridad con miras a la realización de objetivos”.[2]

En las siguientes categorías:

  • Efectividad y eficiencia de las operaciones
  • Confiabilidad de la información financiera
  • Acatamiento de las leyes y regulaciones aplicables
  • Adhesión a las políticas de la empresa

La primera categoría apunta a los objetivos básicos de la empresa incluyendo metas de desempeño, rentabilidad y salvaguarda de recursos.

La segunda está relacionada con la preparación y publicación de estados financieros dignos de confianza, incluyendo estados financieros intermedios y resumidos e información financiera derivada de dichos estados, tales como ganancias por distribuir reportadas públicamente.

La tercera se ocupa del cumplimiento de las leyes y regulaciones a que la empresa está sujeta.[3]

La cuarta categoría está vinculada con el desarrollo de las estrategias de las empresas, la comunicación de las mismas y su cumplimiento.

El control interno comprende el plan de organización y todos los métodos y medidas coordinadas adoptadas dentro de una empresa para salvaguardar sus bienes, comprobar la exactitud y veracidad de los datos contables, promover la eficiencia operante y estimular la adhesión a los métodos prescritos por la gerencia.[4]

En términos generales, conviene señalar que la importancia de un eficiente sistema de control radica es que su principal propósito es detectar con oportunidad, cualquier desviación significativa en el cumplimiento de las metas y objetivos establecidos; asimismo, es importante porque el Control Interno promueve la eficiencia de las operaciones, ayuda a reducir los riesgos a que pudieran estar expuestos los recursos, aporta mayor confiabilidad a la información financiera y operacional, y proporciona mayor seguridad respecto al cumplimiento efectivo de las leyes, normas y políticas aplicables.

Por su parte CLASTRE; MARTINEZ; SANCHEZ Y ESCAMILLA, señalan que el control interno puede definirse como un conjunto de procedimientos, políticas, directrices, y planes de organización los cuales tienen por objeto asegurar una eficiencia, seguridad, y orden en la gestión financiera, contable y administrativa de la empresa (salvaguardia de activos, fidelidad del proceso de información y registros, cumplimiento de políticas, definidas, etcétera).[5]

Es importante señalar que esta definición no abarca el entorno financiero y contable sino también los controles cuya meta es la eficiencia administrativa y operativa dentro de la organización empresarial. Podemos también decir que son los procedimientos existentes en la empresa para asegurar la eficiencia operativa y el cumplimiento de las directrices definidas por la dirección.

El autor SANTILLANA GONZALEZ, Juan en su obra “Establecimientos de Sistemas de Control Interno” menciona que el control es una fase del proceso administrativo que tiene como propósito coadyudar al logro de los objetivos de las otras cuatro fases que lo componen: planeación, organización, captación de recursos y administración, éstas se armonizan de tal manera que todas participan en el logro de la misión y objetivos de la entidad. En este sentido no debe considerarse al control como una fase aislada del proceso administrativo, sino que interactúa con las otras cuatro. Entonces podemos decir que no se puede concebir una buena planeación, ni una organización eficiente, ni captar recursos (humanos, materiales y financieros), con una administración sin control. El control es una fase del proceso administrativo y, a su vez, forma parte de las otras cuatro fases.

También menciona que “el control Interno comprende el plan de organización y todos los métodos y procedimientos que en forma coordinada son adoptados por una entidad para salvaguardar sus activos, verificar la razonabilidad y confiabilidad de su información financiera y la complementaria administrativa y operacional, promover la eficiencia operativa y estimular la adhesión a las políticas prescritas por la administración”.[6]

El autor MANTILLA Samuel Alberto, en su obra Auditoria del Control Interno nos menciona que el control interno es definido de maneras diferentes y por consiguiente aplicado en formas distintas. En la búsqueda de soluciones a ello, se ha intentado recoger en una sola definición los distintos elementos comunes que permiten alcanzar consenso sobre el particular. De esos esfuerzos, el que más éxito y reconocimiento internacional ha tenido es COSO, si bien hay otras alternativas entre las cuales destacan Turnbull (Reino Unido) y CoCo (Canadá).

COSO define “el control interno como un proceso, ejecutado por la junta directiva, la administración principal y otro personal de la entidad, diseñado para proveer seguridad razonable en relación al logro de los objetivos de la organización”.[7]

Tales objetivos son: eficacia y eficiencia de las operaciones; confiabilidad de la información financiera; cumplimiento de normas y obligaciones; y salvaguardar los activos. El proceso de control Interno lo separa en cinco componentes: ambiente de control; valoración de riesgos; actividades de control; información y comunicación; y monitoreo.

Turnbull y CoCo son el fondo bastantes similares, si bien tienen énfasis diferentes. Turnbull, se focaliza más en el gobierno corporativo y en las estructuras duales de toma de decisiones que son propias del Reino Unido y de algunos otros países de la Unión Europea. CoCo aborda el control en un sentido más amplio y se centra en las personas, por lo cual enfatiza el auto-control y la auto-evaluación. Tienen el común que lo importante es asegurar, de manera razonable, el logro de los objetivos que la organización se propone a cumplir y que el control interno es principalmente tarea de los directivos principales.

RAMIREZ PADILLA, David; México, (1988), quien menciona que cuando se habla de “Control” se puede decir que lo que se establece es un control administrativo. El control también se puede definir como un proceso mediante el cual la administración se asegura de que los recursos sean obtenidos y usados efectivamente, en función de los objetos de la organización.[8]

En el párrafo planteado, básicamente se aborda lo concerniente al control en prevención de los fraudes, pues de esta manera nuestros recursos están siendo administrados de buena manera, evitando dichos riesgos y obteniendo resultados esperados por la alta gerencia.

Esto debido a que en el mundo económico integrado que existe hoy en día, se ha tenido la necesidad de integrar metodologías y conceptos en todos los niveles de las diversas aéreas administrativas y operativas, con el fin de ser competitivo y responde a las nuevas exigencias empresariales.

En nuestra opinión, el control interno comprende el plan de organización en todos los procedimientos coordinados de manera coherente a las necesidades del negocio, para proteger y resguardar sus activos, verificar su exactitud y confiabilidad de los datos contables, así como también llevar la eficiencia, productividad y custodia en las operaciones para estimular la adhesión a las exigencias ordenadas por la gerencias. De lo anterior se desprende que, todos los departamentos que conforman una empresa son importantes, pero, existen dependencias que siempre van estar en constantes cambios, con la finalidad de afinar su funcionalidad dentro de la organización.

Siendo las cosas así, resulta claro, que dichos cambios se pueden lograr implementando y adecuando controles internos, los cuales sean capaces de salvaguardar y preservar los bienes de un departamento o una empresa.

El autor LEONARD, William. En su obra “Auditoría Administrativa. Evaluación de métodos y Eficiencia Administrativa”, plantea que los controles son en realidad una tarea de comprobación para estar seguros que todo se encuentre en orden.[9]

Es bueno resaltar que el autor menciona que si los controles se aplican de una forma ordenada y organizada, entonces existirá una interrelación positiva entre ellas, lo cual vendría a constituir un sistema de control sumamente más efectivo. Cabe destacar que el sistema de control tiende a dar seguridad a las funciones que cumplan de acuerdo a las expectativas planeadas. Igualmente señala las fallas que pudiesen existir con el fin de tomar medida y así su reiteración.

Una vez que el sistema está operando, se requiere de una previsión sobre una base de pruebas, para ver si los controles previstos están operando como se planeó. Por esto, el Control Interno no puede funcionar paralelamente al sistema, por estar estos íntimamente relacionados, es decir, funcionan como un todo, para lograr el objetivo establecido por la organización.

Entrando más de lleno en el tema central, el control interno es todo un sistema de controles financieros utilizados por las empresas, y además, lo establece la dirección o gerencia para que los negocios puedan realizar sus procesos administrativas de manera secuencial y ordenada, con el fin de proteger sus activos, salvaguardarlos y asegurarlos en la medida posible, la exactitud y la veracidad de sus registro contables; sirviendo a su vez de mano de referencia o patrón de comportamiento, para que las operaciones y actividades en los diferentes departamentos de la organización fluyan con mayor facilidad.

Por otro lado, el autor CATÁCORA, Fernando; en su obra “Sistemas y Procedimientos Contables” dice que, un sistema de control interno se establece bajo la premisa de concepto de costo beneficio. El postulado principal al establecer el control interno diseña pautas de control cuyo beneficio supere el costo para implementar los mismos.[10]

Es notorio manifestar, que el control interno tiene como misión ayudar en la consecución de los objetivos generales trazados por la empresa, y esto a su vez a las metas específicas planteadas que sin duda algunas mejoraran la conducción de la organización, con el fin de optimizar la gestión administrativa.

Sin embargo sobre este punto, es importante señalar que, para que un control interno rinda su cometido, debe ser oportuno, claro, sencillo, ágil, flexible, adaptable, eficaz, objetivo, y realista. Todo esto tomando en cuenta que la clasificación del mismo puede ser preventivo o de detección para que sea originario.

COOPERS & LYBRAND e Instituto de Auditores Internos, define al control interno como un proceso, efectuado por el personal de una entidad, diseñado para conseguir unos objetivos específicos. La definición es amplia y cubre todos los aspectos de control de un negocio, pero al mismo tiempo permite centrarse en objetivos específicos. El control interno consta de cinco componentes relacionados entre sí que son inherentes al estilo de gestión de la empresa. Estos componentes están vinculados entre sí y sirven como criterios para determinar si el sistema es eficaz.[11]

También mencionan que cuando se habla de control interno se define como un proceso, efectuado por el consejo de administración y el resto del personal de una entidad, diseñado con el objeto de proporcionar una grado de seguridad razonable en cuanto a la consecución de objetivos dentro de las siguientes categorías:

  • Eficacia y eficiencias de las operaciones.
  • Fiabilidad de la información financiera.
  • Cumplimiento de leyes y normas aplicables.

Entonces podemos decir que el control interno lo realiza todo el personal de una entidad y se encuentra diseñado para conseguir objetivos específicos. Asimismo la definición del control interno es muy amplia y cubre todos los aspectos del control de una entidad, negocio, pero al mismo tiempo también podría centrarse en objetivos específicos. El control interno consta de cinco componentes que están relacionados entre sí que son inherentes al estilo de gestión de la empresa. Estos componentes están vinculados entre sí y sirven como criterios para determinar si el sistema es eficaz.

Desde hace mucho tiempo los altos ejecutivos de una entidad buscan la manera de controlar mejor las empresas que dirigen. Es por eso que los controles internos que se implementan es con el fin de detectar, en un plazo determinado, cual desviación respecto a los objetivos de rentabilidad establecidos por la empresa y de limitar sorpresas. Entonces dichos controles permiten a la dirección hacer frente a la rápida evolución del entorno económico y competitivo, así como las exigencias y las prioridades cambiantes de los clientes y adaptar su estructura para asegurar el crecimiento futuro.

Los controles internos fomentan la eficiencia, reducen el riesgo de pérdida de valor de los activos y ayudan a garantizar la fiabilidad de los estados financieros y el cumplimiento de las leyes y normas vigentes. Debido a que los controles internos son útiles para la consecución de muchos objetivos importantes, cada vez es mayor la exigencia de dispones de mejores sistemas de control interno y de informes sobre los mismos. El control interno es considerado cada vez más como una solución a numerosos problemas potenciales.

Asimismo, para RUSENAS, en su obra el Manual de control Interno lo define “el control al conjunto de medidas tendientes a determinar la veracidad de las afirmaciones o la normalidad y /o regularidad de los actos que realizan otros individuos o sistemas de procesamiento de información”.[12]

La idea general que se tiene del control es que éste forma parte de la teoría de la administración, definiéndose a ésta como el manejo o gobierno de hechos, cosas y dirección de individuos. Dentro de una institución, ente o empresa, la administración se subdivide en cuatro fases, como se detallan a continuación:

  • Planificar consiste en determinar los objetivos y subjetivos, y establecer cómo alcanzarlos o lograrlos, mediante el desarrollo de planes integrados y amplios. El beneficio que aporta es que trata de evitar crisis dentro de la estructura de la empresa, ya que permite o facilita la delegación de funciones y responsabilidades, trata de mejorar los sistemas, métodos y procedimientos, y es la base para la estructura del control.
  • Organizar es crear departamentos operativos, de servicios o staff, cuya base es la especialidad. Es construir la estructura “ideal” o “tipo” que necesita el ente, mediante la asignación de las funciones y responsabilidades correspondientes a aclarar y solucionar las diferencias que puedan existir entre los distintos sectores o individuos.
  • Dirigir y coordinar es dar las directrices para lograr los rendimientos predeterminados. Estas, que se manifiestan en instrucciones, normas o procedimientos, deben ser los suficientemente claras para poder ser interpretadas por todos y correctamente cumplidas. La coordinación se logra dando coherencia a todas las fases de la administración y delimitando en forma clara las funciones y responsabilidades de sectores e individuos.
  • Controlar es unir el cumplimiento de las normas con la responsabilidad del individuo, fijando puntos estratégicos donde vigilar su cumplimiento o rendimiento, en forma esporádica, y concentrarse en los desvíos o excepciones a lo predeterminado, para evaluarlos en cuanto a magnitud e importancia y, en última instancia, realizar una acción que tienda a corregir esas irregularidades.
  • Hasta la fecha, la expresión “control interno” carece de una definición apropiada o universal, o que sea aceptada o aprobada por todos los que han investigado el tema.

A continuación se detalla una recopilación de definiciones provenientes de destacados autores e instituciones nacionales y extranjeros.

Instituto Americano de Contadores Públicos Diplomados IACPD- (1948) Comité de Procedimientos de Auditoria. Define al control interno como el plan de organización y todos los métodos coordinados y medidas adoptadas dentro de una empresa, para salvaguardia de sus activos (bienes o patrimonio), controlar la exactitud y confiabilidad de sus datos contables, promover la eficiencia operativa y alentar la adhesión a las políticas gerenciales establecidas.[13]

El autor STEMPF, Víctor H. en su obra “La influencia del sistema de control interno de comprobación en los procedimientos de auditoría “nos dice que el sistema del control interno de comprobación y control puede explicarse como la distribución apropiada de funciones del personal, de tal manera que el trabajo de cada empleado pueda coordinarse y comprobarse independientemente del trabajo de otro empleados”.

El autor MANRARA GALAN, Luis en su obra “Sistema de control interno, Finanzas y Contabilidad” define al control interno como un plan coordinado entre la contabilidad, las funciones de los empleados y los procedimientos establecidos, mediante el cual la contabilidad controla, hasta donde sea posible, las operaciones principales del negocio, y el trabajo de los empleados se complementan en tal forma que ninguno tenga el control absoluto sobre alguna operación importante, de modo que no puedan existir fraudes ni errores a menos que confabulen dos o más empleados para realizarlo.

Interpretando al IAI-España (2004)[14] el control eficaz es el conjunto de acciones, actividades, planes, políticas, normas, registros, organización, procedimientos y métodos, incluyendo las actitudes de las autoridades y el personal, organizadas e instituidas en cada entidad del Estado, para la consecución de los objetivos institucionales que procura. Los componentes están constituidos por:

  • El ambiente de control, entendido como el entorno organizacional favorable al ejercicio de prácticas, valores, conductas y reglas apropiadas para el funcionamiento del control interno y una gestión escrupulosa.
  • La evaluación de riesgos, que deben identificar, analizar y administrar los factores o eventos que puedan afectar adversamente el cumplimiento de los fines, metas, objetivos, actividades y operaciones institucionales.
  • Las actividades de control gerencial, que son las políticas y procedimientos de control que imparte el titular o funcionario que se designe, gerencia y los niveles ejecutivos competentes, en relación con las funciones asignadas al personal, con el fin de asegurar el cumplimiento de los objetivos de la entidad
  • Las actividades de prevención y monitoreo, referidas a las acciones que deben ser adoptadas en el desempeño de las funciones asignadas, con el fin de cuidar y asegurar respectivamente, su idoneidad y calidad para la consecución de los objetivos del control interno.
  • Los sistemas de información y comunicación, a través de los cuales el registro, procesamiento, integración y divulgación de la información, con bases de datos y soluciones informáticas accesibles y modernas, sirva efectivamente para dotar de confiabilidad, transparencia y eficiencia a los procesos de gestión y control interno institucional.
  • El seguimiento de resultados, consistente en la revisión y verificación actualizadas sobre la atención y logros de las medidas de control interno implantadas, incluyendo la implementación de las recomendaciones formuladas en sus informes por los órganos del Sistema Nacional de Control (SNC).

Los compromisos de mejoramiento, por cuyo mérito los órganos y personal de la administración institucional efectúan autoevaluaciones para el mejor desarrollo del control interno e informan sobre cualquier desviación deficiencia susceptible de corrección, obligándose a dar cumplimiento a las disposiciones o recomendaciones que se formulen para la mejora u optimización de sus labores.

Según ORTEGA HIDALGO, Jesús un sistema de control interno consiste en el plan de organización y todas las medidas y métodos coordinados dentro de una entidad con fines de:

  • Proteger los activos
  • Evitar desembolsos no autorizados
  • Evitar el uso impropio de recursos
  • Evitar en incurrir en obligaciones impropias
  • Asegurar la exactitud y confiabilidad de los datos financieros y administrativos
  • Evaluar las eficiencias administrativas
  • Medir la observación a la política prescrita por la administración

Este sistema en realidad se encuentra integrado en todos los sistemas administrativos de apoyo.

Un sistema sólido de control interno es de primordial importancia para una administración adecuada. Mucha entidades operan con poco o ningún control interno debido a la falta de conocimiento o a veces a una economía mal entendida. El examen del sistema de control interno es una parte significativa de la auditoría y las recomendaciones sobre mejoras en el sistema de control interno son productos importantes de la auditoría.

En el sentido más amplio, el control interno es el sistema por el cual se hace efectiva la administración de una entidad.

El control interno administrativo atañe a las actividades que no son directamente de naturaleza financiera, por ejemplo los controles e informes diarios o semanales sobre actividad o labores del personal.

El control interno financiero atañe a las operaciones financieras, por ejemplo los arqueos diarios o semanales de fondos de caja chica. Sin embargo ambos están muy relacionados. Se ha descrito el control interno financiero como un sistema en el cual la contabilidad y el trabajo de una persona esta verificado por otra, sin duplicidad de funciones pero en realidad esto es sólo una parte del control interno financiero como veremos en este punto.

El control interno es una función de la administración de cada empresa o institución. Con el crecimiento de las empresas e instituciones y las complejidades de sus operaciones ha sido imperativo que los administradores implanten controles preventivos sobre las actividades empresariales e institucionales.

El resguardo de los recursos y el evitar o dar a luz errores o fraudes es responsabilidad primordial de los administradores o funcionarios de las empresas o instituciones encargados de la administración. El mantener un sistema adecuado de control interno es indispensable para cumplir con esta responsabilidad.

La ausencia o ineficacia de un sistema de control interno es un signo de una administración débil e inadecuada. Se ha logrado un control interno propio cuando la administración puede confiar en un auto – verificación de las transacciones y los registros contables dentro del sistema financiero.

Los fundamentos de un control interno adecuado son los siguientes:

a.       Un método digno de confianza para establecer sus responsabilidades financieras.

b.      El plan adecuado y la operación efectiva de los registros contables y financieros.

c.       La separación efectiva de las obligaciones del personal de la entidad.

Los objetivos de Control Interno son:

1.      Obtener información financiera correcta y segura.

2.      Proteger los recursos empresariales e institucionales.

3.      Fomentar la eficiencia de operación.

4.      Logra metas y objetivos planificados por la entidad.

Del análisis efectuado a lo comentado por Jesús Hidalgo Ortega destacamos que la ausencia o ineficacia de un sistema de control interno es un signo de una administración débil e inadecuada.

Según GARCÍA QUISPE, José Luisel control interno es el proceso integrado a las operaciones efectuado por la dirección y el resto del personal de una entidad para proporcionar una seguridad razonable al logro de los objetivos siguientes:

  • Confiabilidad de la información.
  • Eficiencia y eficacia de las operaciones.
  • Cumplimiento de las leyes, reglamentos y políticas establecidas.
  • Control de los recursos, de todo tipo, a disposición de la entidad.

La actividad de auditoría interna debe de asistir a la organización en el proceso de perfeccionamiento continuo del sistema de control interno aprobado por los órganos colectivos de dirección, mediante la evaluación y calificación de la eficacia y eficiencia del sistema implantado.

El auditor interno como parte del comité de control, debe participar en la vigilancia del adecuado funcionamiento del sistema de control interno así como participar en la propuesta de las recomendaciones necesarias para mejorar los procesos de dirección en el cumplimiento de los siguientes objetivos:

  • Promover la integridad y los valores éticos dentro de la organización.
  • Asegurar la gestión y responsabilidad eficaz en el desempeño de la organización.
  • Comunicar oportunamente la información de riesgo y control a las áreas.
  • Coordinar eficazmente las actividades de información y comunicación entre los órganos colectivos de dirección, los auditores internos, gubernamentales y otros funcionarios facultados a ejercer funciones de control externo.

El auditor interno debe estudiar y evaluar el sistema de control interno establecido en la entidad al iniciar cualquier auditoría o estudio especial de auditoría.

Los procesos asociados a la evaluación de confiabilidad, razonabilidad y funcionalidad del sistema de control interno implementado deber ser a partir del conocimiento y los procedimientos específicos asociados a los componentes principales del control interno:

  • Ambiente de Control
  • Evaluación de Riesgo
  • Actividades de control
  • Información y comunicación
  • Supervisión o monitoreo

Si un sistema de control interno tiene los cinco elementos enunciados instalados y funcionando, se concluye que este es eficaz. El auditor comprobará que estos cinco componentes operen a través de todos los aspectos de la organización ya que forman un sistema integrado, considerando que las fortalezas de un componente pueden compensar las debilidades de otro proporcionando un nivel apropiado de control.

El auditor interno debe participar, de conjunto, con las demás áreas de la organización en los procesos de mejora continua relacionados con la gestión de riesgos y debe considerar aspectos tales como:

  • La identificación de los riesgos relevantes, tanto externos como internos y propios de las organización a partir de la definición de los dominios o puntos clave de la organización.
  • La estimación de la frecuencia con que se presentan los riesgos identificados, así como la valoración de la probable pérdida que ellos pueden ocasionar.
  • La determinación de los objetivos específicos de control más convenientes, debidamente articulados con los objetivos globales y sectoriales previstos en la misión de la entidad.

Según PACHECO VIZCARRA, Milagros Yesenia el control interno es el conjunto de principios, guías, normas, fundamentos, reglas, acciones, mecanismos, instrumentos y procedimientos ordenados y relacionados entre sí que hace posible que una organización tenga el control de las actividades que desarrolla, el cual se puede dar en entidades públicas y privadas. El control interno tiene como fin lograr el cumplimiento de la función administrativa, objetivos y la finalidad que persigue una entidad, generándole capacidad de respuesta ante posibles dificultades que se puedan presentar en sus operaciones.

El control interno también desarrolla la planificación hacia el futuro, dando pautas de lo que se debe hacerse y cómo lograrlo; para esto va incluir un plan, en el cual considera cuatro elementos:

1.      Los objetivos: deben estar orientados hacia el futuro, porque de esto dependerá la buena gestión y, por lo tanto, la mejora de la organización.

2.      Las acciones: son las actividades que van a estar orientadas sobre la base de los objetivos trazados.

3.      Los recursos: son las asignaciones que se tiene para el logro de los objetivos; estos pueden ser presupuestarios, insumos y personal adecuado.

4.      La implantación: son los métodos que se van aplicar o emplear en el proceso para mejorar la gestión.

A través de la planificación se tendrá que tomar en cuenta la efectividad y la eficiencia de las operaciones, porque esto hará posible cumplir metas y objetivos, posibilitando que se administren con responsabilidad los recursos de la entidad.

La información debe ser confiable porque de esta se desprenden importantes decisiones que van a repercutir tanto en la parte financiera como en el manejo administrativo, haciendo mejorar la gestión y contribuyendo al logro de metas, sin dejar de lado los reglamentos internos y las leyes vigentes.

El control interno se realiza para un mejor manejo de los recursos públicos o privados en cualquier tipo de organización y constituye un eficiente sistema de control que proporciona tranquilidad, en el sentido de que determina el grado de responsabilidad de cada miembro integrante de esta.

Este control tiene como principal propósito detectar con oportunidad cualquier desviación significativa en el cumplimiento de las metas y objetivos establecidos, permitiendo adoptar medidas correctivas para reducir los riesgos; también, ayudar a garantizar la confiabilidad de los estados financieros, previniendo que estos se efectúen de acuerdo con las normas y leyes vigentes.

Hoy en día es importante contar con un proceso de autoevaluación que verifique que el manejo adecuado de los recursos de la empresa o institución y, a la vez, supervise el cumplimiento de los reglamentos internos que debe conocer claramente cada integrante, lo que definirá la responsabilidad y el grado de eficiencia que se desee alcanzar.

Cuando se habla de un modelo de control debe entenderse que la alta gerencia está encargada de implantar un sistema de auditoría interna y capacitar a todos los integrantes con el fin de propiciar un cambio en la manera de pensar o actuar del personal, haciéndoles entender que cada uno contribuye al éxito de la empresa o institución y que con su apoyo se lograrán las metas y objetivos trazados.

Así la auditoría interna debe constituir un apoyo para la empresa o entidad, la cual es ejercida por el auditor interno, quien debe evitar juzgar a los integrantes de esta, ya que lo que busca es impulsar y liderar los procesos de autoevaluación para evitar posibles riesgos y, a la vez, dar sugerencias de posibles soluciones a los problemas o dificultades encontrados, velando por el control, el uso eficiente de los recursos y el buen manejo empresarial.

La participación del control interno es integral, es decir, de todos los miembros de la organización mediantes sus acciones. Dentro de estos se encuentra los que establecen los objetivos y metas y los que implantan un mecanismo de control interno. Es necesario que cada miembro de la organización conozca cuál es su grado de desempeño y responsabilidad en el proceso de autoevaluación y frente a la organización para hacer posible el logro de los objetivos y las metas trazadas.

Del análisis efectuado a lo comentado por Milagros Yesenia Pacheco Vizcarra destacamos que el control interno, la importancia que este tiene a efectos de implementar mecanismos o políticas al interior de una empresa, los que brindarán seguridad para que las operaciones de esta se realicen salvaguardando sus activos y, al mismo tiempo, reduciendo la posibilidad de errores.


[1] AGUIRRE ORMAECHE, Juan. Auditoría III, p. 7.

[2] VIZCARRA MOSCOSO, Jaime. Perú. “Auditoría Financiera. Riesgos, Control Interno, Gobierno Corporativo y Normas de Información Financiera”.p,23.

[3] BLANCO LUNA, Yanel. Colombia.“ Normas y Procedimientos de la Auditoria Integral. p, 14

[4] HOLMES, Arthur W. México. “Auditoria Principios y Procedimientos”. p,3

[5] CLASTRE GARRIDO, Eduardo; MARTINEZ ARCE, José; SANCHEZ TERRÓN, Lourdes Y ESCAMILLA LÓPEZ, Juan. “Auditoria III”.p,7

[6] SANTILLANA GONZÁLEZ, Juan. “Establecimientos de Sistemas de Control Interno”. p,2

[7] MANTILLA BLANCO, Samuel. “Auditoria del Control Interno”.p,3

[8] RAMIREZ PADILLA, David. México. “Contabilidad de Costos”. Un Enfoque Administrativo para la toma de decisiones. p,392

[9] LEONARD, William. México. “Auditoria Administrativa. Evaluación de métodos y eficiencia administrativa” p.33.

[10] 11 CATÁCORA CARPIO, Fernando. Venezuela. “Sistemas y Procedimientos Contables”. Primera Edición. p .238.

[11] COOPERS & LIBRAND. Los Nuevos Conceptos del Control Interno. p,4

[12] RUSENAS, Rubén Oscar. Manual del Control Interno. p, 6.

[13] RUSENAS, Rubén Oscar. Manual del Control Interno. p, 14.

[14] Instituto de Auditores Internos de España-Coopers & Lybrand SA. (2004) Los nuevos conceptos del control interno – Informe COSO. Madrid. Ediciones Días de Santos SA.

Sobre el autor

admin administrator