Área de créditos

Área de créditos

Spread the love

El crédito de acuerdo a la concepción tradicional, se define como el derecho que tiene el deudor de recibir del acreedor alguna cosa, en la medida que haya confiabilidad con el compromiso de pago o devolución.

Desde el punto de vista legal, el crédito según la ley, el comercio y la economía es el derecho que una persona llamada acreedor, tiene para obligar a otra, el deudor, a pagar. En realidad son múltiples los conceptos, pero lo más adecuado a nuestros tiempos y desde el punto de vista financiero, es que el crédito es una operación o transacción de riesgo en la que el acreedor (prestamista) confía a cambio de una garantía en el tomador del crédito o deudor (prestatario), con la seguridad que este último cumplirá en el futuro con sus obligaciones de pagar el capital recibido (amortización de la deuda), más los intereses pactados tácitamente (servicio de la deuda).[1]

Intermediación del crédito

La actividad crediticia puede responder a muy diversas formas y necesidades de las que se requieran, ya sean estos objetivos o subjetivos; combinándose siempre dentro de la modernización y perfeccionamiento en sus operaciones a las exigencias del comercio, así mismo juegan los intereses de dos elementos ínter actuantes:

Los de la persona y/o organización que posee los bienes servicios o dinero que serán objeto de la transacción al cual llamaremos comerciante y/o propietario.

Y los de aquella o aquellas personas que las reciben para usuarios, satisfaciendo una necesidad mediata o inmediata como compensación de pagar un precio, más una compensación o cuota proporcional que se hayan pactado como resultado del usufructo; al cual llamaremos clientes o los usuarios.

Para ambos elementos la operación crediticia tiene un fin y un uso; para el poseedor del bien el de recibir una compensación monetaria o interés, aumentar las ventas de un artículo, el de canjear un valor por otro de mayor precio etc., y para quien recibe los bienes sujeto de la operación, la utilización de los mismos en forma tal que se deriven utilidades suficientes de uso o usufructo. Para ambas personas u organizaciones el crédito constituye un beneficio contractual y juzga intereses dinerarios y cubre necesidades propias de los que intervienen en ella de tal manera que genera beneficio y bienestar general.[2]

Función del crédito

Económica

El crédito cumple una trascendental función en el desarrollo económico de un país y de las empresas en su conjunto y ayuda al crecimiento sostenido constituyéndose como un agente multiplicador y de cambio de la economía porque el sistema adecuadamente empleado facilita el incremento del consumo de bienes y servicios, generando a su vez mayores necesidades de producción y abastecimiento de productos en el mercado, local, Nacional e Internacional.

En resumen, el crédito es el mecanismo más eficaz en la economía para crear riqueza efectiva, siendo su efecto multiplicador un estímulo para el comercio y para el incremento de dividendos.

Social

Este sistema adecuadamente empleado constituye un beneficio para la comunidades en general, porque se permite tener acceso a aquellos bienes y/o servicios que difícilmente podrían ser adquiridos mediante cancelación inmediata por parte de los clientes, dando oportunidad a que mayores familias con ingresos limitados puedan tener acceso a la adquisición de los mismos para cubrir sus múltiples necesidades y en el tiempo que realmente lo necesitan. Esta aptitud deriva de que el crédito permite elevar en el mediano y largo plazo el nivel de vida de la población.

Ventajas y desventajas del crédito

No es fácil señalar las ventajas o desventajas que implica la formulación e implementación del crédito, porque ello depende del comportamiento de varías variables macroeconómicas y del reflejo de la realidad social que vive el país. Sin embargo, señalaremos algunos de ellos como una forma de definir su función dentro del ámbito comercial.

Ventajas

Las ventajas del crédito son innumerables por su efecto multiplicador, pero sólo citaremos algunas de ellas:

  • Permite el uso de los pequeños y medianos capitales que permanecen improductivos y que a través de este mecanismo se convierten en riqueza productiva. Así el crédito hace más productivo al capital.
  • La expansión de los negocios, por el aumento del volumen de las ventas lo que a su vez permite conocer, ingresar y ampliar nuevos mercados.
  • La utilidad de la concesión del crédito como arma de lucha contra la competencia en un mercado cada vez más globalizado.
  • La conveniencia oportuna porque a través de las garantías de crédito se facilita la transferencia de bienes y servicios además de importantes cantidades de dinero, aun a distancias significativas mediante el uso de nueva tecnología en las comunicaciones.
  • La aparición de nuevas técnicas e innovaciones que ayudan a la gestión comercial, financiera y bancaria que benefician tanto al comerciante como al usuario.

Desventajas

Las desventajas que afectan al crédito están relacionadas con la interpretación del entorno socio-político que afectan a las variables económicas, originando distorsión en la obtención, de las fuentes, manejo y distribución del flujo financiero o monetario orientadas hacia las operaciones crediticias.

Implícitamente se puede señalar las siguientes desventajas:

  • Las pérdidas ocasionadas por deudas de morosos y las incobrables.
  • Predisposición psicológica y consciente del cliente de no aceptar el concepto de pago.
  • Los gastos derivados del proceso de recuperación del capital cuando estos ingresan a cobranza morosa o judicial.
  • Los costos iniciales que se forman principalmente por la inexperiencia del personal que interviene en la implementación y puesta en marcha de las operaciones crediticias.
  • Incidencia en el aumento de los precios de las mercaderías y/o servicios que adquiere, procesa o comercializa la empresa y que son frecuentes en épocas de desequilibrio macroeconómico.
  • La concesión del crédito exige un mayor capital de trabajo para que la empresa pueda cumplir con sus obligaciones a corto plazo ya que tiene que pagar interés sobre fondos inmovilizados. Por consiguiente no todas las empresas pueden beneficiarse con la alternativa de incrementar sus ventas.
  • Los pagos adicionales que se suman por el tiempo involucrado en investigaciones complementarias del solicitante y las contingencias que se presentan en la ejecución del cobro aumentan el riesgo del crédito y los costos de cobranza.

Factores de evaluación del riesgo crediticio

Parte de la medición del riesgo constituyen los factores de evaluación del riesgo que no siendo un tema de orden nos permite tener un criterio sustancial que luego detallaremos.

Una vez recopilados los informes por medios oficiales o extra oficiales, se debe llegar a una conclusión sobre la calificación y condiciones del posible cliente en lo que respecta a su carácter, capacidad y capital; además de analizar los aspectos colaterales y las condiciones del entorno económico. Porque la esencia misma del crédito al comercio es llegar a una decisión sobre el otorgamiento o no del crédito; si la información que se obtuvo es adecuada, valuada y cuidadosamente analizada reflejaran juicios más sanos y racionales sobre la función que se está desempeñando. Esto resaltará la experiencia del responsable de créditos.

El carácter

Este es un factor importante, porque cada transacción de crédito implica una promesa de pago. Este factor está referido a un punto de vista moral que tiene que ver con el esfuerzo que hará el deudor para honrar su deuda frente a la posibilidad de excusarse de cumplir con esta obligación. Un punto de vista de carácter moral y mental que identifica al cliente cuando adquiere un compromiso económico y acepta implícitamente el pago de la misma.

Consideramos que la honradez, integridad, imparcialidad, responsabilidad y confianza son cualidades fundamentales del carácter, sin descuidar los hábitos que refleja su comportamiento frente a la sociedad, ya que el juicio del carácter se basa en evidencias cuya confirmación se determina mediante las técnicas de investigación los análisis de sus referencias y la veracidad de lo expresado en su documentación.

Teniendo en cuenta que un crédito es inconcebible sin la confianza que otorga el solicitante, la pregunta en este aspecto será; pagará?

La capacidad

La capacidad es un juicio subjetivo de las posibilidades materiales para pagar del cliente. Está relacionada con su historial como deudor y su comportamiento para hacer frente a sus deudas, sumado a esto, observaciones físicas o limitativas de su negocio y de sus métodos y costumbres comerciales. A nuestro juicio los clientes no siempre pueden medir su grado de endeudamiento y difícilmente pueden manejar un poder de pago que vaya con su voluntad de pagar porque no están acostumbrados a trabajar bajo un patrón de gastos o exigencias. En el caso de una persona natural, serán sus ingresos, profesión, edad, estabilidad de su empleo y de la empresa donde trabajaba, etc.

La capacidad también se mide por el grado de educación, entrenamiento, experiencia, prestigio; la habilidad para utilizarlos en su favor y mantener su solvencia frente a sus acreedores. Aquí la pregunta será: ¿puede pagar?

El capital

Este factor se mide por la posición y solidez financiera general del negocio, sometida a un análisis de razones o ratios financieros, con atención especial al valor neto tangible de la empresa (activos, inversiones y otros recursos). Objetivamente es la seguridad que un deudor representada por la exposición de sus bienes, de que pagara así sea a largo plazo, si el carácter o la capacidad fallaran.

El capital constituye la garantía de que un acreedor puede tomar como base de que el deudor cumplirá con el pago de su deuda si este es utilizado inadecuadamente. Un trabajo serio y profesional deberá ser ejecutado cuando se trata de analizar los estados financieros.

En una empresa el capital de trabajo se ve reflejado en los estados financieros, en la conformación de los mismos, en la valuación adecuada de los activos fijos, en la pronta negociabilidad de sus Inventarios y, de acuerdo al tipo de empresa, en los bienes negociables con que cuentan los socios.

Un análisis de los estados financieros ayudara al encargado de créditos a tomar decisiones objetivas. Si el negocio no tuviera al alcance esta información, entonces es recomendable elaborar un cuadro analítico con la información que se tiene.

El colateral

Está representado por activos, hipotecas, avales o fianzas, que el empresario puede ofrecer como garantías accesorias para asegurar aún más el pago de la obligación a contraer.

Aquí es importante considerar la capacidad de realización efectiva que pueden tener el o los activos puestos en garantía por el comerciante. También consideramos que las garantías colaterales no alteran la condición del riesgo; un crédito otorgado en función de las garantías ofrecidas conserva la condición de riesgo, este riesgo siempre se mantiene hasta que el cliente pague.

Posteriormente analizaremos con mayor interés en un capítulo aparte todo lo concerniente a las garantías colaterales por considerarse una opción gravitante para afianzar las operaciones crediticias.

Las condiciones del entorno

Manifiestan el efecto producido en la empresa por las tendencias económicas o acontecimientos no previsibles de orden político, económico, moral o social que afectan la capacidad del cliente para cumplir con sus obligaciones de pago o en su incapacidad de manejar a su favor, su propia generación de recursos. Siendo estos factores principales que determinan el índice de morosidad de nuestra cartera de clientes.

También son acciones provocada por el mismo cliente que pueden alterar todo un programa establecido de créditos.

Dentro del riesgo son acciones provocadas por el mismo cliente que pueden alterar todo un programa establecido de créditos.

Dentro del riesgo crediticio las variables constituyen efectos de consideración, y deben ser tomadas en cuenta a la hora de otorgar créditos, en observancia a las políticas detectadas por la empresa.

Índices valuables del riesgo

Además de los factores anteriormente mencionados, para analizar el riesgo, se debe tener presente que:

  1. Una empresa vendedora con una demanda en el mercado para sus productos, mayor que su capacidad de oferta, puede seleccionar a sus clientes que solicitan crédito mucho más eficazmente que si fuese el caso contrario.
  • Cuando más eficiente sea la función del crédito, en sus políticas, métodos y procedimientos, tanto más amplia y variable será la escala de riesgo en función de una seguridad en el pago.
  • Hay casos en las cuales la empresa vendedora realiza una determinada promoción y se obliga a solicitar pedidos de solicitantes con riesgo pobre o regular, con el fin de que su producto sea conocido en el mercado. Con frecuencia suele suceder que las pérdidas por este concepto, si la hubiere pasan como gastos de promoción y publicidad.
  • Las mercaderías que se mantiene en stocks o congeladas inmovilizando capital de trabajo y que además aumentan los costos de almacenamiento, pueden tener un valor castigado. En este caso, la empresa con diferentes procedimientos tratara de vender dicha, mercadería aún por debajo del costo de reposición si fuera el caso. Otra alternativa es dándole al crédito con precios atractivos, o plazos largos.

Límite del crédito al cliente y al comerciante mayorista y minorista

El siguiente paso del proceso de crédito es señalar el límite del crédito. Este límite solo es asignado cuando todos los factores así como la información han sido considerados y analizados.

El límite del crédito es la cifra que representa el monto aproximado que el acreedor supone la máxima deuda que un solicitante desea adquirir en un determinado tiempo honrando su obligación y pagando puntualmente.

Consideramos que existe desorientación en cuanto a lo que es realmente el límite del crédito, como debe determinarse y su nivel crítico, una vez fijado.

En el siguiente punto plantearemos una alternativa a la fijación del límite del crédito.

Determinación del límite del crédito

Este límite no se considera como absoluto sino como un aviso de alerta en el manejo de la cuenta.

También puede someterse a revisión y cambiarse libremente de acuerdo a las circunstancias y al criterio del que otorga el crédito y que indudablemente será el más provechoso para la empresa.

Por lo menos se debe estar seguro de que el límite asignado a un cliente no interfiera la continuidad de las ventas y sus utilidades que devengan de un cliente determinado; por el interés y atención que deba prestarse en las cuentas a crédito.

Los métodos para la determinación del límite, aunque sean inexactos y a veces arbitrarios por motivos de expansión o restricciones difieren en el caso de tratarse de cliente (personas naturales) y comerciantes (personas jurídicas), por lo tanta se harán consideraciones separadas.

Al cliente

Una vez aprobada la solicitud, el encargado de créditos deberá preguntarse: ¿Cuánto puede pagar puntualmente?

Para determinar este límite no hay una formula tomada como patrón, sino es la experiencia y criterio que sobre montos de obligaciones que algunos clientes han sido capaces de cumplir.

Sin embargo se pueden señalar algunos factores comunes como:

  • Ingreso familiar en relación al número de sus componentes.
  • Otras deudas que disminuyen el margen del ingreso total.
  • Estándar de vida del cliente.
  • Monto fijado por el propio cliente.

Esta información se obtienen de la solicitud de crédito que el solicitante proporciono a la empresa previa verificación.


[1] SPENCER A. TUCKER. (2004). Control de Gestión Empresarial. Editorial Hispano Europea. Barcelona. p. 156.

[2] ROSEMBERG, Jerry. (2009). Diccionario de Administración y Finanzas. Editorial Limusa S.A. España. p 211.

Sobre el autor

admin administrator