Área de créditos – Reseña histórica

Área de créditos – Reseña histórica

Spread the love

El dinero ha sido el producto de una compleja evolución de las formas de intercambio de productos y servicios; socialmente, la función del mismo está encaminada a obtener los medios básicos de subsistencia los cuales están implícitos en lo denominado actualmente calidad de vida. La limitación del ingreso para poder suplir las necesidades básicas, las ideas y proyectos de las personas, son algunas de las causas de la existencia del crédito.

La palabra crédito viene del latín creditum (sustantivación del verbo credere: creer), que significa “cosa confiada”. Así “crédito” en su origen significa entre otras cosas, confiar o tener confianza.

Así mismo, los bancos nacieron con la necesidad de realizar simples operaciones de cambio y crédito a niveles personales, pero pronto se comenzaron a desarrollar funciones más amplias, a abarcar más personas y pasaron a contar con organizaciones más complejas en función del crédito.

La historia del crédito se puede contemplar aproximadamente desde el siglo IV a.c. en donde varias ciudades griegas constituyen bancos públicos y designan funcionarios dedicados a esta labor. Estas entidades además de operaciones de cambio y crédito eran recaudadoras de impuesto y acuñaban moneda. Igualmente, en el mundo romano se recurre al “mutuum” o crédito mutual y hacia el siglo VI fueron reglamentadas las tasas de interés que variaban dependiendo del riesgo de las operaciones.

La sociedad occidental de la edad media conoce profundos cambios hacia el término del siglo XI, cuando con motivo de la conquista de Inglaterra por parte de los normandos, se pone fin a las grandes invasiones y los cristianos terminan de imponer su presencia en el mediterráneo. Su interés por las innovaciones y los intercambios los lleva a redescubrir la banca, después que Carlomagno prohibió a los laicos prestar cobrando interés. En estos momentos surge la lucha que daría la iglesia contra la usura.

El primer banco moderno fue fundado en Génova, Italia en el año 1406, su nombre era Banco di San Giorgio. Los primeros bancos aparecieron en la época del renacimiento. De igual manera, una de las primeras expresiones de crédito moderno fue la implantada por la fundación Monte de Piedad hacia el año de 1450 en Perugia – Italia, su objetivo principal era el de aliviar a través del préstamo prendario las necesidades de todas las clases sociales. Posteriormente hacia el año 1702, dicha figura fue implantada en Madrid, luego en Barcelona, Salamanca y otras ciudades y, para el año de 1775 llega a México y es fundada dicha institución que aún funciona y que ha beneficiado a millones de mexicanos a través de diferentes líneas de crédito con garantía prendaria.

Entre el siglo XII y XIV los bancos conocieron un renacimiento importante, ya que los hombres de negocios de Italia del norte desarrollaron notablemente las operaciones de cambio. No solamente fueron expertos manipuladores de piezas metálicas, sino también, mediante una letra de cambio, podían acreditar a una persona, en una fecha determinada, en moneda nacional o extranjera, ante un determinado corresponsal. Así, muchos comerciantes recurrían a los bancos para tratar sus negocios con terceros.

En el siglo XVII se había extendido el modelo norte-italiano de banco municipal, que posteriormente fue reemplazado por los bancos públicos, quienes impusieron una gran innovación en aspectos crediticios, debido a algunas dificultades que los bancos municipales tuvieron para la emisión de títulos valores y moneda, dichos bancos públicos fueron concebidos en el marco estatal y considerados como una pieza clave de una ambiciosa política de control de la moneda, el crédito y las finanzas públicas.

Sobre el autor

admin administrator