Área Contable

Área Contable

Spread the love

“La contabilidad es información y por lo tanto da un conocimiento de la situación económica y financiera de las unidades económicas (empresas) lo cual es necesario para conocer el patrimonio de las mismas y ejercer un control sobre ellas. De acuerdo a esto podemos resumir sus objetivos como:

  1. Medir los recursos
  2. Reflejar los derechos de las partes
  3. Medir los cambios de los recursos y de los derechos
  4. Determinar los períodos específicos de dichos cambios
  5. Tener la información usando la unidad monetaria como común denominador
  6. Controlar las propiedades de la entidad
  7. Programar el uso que se da a estas propiedades.

Lógicamente, todos estos objetivos se llevan a cabo mediante un método cual está dotada la contabilidad”.[1]

De acuerdo a esto, la contabilidad como cualquier otra disciplina posee un método propio para el estudio y utilización de los medios económicos  y este medio es el método de la partida doble que se auxilia con la observación, la documentación e inventarización y el sistema de cuentas, la Partida doble comprende como requisitos necesarios para considerarla como medio a saber:

  1. Ha de ser lógica
  2. Ha de tener un principio en el que se fundamente
  3. Debe explicarse a sí misma y a los elementos que la integran
  4. Debe explicar todos los aspectos, elementos y procesos de la disciplina a que sirva
  5. Debe ser analítica y sintética
  6. Debe tener un objeto de aplicación
  7. Debe ser un elemento unificador de todos los procesos de captación del objeto
  8. Debe reflejar la realidad objetiva
  9. Debe ser dinámica.

El método de la partida doble y los procedimientos que la acompañan y complementan penetran el campo de estudio de la contabilidad, captando y explicando su objeto y sirviendo a los objetivos o finalidades de la misma, dando lugar e incorporando lo que hemos denominado anteriormente como la técnica.

“La contabilidad es el proceso de identificar, medir y comunicar la información de carácter económico para permitir a los usuarios de la información formular juicios y tomar decisiones”[2].

Hoy en día es imposible concebir de ninguna esfera económica el uso y aplicación de los criterios y prácticas derivados de la contabilidad. Las empresas e instituciones se benefician del manejo de la contabilidad, de la manera siguiente:

  1. Sirve de instrumento de control y dirección de la actividad financiera.
  2. Sirve de instrumento de programación y planificación de las actividades económicas en el proceso de desarrollo de las empresas y de la economía mundial.
  3. Permite un mejor desarrollo de los entes económicos individuales haciendo uso de los efectos positivos que le brinda el conocimiento de las leyes económicas.
  4. La contabilidad al evaluar los medios de producción, que son la naturaleza, el capital y el trabajo, determina con precisión el aporte de cada uno, al incremento y desarrollo de la empresa.
  5. Contribuye al servicio social que presta la empresa y por ende actual como instrumento de justicia social.
  6. Contribuye al enriquecimiento del acervo cultural del hombre y al uso racional y óptimo de los recursos con que cuenta el hombre.

Tal como se demuestra, la contabilidad posee características que le son inherentes a todas las ciencias, como son: evolución acumulativa, conocimiento científico, objeto, método, técnica, principios, leyes, teoría, predicción.

La contabilidad es histórica por el hecho de que sus conocimientos primarios han sufrido constantes transformaciones a fin de satisfacer las necesidades humanas, características esta que requieren las disciplinas para alcanzar el rango de  ciencia.

La contabilidad se ha desligado de las demás disciplinas, en razón de que está establecido históricamente que la contabilidad ha desarrollado su propio objeto de estudio siendo este el capital.

“La contabilidad es el centro de la administración de toda entidad económica y/o financiera, ya que los directores y ejecutivos necesitan información que les exprese el efecto de las decisiones presentes sobre las futuras corrientes de fondos y de utilidades. Los accionistas que tienen control efectivo de la gerencia necesitan la información para poder juzgar la eficiencia relativa de la dirección de la empresa”[3].

Hemos determinado que el método particular de la contabilidad es la partida doble, pues con él se explica y se ordena de manera, objetiva y sistemática la realidad de su objeto y nos proporciona un conocimiento sistemático y ordenado. Resulta obvio que la contabilidad haya sido desarrollada bajo determinados principios que estructuran su marco teórico y práctico y que para verificar de manera sistemática el cumplimiento de esos principios se apoye en sus propias técnicas.

Al respecto, se debe considerar que una estructura teórica para la contabilidad puede comenzar con la selección de la información a proporcionarse, teniendo en cuenta básicamente un conjunto determinado de postulados, o con supuestos referentes a las necesidades de los usuarios de la información contable, que entre otros aspectos se tenga en cuenta en forma lógica las siguientes consideraciones:

  1. Un acuerdo sobre postulados relacionados con el carácter de la entidad contable y su medio.
  2. Una evaluación de las necesidades del usuario y sus limitaciones en cuanto a la comprensión, interpretación y análisis de la información que se le presenta.
  3. La selección de lo que debe informarse.
  4. Una evaluación de los posibles procesos de medición y descripción para comunicar información sobre la empresa y su medio.
  5. Una evaluación de las limitaciones a la medición y descripción de la empresa y su medio.
  6. El desarrollo de principios o proposiciones generales que pueden usarse como directrices en la formulación de procedimientos y reglas.
  7. La formulación de una estructura  y un modelo para la recopilación y elaboración de datos y para resumir y dar cuenta de la información pertinente.

“Los principios de contabilidad son un cuerpo de doctrina asociada con la contabilidad que sirve de explicación de las actividades corrientes o actuales y como guía en la selección de convencionalismos o procedimientos. La validez de los principios de contabilidad se apoya en su simplicidad, claridad y generalidad para reflejar las practicas corrientes y proporciona orientación para la conducta moral de los profesionales en ejercicio y para el desarrollo continuo de la profesión”.[4]

Los informes financieros pueden parecer precisos a causa de sus números netamente integrados, pero son el resultado de un proceso de medición complejo que descansa en un conjunto de suposiciones y convencionalismos que se denominan principios contables.

Este último término incluye tanto conceptos amplios como prácticos y pautas detalladas; además de las convenciones, reglas y procedimientos, que juntos constituyen la práctica contable aceptada en cualquier tiempo dado. Los principios de contabilidad llegan a ser “generalmente aceptados” por acuerdo.

Aunque se debe expresar, con el uso de este nombre, que la función de formular y emitir normas contables es un proceso formal que sigue con rigor métodos científicos de investigación incluida la prueba correspondiente con su experimentación para dar lugar y validez, en forma precisa a este vocablo “principios”. Este conjunto de normas así denominada, donde se encuentran y nacen las reglas prácticas y de uso generalizado que sirve de base a la formulación  de la información financiera.

Por lo tanto expresamos que, los principios de contabilidad son conceptos básicos que establecen la delimitación e identificación del ente económico, las bases de cuantificación de las operaciones y la presentación de la información financiera cuantitativa por medio de los estados financieros.

Los principios de contabilidad que:

  1. Identifican y delimitan al ente económico y a sus aspectos financieros, son: la entidad, la realización y el período contable;
  2. Los principios que establecen la base para cuantificarse las operaciones del ente económico y su representación son: el valor histórico original, el negocio o empresa en marcha y la dualidad económica;
  3. el principio que se refiere a la información es el de: revelación suficiente;
  4. los principios que comprenden las clasificaciones anteriores como requisitos generales del sistema son: importancia relativa y consistencia.

Entre esos principios citaremos a los siguientes:

1)        Entidad

La actividad económica es realizada por entidades identificables, las que constituyen combinaciones de recursos humanos y naturales, así como de capital, coordinados por una autoridad que toma decisiones enrumbadas a la consecución de los fines de la entidad. Para tal fin se utilizan dos criterios:

  1. Conjunto de recursos a satisfacer alguna necesidad social como estructura y operación propios; y
  2. Centro de decisiones independiente con respecto al logro de fines específicos a la satisfacción de una necesidad social.

b)        Realización

La contabilidad cuantifica en términos monetarios las operaciones que realiza una entidad con otros participantes  en la actividad económica y ciertos eventos económicos que la afectan. Estas operaciones se consideran realizadas por la entidad:

  1. cuando ha efectuado transacciones con otros entes económicos.
  2. cuando han tenido lugar transformaciones internas que modifican la estructura de los recursos o de sus fuentes; o
  3. cuando han ocurrido eventos económicos externos a la entidad o derivados de las operaciones de ésta y cuyo efecto puede cuantificarse razonablemente en términos monetarios.

c)        Período Contable

Siendo necesario conocer los resultados  de operación y la situación  financiera de la entidad que tiene una existencia continua, obliga a dividir su vida en período convencionales, ya que las operaciones y eventos así como sus efectos derivados, susceptibles de cuantificación, se identifican con el período en que ocurren, razón por la cual cualquier información contable debe indicar claramente el período a que se refieren.

d)        Valor Histórico Original

Todas las transacciones y eventos económicos se registran contablemente según las cantidades de efectivo que se afectan  o su equivalente a la estimación razonable que de ellos se haga en que, se consideran realizados contablemente. Estas cifras deberán ser modificadas de acuerdo a la ocurrencia de hechos posteriores que les haga perder su significado, aplicando métodos de ajuste en forma sistemática para preservar la imparciabilidad y objetividad del informe.

Así sea el caso de cambios en el nivel general de precios y se aplican a todos los conceptos  susceptibles de ser modificados  que integran los estados financieros, se considerará que no se ha violado este principio; sin embargo, esta situación debe quedar debidamente aclarada en la información que se produzca.

e)        Negocio en Marcha

Por el cual se considera que la entidad tenga una existencia permanente, salvo especificación en contrario; por lo que las cifras de sus estados financieros representaran valores históricos o modificaciones de ellos sistemáticamente obtenidos. Cuando las cifras representan valores estimados de liquidación, esto deberá señalarse claramente y solamente serán aceptables para información general cuando la entidad este en liquidación.

f)         Cualidad Económica

Se constituye de:

  • los recursos de la entidad para realizar sus fines; y
  • las fuentes de dichos recursos que a su vez, son la especificación de los derechos que sobre los mismos existen considerados en su conjunto.

g)        Revelación Suficiente

La información presentada en los estados financieros debe contener en forma clara y comprensible todo lo necesario para juzgar los resultados de operación y la situación financiera de la entidad.

h)        Importancia Relativa

La información de los estados financieros debe mostrar  los aspectos importantes  de la entidad susceptible de ser cuantificados  monetariamente. Se debe equilibrar el detalle y la multiplicidad de los datos con los requisitos de utilidad y finalidad de al información.

i)         Consistencia

Los usos de la información contable requieren que se efectúe y sigan procedimientos cuantitativos que permanezcan en el tiempo, mediante la aplicación de los mismos principios y reglas particulares de cuantificación, para que mediante la comparación con estados de otras entidades económicas, conocer su posición relativa. Todo cambio que afecte  la comparabilidad debe ser justificado y advertido en forma clara en la información presentada.

El marco tradicional que ha servido bien a la contabilidad durante muchos años incluye la partida doble, con los conceptos de cuentas mayores y balances de comprobación y la presentación de datos de contabilidad  en forma de estados financieros que se articulan entre sí. También se debe tener en cuenta que “los resultados de los sistemas contables se expresan en un juego de estados financieros fundamentales relacionados, articulados entre sí y descansan en los mismos datos fundamentales”.

Aunque de otro lado se debe señalar las características de un marco conveniente pueden deducirse de los objetivos de la contabilidad, los conceptos de medición y las limitaciones.

También debemos expresar que los tipos de estados financieros presentados en los informes formales deben cumplir los objetivos de los usuarios  formales y potenciales de los informes, de acuerdo con las normas e medición y a la luz de las limitaciones realistas. Se hace un imperativo, en que la evolución futura del marco de la contabilidad y la estructura de informes  a presentar, permite la cantidad óptima de información pertinente que ha de presentarse en los informes externos.


[1] Pascual Chavez Ackermann. Contabilidad Fundamentos y Principios. Editorial San Marcos.Pag. 34.

[2] Robert N. Anthony. Principios Contables. Editorial El Ateneo. Pág. 6.

[3]  Miguel H. Bravo Cervantes. Contabilidad Financiera Básica. Editorial San Marcos. Pág. 17.

[4] Jaime Flores Soria. Contabilidad General. CECOF Asesores. Pág. 212.

Sobre el autor

admin administrator