Efectos y consecuencias del estrés

Efectos y consecuencias del estrés

Spread the love

De manera habitual es posible hallar una triple categorización de las respuestas examinadas con relación al estrés laboral.  En ella se distingue entre las de naturaleza fisiológica, psicológica y conductual, al tiempo que se constata mayor énfasis en el estudio de estos dos últimos tipos.  No obstante, a pesar de su inclusión relativamente escasa en la investigación laboral, la tasa cardiaca, la presión sanguínea, y los niveles de catecolaminas (epinefrina y norepinefrina) son las respuestas que con más frecuencia han sido evaluadas de forma independiente (Kahn y Byosiere, 1992).  Esta conclusión coincide básicamente con la anteriormente expuesta por Fried, Rowland y Ferris (1984), quienes constatan que los investigadores se han ocupado de tres tipos principales de respuestas fisiológicas al estrés laboral: síntomas cardiovasculares (presión sanguínea, actividad cardíaca, y nivel de colesterol), medidas biomédicas (catecolaminas: epinefrina, norepinefrina y dopamina; corticosteroides: cortisol; y ácido úrico) y síntomas gastrointestinales (en especial de úlcera péptica).

 

Pero las respuestas hormonales y nerviosas, especialmente si el estado de estrés es prolongado o intenso, devienen causa de enfermedad.  Así las principales consecuencias sobre la salud atribuidas al estrés son los trastornos psicofisiológicos o psicosomáticos. Tradicionalmente han sido consideradas enfermedades crónicas o de adaptación debidas a la respuesta inadaptada del organismo ante uno o más agentes externos y causados, al menos en parte, por el estilo de vida y el estrés asociado.  Estos trastornos enunciados por Selye representan la clasificación general más extendida respecto a las consecuencias inducidas por el estrés sobre la salud física, siendo las más comunes las úlceras pépticas en el estómago y el intestino superior, alta presión sanguínea, trastornos cardíacos y nerviosos (Selye, 1993).

Sobre el autor

admin administrator