VIOLENCIA FAMILIAR

Spread the love

La violencia familiar en el espacio interior familiar
La violencia familiar que se desarrolla en el espacio interior de la familia, comprende una dinámica de 3 etapas.

Constituyéndose en un círculo vicioso:
a) Se va creando tensiones entre víctima y victimario, es un abuso psicológico que termina en una explosión de abuso físico: heridas y golpes.
b) Etapa de reconciliación, el agresor (a) pedirá perdón. Esta conducta cariñosa completa la victimación.
c) Etapa de ambivalencia. La víctima no sabe qué hacer, se dice a si mismo: si me golpea, pero por otra parte es cariñoso… para el tiempo y da la vuelta a la primera frase; completando la figura del círculo.

No obstante el desarrollo de estas puede ir cambiando de acuerdo al tipo de estructura de la familia, los miembros de la familia que resultan más afectados son las mujeres, los niños, los adolescentes y el grupo de adulto mayor, por ser las personas más vulnerables dentro de la sociedad patriarcal, que estructura y jerarquiza las relaciones de acuerdo al poder y la dominación de unas personas sobre otras.
“Según estudios realizados recientemente por el PROMUDEH el 46% de los hogares a nivel nacional son violentados y el 28% de los mismos son mantenidos por mujeres. Asimismo acuden diariamente a denuncias de 200 a 250 mujeres maltratadas, dejando abierto el consiguiente maltrato a los niños, adolescentes y adultos mayores comparte del círculo vicioso”.

Vega Centeno dice en un estudio de diferentes estratos sociales de Lima, explorando las representaciones sociales sobre la familia, señala que existen grandes fallas de comunicación entre la madre y los hijos y entre el padre. Sin embargo señala que a pesar del autoritarismo vigente es la relación parento/filial existente en la familia, los jóvenes relativizan la carga negativa con la madre porque ella expresa una cogida más afectuosa y solidaria con ellos. En cambio con el padre es más difícil establecer la comunicación porque lo perciben como autoritario y de conducta violenta y con quien es más difícil tener confianza.

En resumen, es en el hogar en donde debemos cimentar la convivencia, primero entre los miembros de la familia y luego entre los demás miembros de la comunidad. para que una familia viva en paz es necesario que papá, mamá y los hijos se amen afectuosamente, se sepan perdonar, reconocer y corregir sus errores y defectos. El amor hace que todos los miembros de la familia se traten con justicia, a todos por igual en el cariño y a cada cual según sus necesidades. Más todavía, el hijo que más necesita, se le atienda mejor, al enfermo por ejemplo el simple saludar nos une más a la ayuda generosa en las tareas domésticas, nos hacen más solidario.

Causas principales de la violencia familiar
La violencia se da también dentro de la familia y puede ser verbal, física, sexual, emocional o económica. La víctima frecuentemente es la mujer y el hombre en menor grado, sin embargo, sin importar el papel que se adopte, la violencia familiar es un grave y doloroso problema social. La violencia no es natural, se aprende y se refleja día a día, con los ejemplos que se abrevian en la familia, las amistades, los vecinos y los medidos masivos de comunicación. La violencia familiar es un problema complejo para el que no existen soluciones fáciles, sin embargo, el primer paso siempre será identificar que el problema existe y tener el valor de pedir ayuda para resolverlo.

“Los malos tratos se dan en todas las capas sociales, siendo los principales factores de riesgos los antecedentes por ejemplo embarazos no deseados, malos ratos en la infancia de los progenitores, etc. Problemas sociales, el desempleo y problemas económicos, drogadicción, aislamiento o exceso de vida social, stress, infravivienda, etc. Problemática familiar, enfermedades psiquiátricas, toxicomanía, prostitución, delincuencia, etc. Existen muchos más factores para que una familia haya malos tratos.”

De acuerdo a Parodi, las políticas de lucha contra la violencia familiar en el Perú han orientado sus acciones a partir de la promulgación de leyes contra la violencia familiar y la vigencia y reconocimiento al Código de los Derechos del Niño y del Adolescente, de la Mujer y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, estas políticas sociales de lucha contra la violencia familiar se ubican dentro de políticas de servicios sociales, no obstante, no existe una tipología universalmente aceptada.

Raíces culturales
En el Perú, la violencia familiar desde espacios externos se explica desde su herencia colonial e histórica irresuelta, que se viene arrastrando pese a que la sociedad ha cambiado enormemente. Es sobre este piso sobre el cual tenemos que leer la dramaticidad del problema de la violencia, la omniprescencia de la violencia en el Perú.

“La violencia política creada por el Estado (ejército) de una parte y los grupos alzados en armas por otro que dejaron apenas poblaciones enteras en riesgo de seguridad, agudizando la situación de pobreza, dado que los costos sociales que generaron todavía son, en pleno 2003, difícil de superar.”

Problemas económicos
Los factores económicos son motivo de preocupación en la familia, actuando más bien como elementos desestabilizadores que como causas de la violencia. La extrema precariedad en que se viven las carencias económicas, de alto grado de frustración que produce la insatisfacción, generan desesperanza, impaciencia, e inciden directamente sobre la tensión que se produce en la familia.

“La familia como grupo humano vive las contradicciones sociales que producen las carencias socioeconómicas y el desempleo, comparte con la comunidad la expectativa de un mejor futuro o la desesperanza. Estos factores, sumados a la calidad de los conflictos conyugales, inciden en una mayor o menor vulnerabilidad para ser continente de la crisis familiar.”

En resumen la falta de recursos económicos en las familias, así como las condiciones adversas para el cuidado de sus integrantes, son detonantes de la violencia familiar, tanto para las mujeres como para los menores y personas mayores, aunque lo anterior no se aplica en todos los casos, las nuevas investigaciones sobre el maltrato establecen que el descuido de los integrantes de la unidad familiar responden a condiciones precarias de tiempo y dinero, más que a una falta de interés.”

INCOMPATIBILIDAD DE CARACTERES
Destruir la autoestima de una persona sistemáticamente mediante críticas, desprecios, abandonos o insultos. También son formas de violencia. No cabe duda de que a veces los golpes al espíritu son mucho más dañinos que los del cuerpo y dejan heridas más profundas. Las personas que son golpeadas sistemáticamente en su psiquis, en su espíritu, no tiene heridas físicas que mostrar al mundo para poder pedir ayuda.

VIOLENCIA CONTRA LA MUJER
Aún a pesar de que se reconoce que la violencia contra la mujer en el Perú es una práctica largamente ejercida en el ámbito familiar su magnitud todavía está subregistrada. Se identifica a la violencia de género como la principal violencia familiar en la medida en que es ejercida principalmente por varones (esposos o convivientes, padrastro o padre), sobre las mujeres.
“Se manifiestan, las difíciles condiciones que tienen que vencer las mujeres afectadas por la violencia para librarse de las agresiones ejercidas por el varón en la relación conyugal. Asimismo se evidencia la desesperanza y la inseguridad que las mujeres afectadas sienten respecto a sus propias capacidades para iniciar la denuncia de los hechos de violencia.”

Ganoza realizó un estudio sobre la violencia contra la mujer en la mujer e la cual tomando en consideración 1,016 denuncias ocasionadas por conflictos familiares, de las cuales 86% correspondían a agresiones producidas por parejas o ex parejas. De ellas el 94,6% eran por maltrato físico. Según un estudio de Loli y Rosas, en el Perú, seis de cada diez mujeres son maltratados, siendo la pareja el agresor principal. El tipo de maltrato más frecuente es el de la agresión física, en un 76% de los casos. Asimismo, en 1996, la Comisaría de la Mujer reportó 6,118 denuncias de maltrato contra la mujer, señalándose que el 51,3% de ellos se debían a maltratos efectuados por los esposos, el 43,8% por convivientes, el 3,5% por ex esposos y el 1,4% por ex convivientes.

“La violencia contra las mujeres en sus múltiples manifestaciones, ha sido definidas por la cuarta conferencia de Beijing: La violencia contra la mujer se refiere a todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado, posible o real, un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, al coerción o la privación arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o privada”

La Dra. Espinoza Matos, María Jesús manifiesta que en las mujeres maltratadas se producen daños en la salud mental. El estar expuesta a una situación crónica de violencia produce lo que se denomina el trastorno de estrés post traumático (PTSD) que produce crisis de ansiedad, insomnio, transtornos en la alimentación, dificultades de concentración y atención y depresión. Las mujeres que lo padecen y no han recibido ayuda adecuada pueden presentar sintomatología hasta veinte años después de haber ocurrido los hechos.”

Violencia contra el varón
Este tipo de violencia también se da dentro de la familia. Muchas veces se piensa que solo los afectados por la violencia familiar son los hijos y los cónyuges mas nunca imaginamos que ellos pueden ejercer violencia hacia el varón y de muchas forma: violencia física, psicológica.
Lamentablemente los cónyuges (mujer) son vistas como el “sexo débil”, debido a esto nunca reparamos en el hecho de que ellas también pueden agredir al varón.
Numerosos estudios clínicos muestra que los varones afectados presenta problemas cardiovasculares lo cual suele estar asociado a cuadros de depresión y frustración.

“De acuerdo al departamento de investigación y epidemiología del Instituto nacional de Salud Mental, Horacio Delgado los varones victimas de violencia familiar piden tratamiento clínico solo cuando presentan cuadros severos de neurosis y depresión”

De acuerdo a una Encuesta Nacional de Victimización para Lima Metropolitana del INEI , del año 1997 revelo que si comparamos las respuestas entre varones y mujeres son mas los varones adultos los que han sido victimas de alguna forma de violencia física.

Se suele opinar también que en los actos de agresión hacia los varones, las esposas actúan en autodefensa; sin embargo en un estudio longitudinal en mas de 430 mujeres golpeadas, Strans y Gilles encontraron que, en el 42.6% de las veces, el esposo era el que lanzaba el primero golpe, pero la esposa lo hacia el 52.7% de las veces.

Ambos investigadores concluyeron que tanto varones como mujeres tiene la misma posibilidad de lanzar el primer golpe durante los actos de violencia física.

“Los investigadores Gryl y Bird encontraron patrones similares (es decir, la misma probabilidad en varones y mujeres de lanzar el primer golpe) en la relaciones de citas”

Violencia contra los hijos
Un efecto dramático es el que producen los hijos ya que ellos en muchas ocasiones han sido testigo s del maltrato del que ha sido objeto un o delo padres esto hace que sufran problemas de tipo emocional, trastornos de conducta y dificultades de aprendizaje. Además corren el riesgo de ser maltratados muchas veces más por el padre que por la madre.

Los menores muestran inferiores recursos para defenderse de lo que daría un adulto. El riesgo es mayor porque es un sujeto en constitución. Debemos considerar los efectos que a corto y largo plazo le causarán los maltratos.

“Toda acción, misión o trato negligente, no accidentalmente, que prive el niño de sus derechos, su bienestar o que amenacen y/o interfieran su ordenado desarrollo físico, psíquico o social, cuyos autores pueden ser personas (familiares o no) instituciones o la sociedad, se denomina maltrato infantil ”

El maltrato infantil no se constituye solo por el maltrato físico, abuso sexual o el abandono también debemos considerar el maltrato emocional psicológico (ataques variables, aislamiento, terror), explotación laboral, falta de cuidados básicos incumplimiento de los deberes paternales, discriminación sufrida en razón de raza, sexo, minusvalía o enfermedad, etc.

Rodríguez Duna en su obra Maltrato y Abandono Infantil dice que sospechamos de la existencia de maltrato en los niños cuando observamos lecciones en al piel que reproducen el objeto en que ha sido causales, dificultad para sostenerse, sucio, ropa inadecuada, se duerme y aparece siempre cansado. Es un niño ansioso, hiperactivo, en conductas excesivamente sumisos al adulto, problemas de conducta social (robos, drogas, fugas), ausentismo escolar, ideas de suicidio. Retraso en el lenguaje, motricidad socialización, crecimiento y control de espíritus, problemas de aprendizaje y baja autoestima. Si se observa todo esto entrará ante un niño victima de maltrato infantil.