SANGRADO

Spread the love

SANGRADO
El STD puede presentarse desde el recién nacido hasta el adolescente. De acuerdo a su forma de presentación se puede dividir en STD bajo y alto. EL STD puede manifestarse como hematemesis, sangrado en «posos de café», melena, hematoquezia, rectorragia y sangre oculta en heces. Afortunadamente, la gran mayoría no se presentan como hemorragias masivas, dando tiempo para su estudio y el establecimiento de un diagnóstico correcto. La forma más útil de distinguir STD alto y bajo es la colocación de sonda nasogástrica, siendo sólo difícil de identificar el proveniente del duodeno.
1.1- ETIOLOGÍA
Las causas de STD en los pacientes pediátricos también se dividen de acuerdo a la edad del paciente. Así, tenemos que en los recién nacidos las causas más frecuentes de STD alto son: coagulopatías, sangre deglutida y gastritis; y las de STD bajo son: fisuras anales, enterocolitis necrosante, malrotación intestinal y vólvulus.
1.2-CLASES DE SANGRADO

Ante todo, es útil distinguir la clase de sangrado. Hay tres clases principales: Capilar, Venoso y Arterial.
Sangrado Capilar
Los capilares son los vasos más pequeños del organismo y también los más numerosos. Cuando un corte menor abre algún capilar, el sangrado generalmente es muy leve. En pocos minutos el sistema de coagulación del organismo funcionará y parará el sangrado.
Sangrado Venoso
Cuando el sangrado procede de venas lesionadas, se pierde sangre que está en su camino de vuelta al corazón, y que ya ha soltado su carga de oxígeno en las células, por lo que la sangre es de color rojo oscuro y fluye lentamente. El sangrado venoso se corta, en principio, aplicando presión local.
Sangrado Arterial
Es el menos frecuente, pero el más serio. La sangre que se libera de una arteria es de color rojo brillante y suele salir con mucha fuerza, a menudo en saltos rítmicos que coinciden con las contracciones del corazón. Si no se trata pronto una lesión sangrante sobre una arteria importante, es posible sangrar hasta la muerte en menos de un minuto. En la mayoría de los casos, sin embargo, la presión directa y firme sobre la herida parará el sangrado arterial, aunque el proceso siempre requerirá más tiempo que en el sangrado venoso.

1.3-TIPOS DE LESIONES

1.3.1 Lesiones sobre tejidos blandos

El sangrado puede ocurrir por heridas incisas (tales como cortes, pinchazos), abrasiones (cuando la piel se separa de los tejidos subyacentes), o avulsiones (cuando áreas de la piel son rasgadas violentamente). Un pequeño corte que sangre escasamente, se trata exclusivamente mediante el lavado de la herida con agua y jabón y aplicando una venda para mantenerla limpia. Cualquier herida más complicada necesita consultar con su médico o acudir a Urgencias.

1.3.2 Heridas Abdominales

Dada la presencia de numerosos órganos internos vitales, una herida que penetre en la pared abdominal necesita cuidado urgente inmediato. Llamar inmediatamente al teléfono de urgencias o a una ambulancia para trasladar al herido. Antes de mover a alguien con una herida abdominal, hay que ponerle en posición de decúbito supino, es decir, tumbado sobre su espalda. Si no hay órganos internos que salgan a través de la herida, hay que ejercer presión con un paño estéril sobre la herida sangrante para intentar parar la hemorragia. Si ya existen órganos desplazados por la herida, no trate de reintegrarlos a su sitio. Cubra la herida con un paño y no aplique más que una presión muy suave para parar el sangrado.

BIBLIOGRAFÍA
1. AMARILLO Hugo Rubén; Hemorragias Digestivas Bajas. PROACI 1998, Pág. 11 al 31.

2. ARRIBALZAGA Eduardo B; REPETO Luis; PETROZZI Carlos. Consideraciones sobre las hemorragias digestivas bajas. Prensa Med. Argentina 71: 126, 1984.
3. BARË Gerardo; BERNABO Jorge; CALIFANO Jorge. Emergencias Médicos Quirúrgicos, Urgencias Abdominales. EDIMED 1994 Pág. 343.
4. GUALDRINI Ubaldo Alfredo.
Hemorragia Digestiva Baja: ¿Cuándo debe intervenir el Cirujano? Intestino Delgado y Colón Curso TeóricoPractico. Hosp. Gastroenterología B. Udaondo Rev. Pág. 28, 1999.
5. MANRIQUE Jorge; NÚÑEZ Valerie; COTTELY Ernesto; TAVERNA Silvio. Hemorragia Digestiva Baja: Un Reto Diagnostico y Terapéutico. Rev. Argentina Cirugía, 1996, 71: 99113.
6. OJEA QUINTANA Guillermo M; Hemorragias Digestivas Bajas. VIII Curso Inter. De Cirugía Colorrectoanal. Buenos Aires, Agosto 2000 Rev. Pág. 1 11.

Sobre el autor

admin administrator