Cascada de Pishirayacu: San Martín descubre un nuevo destino turístico

Poradmin

Cascada de Pishirayacu: San Martín descubre un nuevo destino turístico

Fuente: Andina
Donde el “trekking” y la naturaleza se unen más que nunca.


La región San Martín continúan dándonos sorpresas, además de la rica gastronomía y el clima cálido en gran parte del año, nuevos destinos turísticos naturales siguen apareciendo gracias a la labor de las autoridades locales, uno de estos es la cascada de Pishirayacu.

Ubicado a 45 minutos de la ciudad de Tarapoto, estas cascadas sobresalen sobre cualquier otro tipo de atractivo por la gran vista y el contacto directo con la naturaleza.

El lugar se ubica dentro de la llamada Cordillera Escalera, un área de conservación regional, importante y necesaria para el suministro de agua, así como para la obtención de alimentos tanto vegetales como animales.

El acceso a la cascada es una experiencia única, no solo por la vista y la naturaleza que se puede apreciar, no solo aves, ranas o plantas exóticas, sino que demanda un esfuerzo del cuerpo.

Desde el ingreso hasta el final de recorrido, uno camina un total de 40 minutos, con subidas y bajadas a través de camino natural y barandas de madera que no alteran el contorno.

Luego de 20 minutos, exactamente a la mitad del recorrido y tras cruzar un riachuelo con una balsa de madera, se pueden encontrar pozas de aguas termales naturales.

Estas se llenan con aguas que salen de las rocas, la misma que brota naturalmente y que puede observarse en diversas partes del recorrido.

La última parte del recorrido, la más difícil sin duda, nos permite llegar a una “piscina” natural, desde donde uno puede ver la caída del agua, además de cómo el agua brota de la piedra.

La caminata continúa luego de pasar esta parte, para subir hacia donde fluye el agua que origina la cascada y desde cuya altura, se puede observar como se une el agua y la vegetación.

El regreso es bastante trabajoso, si toma 40 minutos llegar al punto final del recorrido, el camino de vuelta toma aún más, porque es una subida prolongada y una persona que no está acostumbrada al ejercicio puede verse afectada.

Sin embargo, todo puede quedar de lado si es que disfruta de todo lo que ofrece esta reserva natural de agua que abastece a la ciudad de Tarapoto y Lamas, un destino que se abre a los visitantes que buscan experiencias al aire libre.
Cómo llegar

Se debe salir de la ciudad de Tarapoto con dirección a la carretera IIRSA Norte, desde la cual se recorrerán 34 kilómetros, pasando por la extensa vegetación de la selva y diversas comunidades aledañas.

Qué llevar

Quienes visitan esta cascada deben tener en cuenta contar con un buen repelente, pues se encuentran en una zona de selva. Además para disfrutar de las aguas termales y la piscina natural, deben llevar ropa de baño y un buen par de zapatillas y sandalias. Si llueve llevar una muda de ropa, así como un paraguas. Agua o rehidratantes.

Alimentación

Para disfrutar del día, es preferible llegar temprano así como llevar su comida, pues no existen lugares cercanos donde comer. También hay que tomar en cuenta la limpieza de los residuos que se utilizan. Recordar que es selva y es un área de conservación natural.

Costos

Un tour, que comprende la visita a la Cascada de Ahuashiyacu, cuentas 85 soles. También es factible llegar a través de los buses que van hacia las provincias de Tarapoto, pero estos no se detienen en las zonas donde se pueden tomar fotografías. El ingreso a la cascada es de 5 soles. La comida que una persona puede llevar, en envases desechables, puede costar entre 15 a 20 soles.

About the author

admin administrator