AUDITORIA INTERNA

Poradmin

AUDITORIA INTERNA

1 Reseña histórica.

Fue en el año 1,941, en los Estados Unidos de Norteamérica que comenzó a utilizarse el término “internal auditing” el cual surgió como una necesidad de describir a la actividad independiente de revisión de operaciones de la empresa realizada por el propio personal. A partir de esa época la evolución ha sido constante.

Dado el aumento del tamaño y complejidad de las empresas hoy en día, la función de la Auditoria Interna ha crecido a un ritmo acelerado, es decir al crecer la empresa se creó un ambiente propicio para el desarrollo propicio de la auditoria interna que en un principio nació junto con la necesidad de certificar o comprobar que la cifra de los reportes internos era correcto, numérica y físicamente; es por ello que sus primeros beneficios se encontraron en los descubrimientos de fraudes y en el logro de reportes más cercanos a la realidad. Sus principales aplicaciones fueron los arqueos de caja por sorpresa, la confirmación de sumas de reportes importantes, conciliaciones bancarias y realización de conteos físicos de los diferentes inventarios. En la actualidad se observa que la auditoria interna sigue evolucionando ya no es simplemente un órgano de control si no que ya forma parte de staff de una empresa pues su labor es mas asesora ya que el conocimiento total de las operaciones hace de ella parte fundamental de la toma de decisiones

En nuestro país la auditoria interna sigue una evolución lenta en comparación al resto del mundo; nace dentro de los entes gubernamentales a partir de la Promulgación de la Ley del Sistema Nacional de Control que se dio en el año 1971. es por esta ley que se obliga a las entidades públicas a crear una oficina de auditoria interna en su organización, independiente de las demás áreas pero bajo la responsabilidad de la dirección de la empresa y de la Contraloría General de la República, entes a los cuales dirigirá los informes.

En la actualidad se observa poco desarrollo de esta forma de auditoria en el país pero en las empresas que la utilizan se da esta evolución pero como ya indicamos anteriormente con retraso con respecto a otros países más desarrollados..

2. Base legal

Dentro de la actividad privada la aplicación de la auditoria interna utiliza la misma base de la auditoria Externa la cual se basa en las Normas Internacionales de Contabilidad (NICs), las Normas Internacionales de Auditoria (NIAs) y las Normas de Auditoria Generalmente Aceptadas (NAGAs) y en las Declaraciones de Auditoría (SAS), sobre todo en los SAS 09 y 55.

La Declaración N° 1 sobre normas de auditoría interna SIAS N° 1, publicada en el año 1978 por el Instituto de Auditores Internos, contempla que la auditoría interna se orienta también a cumplir un papel de asesor, cuando dice: “ examina y evalúa los procesos de planeación, organización y dirección para determinar si existe razonable seguridad de que los objetivos y metas serán alcanzados”.

2.4 Marco Conceptual.

2.4.1 Conceptualizaciones sobre la Auditoria interna.

Al consultar diversos autores se aprecia la variedad de conceptos sobre lo que es la Auditoria Interna, esto no quiere decir que difieran en el contenido sino que existen diversos enfoques, una de ellos es el que nos da SAWYER, lawrence b:

Él nos lleva por la historia de la Auditoria interna recordándonos el crecimiento de la empresa cuando los dueños podían tener el control y supervisión de su negocio, conociendo desde los nombres de los integrantes de su personal, sabia si se estaban cumpliendo las políticas y los procedimientos que el mismo redacto, es decir él era su propio auditor interno, utilizaba sus ojos y oídos y no necesitaba de informes de auditoría.

Posteriormente cuando el negocio se hizo grande y complejo, por las diversas variables del mercado, no le permitió ya al dueño mantenerse al tanto de las cosas que pasaban en su empresa, es por eso que empieza a pedir informes escritos a conversar con los trabajadores sobre las operaciones, y empieza a preguntar si estas personas tienen la capacidad de analizar correctamente las cosas, es aquí donde se da cuenta que necesita una persona entrenada para tener un mejor análisis y evaluación objetiva.

El dueño no necesitaba un simple supervisor, si no una persona que tenga la misma visión que él, que tenga la suficiente calidad como para analizar y dar sugerencias, es aquí para el autor que nace el auditor interno, ya que él es el que puede hacer para el presidente de la empresa lo que dicho presidente haría si tuviera el tiempo y supiera como, También habla sobre quienes hacen auditoría interna existiendo casos de personas muy preparadas pero que no tienen las aptitudes necesarias como imaginación y falta de fundamentos y nos entrega lo que él considera los Diez Mandamientos de la Auditoría Interna moderna, que son:
1- Conocer los objetivos – Conocer la misión, el propósito, la razón de ser, es decir el primer paso debe ser conocer el objetivo de la empresa, de la división, del departamento, de la unidad, de la actividad, o de la función que se está auditando.
2- Conocer los controles – El auditor debe conocer las reglas de juego, es decir debe conocer a fondo ciertas reglas de control, por ejemplo las normas del personal dadas por gerencia, los presupuestos establecidos etc.
3- Conocer las normas – Es el trabajo de campo propiamente dicho, debe existir una unidad de medida para la realización de una verificación.
4- Conocer la población – Significa sobre que va a emitir informes el auditor.
5- Conocer los hechos – Las conclusiones de un auditor deben basarse en hechos concretos.
6- Conocer las causas – Cuando se determina un problema que requiere de solución, el auditor tiene la responsabilidad de buscar la causa.
7- Conocer el efecto – No habla de aquellas cosa que el auditor encuentra que no están dentro del orden de la empresa pero que al ser analizadas se demuestra que no tienen un efecto significativo y que no es necesario ponerlo en un informe y debe quedar en los papeles de trabajo, y si se amérita el caso discutirlos con las personas responsables.
8- Conocer la gente – Nos habla de la interrelación del auditor con los trabajadores de la empresa, haciéndoles ver que el auditor no es alguien superior si no la persona que junto a ellos quiere resolver los posibles problemas.
9- Saber cuando y como debe comunicarse – trata de la importancia de la comunicación del auditor desde el inicio de una evaluación y en los distintos niveles tratando de averiguar detalles de la situación materia de evaluación.
10- Conocer los métodos modernos – El auditor debe estar preparado para cualquier forma de evaluación y utilizar los métodos y herramientas necesarias.

Sobre estos diez mandamientos según el autor debe actuar la “AUDITORIA INTERNA MODERNA”
Sobre la auditoría interna también nos habla YARASCA RAMOS, Pedro Antonio, quien dice:

“La función de la auditoria interna podría conceptuarse como la evaluación independiente de operaciones financieras y administrativas y sobre todo los controles internos, con el propósito de emitir un informe con sus comentarios, observaciones y recomendaciones.

La auditoria interna constituye el control de los controles y cumple una invalorable función dentro de una empresa, siendo necesario siempre que se le garantice su independencia y reconozca su noble e importante misión por los ejecutivos de una entidad, propiciando un ambiente de control.

La corriente moderna, se orienta cada día, a vincular al auditor interno mas con la auditoria operativa, es decir, la evaluación de la eficiencia y eficacia de las operaciones, así como los resultados del comportamiento empresarial o gestión”.

Este autor ha tomado conceptos diversos en los que se basa para vincular a la auditoría interna con la auditoría operativa, por las labores que esta realizando actualmente pero que a mi parecer no la convierten en auditoría interna operacional, mas bien me atrevería a decir la auditoría interna se ha convertido en integral ya que se encarga de evaluar todas las operaciones de la empresa sin delimitar el campo de acción y de acuerdo a los requerimientos, el objeto solo es satisfacer lo quieren los dueños o personas de las cuales depende el área de Auditoría Interna. El también dice:

“ La auditoria interna constituye un elemento de gran apoyo a la alta dirección para evaluar la gestión y control interno en
particular, detectando las debilidades para prevenir errores y anormalidades mediante sus recomendaciones”.

Otro autor que nos da una referencia conceptual sobre la Auditoría Interna es él C.P.C. GUTIERREZ NARVAEZ, Henry W., este autor da una definición de la auditoria interna enfocándolo mas al proceso evolutivo que ha tenido la auditoria interna, es decir al cambio de enfoque o de dirección de esta dentro de la organización, el nos dice:

“Dado el aumento del tamaño y complejidad de las empresas hoy en día, la función de la auditoria interna ha crecido a un ritmo acelerado. Anteriormente la auditoria interna se asociaba con la prueba de la corrección y exactitud de la presentación de los estados financieros de la empresa complementando de esta manera las funciones de la auditoria financiera y expandir una evaluación a ciertos elementos, a fin de determinar si existían fallas o errores de importancia en sus registros contables.

Pero al ir concentrando la auditoria interna cada más su atención en aspectos tales como las evaluaciones operativas, los análisis de sistemas de elaboración de datos, estudios de costos administrativos y otros similares cambió inclusive el ámbito de la auditoria financiera realizada por los auditores externos, ya que estos en lugar de limitarse a certificar los valores de los estados financieros de la empresa y realizar evaluaciones de la suficiencia de los sistemas contables y sistemas de control interno, también están ofreciendo como servicios de valor añadido auditorias de carácter operativo y administrativo. La auditoria interna a su vez se involucra en los tres distintos enfoques de la auditoria; la operativa, la administrativa y la externa financiera”

Como dice este autor la auditoría interna ha evolucionado de acuerdo a las necesidades de la empresa y de los requerimientos de una sociedad en movimiento que le permite adaptarse a los continuos cambios que se suscitan y crear nuevas formas de complacer al cliente, que en el caso de la auditoría interna es el empleador.

Otra definición sobre la auditoría interna es la que nos dan AMES ENRIQUEZ, Cesar y Flavio PALOMINO DOMINGUEZ, quienes nos dicen:

“ Es conveniente que, en un nivel de organización, exista la unidad de revisión interna, encargada de evaluar en forma sistemática y permanente el control interno de una entidad, examinar la confiabilidad de la información financiera, el grado de cumplimiento de las políticas adoptadas, la eficiencia de los procedimientos y los resultados conseguidos.
La auditoría desarrollada eficazmente contribuye con la dirección y gerencia en el control de gestión de la entidad, en cuanto se encarga de controlar los planes a realizar las políticas y los procedimientos adoptados y su coherencia para conseguir los objetivos previstos.

La auditoría, para efectuar todas estas evaluaciones, se vale de dos perspectivas diferentes de acción, desde las cuales puede efectuar su trabajo. Sea en forma interna o externa.

La Auditoría Interna examina, evalúa e informa sobre las operaciones de una empresa, dependiendo de la propia entidad. El auditor, a nivel interno, es el asesor de la dirección; tiene la responsabilidad de evaluar las políticas, los procedimientos, el plan de organización, la eficiencia de las operaciones, las diversas operaciones que son efectuadas y presentar recomendaciones como resultado de su acción.

La misión de la auditoria interna no es intervenir en las decisiones de ningún departamento, sino evaluar directamente las actuaciones y reportarlas a través de informes, lo más objetivos posibles a la dirección de la que depende”

Para estos autores es conveniente que exista la Auditoría Interna dentro de las organizaciones ya que es indispensable para ir revisando si se esta alcanzando los objetivos trazados. Ellos incluyen al auditor interno como un asesor de la gerencia, ya que en base a una evaluación va a formular recomendaciones y/o sugerencias que le permiten a los directivos tomar las medidas correctas.

En cuanto al objetivo de la auditoría interna estos autores también nos dicen:

“ El objetivo principal de la auditoría interna es prestar un servicio a la administración, proporcionar los criterios necesarios para la mejor toma de decisiones, tendientes a conseguir y fortalecer el logro de un sólido control interno. La evaluación independiente y especializada que hace el auditor de los elementos del que conforman el sistema de control interno de las actividades de una empresa, y sus resultados permitirán que los funcionarios responsables de las operaciones financieras y operativas, cuenten con mayores alternativas de decisión que les permitan mejorar continuamente los de sistemas, métodos y procedimientos existentes cuando sea necesario.

La auditoria interna tiene ciertas diferencias de la auditoria externa, la diferencia es que la auditoría interna es una evaluación sistemática y permanente, practicada por los propios empleados o funcionarios de una empresa o entidad, con la finalidad de proporcionar a la administración un servicio con carácter constructivo de prevención, más que nada, es un asesoramiento. El auditor interno debe ejercitar todas sus facultades de evaluación, sin mantener líneas rígidas, para dar mayor solidez en el cumplimiento de los objetivos de su revisión.

La auditoría interna es parte del sistema de control interno. Su objetivo esencial es evaluar, con criterio independiente dentro de la organización, las operaciones contables, administrativas y financieras o de otro tipo, para proporcionar en sus informes, como base de las evaluaciones, comentarios y recomendaciones constructivas para mejorar la administración, por lo que, a la auditoría interna se le denomina control de controles.

La auditoría interna constituida como parte del sistema de control interno, evaluará por tanto toda la organización y operaciones, así como las normas que la regulan. La auditoría interna es una actividad de asesoramiento efectuada en forma independiente dentro de la organización o entidad. El auditor interno debe preocuparse por examinar e informar sobre cualquier fase de las actividades u operaciones, su proceso o sus resultados. Cuanto más pueda abarcar en las áreas operativas o departamentos administrativos, la auditoría interna estará cumpliendo mejor su propósito de ayudar a la administración.

El auditor debe de considerar dentro de la actividad y alcance de auditoría, aspectos tales como:

1.- Revisar y evaluar la eficacia, amplitud y aplicación de los controles financieros y operativos, para mejorar métodos y procedimientos.
2.- Revisar la eficiencia y economía en las aplicaciones de los recursos, identificando asuntos que muestren desperdicios innecesarios o ineficiencia.
3.- Evaluar la gestión y los resultados.
4.- Evaluar la normatividad interna para establecer su confiabilidad y cumplimiento y en base a sus evaluaciones, el auditor interno estará en condiciones de:
– Emitir recomendaciones prácticas y constructivas.
– Asesorar a los niveles directivos.

Con los mayores requerimientos de la administración de la empresa, el auditor interno, progresivamente ha tenido que ampliar el alcance de sus actividades, mas allá del aspecto financiero, a fin de poder atender los requerimientos de los niveles directivos. La auditoría interna ha realizado estas labores por cuanto se encuentran en mejores condiciones de poder identificar situaciones existentes, por el conocimiento de los procedimientos y sistemas particulares de la empresa. Como consecuencia del crecimiento continuo de las empresas en sus diferentes áreas, como de sus operaciones financieras y administrativas surge la necesidad de la administración de crear y desarrollar una unidad denominada auditoría interna; con la administración; de este modo la auditoría interna cubre una acción de vital importancia dentro de la organización.

Para obtener resultados satisfactorios de la auditoría interna, además de las cualidades personales del auditor interno, es fundamental fijar sus funciones, niveles y jerarquía del auditor, y su ubicación dentro de la estructura organizativa, a fin de no ver afectada su independencia. Cuando no esta fijado adecuadamente su nivel, puede ser susceptible de influencia por parte de superiores que están involucrados en el proceso de gerencia directa o indirectamente.

La ubicación del auditor interno debe estar donde pueda comunicar, sin limitaciones, el resultado de su labor. Esto contribuirá a que mantenga la máxima independencia y con esto se pueda evitar que sus juicios puedan verse afectados por limitaciones. La independencia, dentro de la organización, es un requisito esencial para obtener resultados positivos en su labor de auditoría interna. Tiene aspectos importantes, tales como: la categoría del auditor interno dentro de la organización y el apoyo que le concede la administración, son factores determinantes del valor y la amplitud de los servicios que obtendrá la propia administración de la función de la auditoría interna.

La estructura organizativa y nivel de ubicación debe estar en relación con la independencia que debe mantener la unidad de auditoría interna. El personal conformante de esta unidad debe contar, en cada nivel, con atributos personales y técnicos compatibles con su función. La unidad de auditoría interna deberá actuar bajo la dirección de un funcionario profesional con suficiente rango dentro de la organización que le asegure un amplio campo de acción, una atención adecuada a los resultados de sus evaluaciones y a sus recomendaciones, el seguimiento de las medidas correctivas que estas merecen; así como, la comunicación efectiva de sus resultados. En esencia, es necesaria la más amplia y completa facilidad para desarrollar la función de auditoría interna.

Los auditores internos no deben implantar procedimientos en la administración, llevar registros o tener participación alguna en la administración en otra actividad, que posteriormente deben revisar y evaluar. En general, el auditor interno no debe ser considerado como empleado o funcionario de línea. En consecuencia es conveniente que no sea empleado en funciones rutinarias de la administración”.

En este punto, estos autores nos explican cual es el objetivo principal de la Auditoría Interna, el fin de su creación y su importancia dentro de la organización, nos indican que la Auditoría Interna forma parte del control interno de una empresa, es decir es el control de controles. Nos muestran también como los directivos de las empresas son los encargados de mayores requerimientos, estos requerimientos son los que hacen que la Auditoría Interna evolucione ya que el pedido generalmente viene a ser algo nuevo y necesita nuevos enfoques o conceptos de trabajo.

Continuando con las definiciones sobre Auditoría Interna, BRINK y WITT, nos dicen:

“ Auditoría interna es una función independiente de evaluación establecida dentro de una organización para examinar y evaluar sus actividades como un servicio a la misma organización. Tal vez se pueda
hacer esta aún más significativa si se analizan con detenimiento los principales términos que han sido empleados; el término auditoría, en sí mismo, sugiere una variedad de ideas; por un lado, puede ser circunscrito hacia el chequeo de la veracidad aritmética de cifras o la existencia de activos, por otro, como la revisión y evaluación a fondo de los altos niveles operacionales.

El término interna se aplica para dejar perfectamente claro que es una actividad llevada a cabo por la misma organización, empleando su propio personal. De esta manera, su acción se diferencia de la realizada por contadores públicos externos u otros terceros que no forman parte directa de la organización. El complemento de la información señalada cubre un número importante de elementos del trabajo de auditoría interna, como sigue:

1. El término independiente es característica de que el trabajo de auditoria se desarrolla con plena libertad, sin restricciones que puedan limitar significativamente el alcance de la revisión o el reporte de hallazgos y conclusiones de auditoria.
2. El termino evaluación confirma los elementos que sirvieron de base para que el auditor haya llegado a sus conclusiones.
3. El término establecida confirma el hecho de la creación definitiva de la función de auditoria por parte de la misma organización.
4. Los términos examinar y evaluar describen la acción de la función de auditoría interna. Los hallazgos, determinados en una primera etapa de su trabajo requieren, en segundo orden, de un juicio evaluatorío.
5. Las palabras sus actividades confirman el amplio alcance jurisdiccional del trabajo de auditoría interna; es decir, que puede ser aplicado a todas las actividades de la organización.
6. El término servicio identifica que el producto final de la auditoría interna tiende hacía la asistencia, el apoyo o la ayuda.
7. Y finalmente, el término a la misma organización confirma que el alcance del trabajo de auditoría es hacía toda la organización, incluyendo a su personal, consejo de administración y accionistas.

Se puede lograr una mejor comprensión del trabajo de auditoría interna reconociendo que es un control organizacional cuya función consiste en medir y evaluar la eficiencia de otros controles. Cuando una organización establece la planeación en todos los niveles y procede a implementarlos en forma de operaciones, es indispensable que éstas sean vigiladas para asegurar el logro de los objetivos establecidos. Estos esfuerzos de control se obtienen a través de la auditoria interna cuya función, en sí misma, es uno más de los tipos de control utilizados; sin embargo, no hay que olvidar que existen muchos otros controles más y es aquí donde el trabajo sirve para medir y evaluar aquellos otros controles. De esta manera, los auditores internos deben comprender la dualidad de su función: su propio trabajo de control y la naturaleza y alcance de los otros controles.

Todo esto significa que los auditores internos deben hacer su trabajo con eficiencia y que deben ser, en lo posible, los mejores en el diseño e implementación de otro tipo de control. El ser expertos (los auditores internos) en control, incluye el comprender la interrelación de los diferentes controles y la mejor manera de integrarlos en sistemas de control interno. Esto se logra a través de las facilidades que tiene al examinar y evaluar todas las actividades organizacionales en un ánimo de máximo servicio a la organización. Sin embargo, los auditores internos no deben esperar ni se debe esperar de ellos sean expertos en todas las operaciones y técnicas involucradas en las diferentes actividades de la organización, pero sí pueden ayudar a los responsables individuales en el logro de resultados más efectivos por medio de la evaluación de los controles existentes y proporcionándoles elementos que les ayuden en la mejora de aquellos controles en uso”.

El autor nos entrega un análisis terminologico de la auditoria interna, ya que a través de las dos palabras que la forma, da un alcance más profundo de esta. Además también analiza los elementos que forman la auditoria interna como es la independencia, la evaluación, etc. que nos va a permitir tener una idea más precisa de lo que es la auditoría interna.

“Es normal para cualquier actividad, incluyendo las actividades de control, tales como la auditoría interna, saber que las acciones que se adoptan son el resultado de necesidades que se van presentando. Se puede comprender mejor la naturaleza de las actividades que actualmente existen si se conocen las condiciones pasadas que crearon la necesidad de tal actividad. En lo tocante a la auditoría interna ¿ Cuál es la forma más simple de auditoría interna y como nació? ¿Cómo ha respondido la auditoría interna a las necesidades que se le han presentado como producto del cambio?.

En estricta teoría, la función de auditoría interna se presenta cuando cualquier persona se ocupa en revisar algo que ella mismo hizo. En este punto, esta misma persona que tan bien lo ha hecho y, tal vez, evaluará la posibilidad de cómo hacerlo mejor si lo tuviera que hacer otra vez. Cuando una segunda persona se involucra a esta función la función se expande y se incluye la revisión de las actividades de segundas personas. En los negocios pequeños el dueño o el gerente revisarán lo que están haciendo sus empleados. Aquí la función de la auditoría interna se está llevando a cabo como una actividad básica de la administración.

Sin embargo, como las operaciones en los negocios tienden a crecer en volumen y complejidad, no es práctico para el dueño o para la alta dirección tener un contacto más estrecho sobre las diferentes operaciones para revisar que se estén llevando a cabo satisfactoriamente y con un alto grado de efectividad. En este momento, se tendrá que crear un sistema de supervisión que tratará de extender su vigilancia a través de ese sistema en virtud de que le es cada vez más difícil asegurarse que sus negocios están funcionando correctamente. ¿ Se están respetando los procedimientos establecidos? ¿ Están adecuadamente salvaguardados los activos? ¿ El personal trabaja a un buen nivel de eficiencia? ¿ Las políticas en vigor son todavía efectivas a la luz de las condiciones cambiantes? En la búsqueda de la respuesta a estas interrogantes, el dueño o la alta dirección contemplaron la necesidad de que se les ayudara a respuesta deseada. Esta ayuda provino de la asignación de una o más personas de la organización a quienes se les responsabilizó directamente de revisar y reportar los cuestionamientos señalados. He aquí donde la auditoría interna tuvo su inicio formal y con sentido u orientación específico.

La asignación del primer auditor interno generalmente se origina para satisfacer necesidades de operaciones básicas. Las primeras de estas necesidades de la dirección fueron las de verificar si los activos de la organización estaban adecuadamente protegidos; si las políticas y procedimientos de la compañía estaban siendo respetados; y si los registros financieros eran confiables. También hubo un considerable énfasis hacia la detección de fraudes. El trabajo del auditor interno también fue visto como una extensión de las actividades propias del auditor externo. El resultado de todos estos factores hicieron que el auditor interno fuera visto como un empleado de criterio estrecho; simultáneamente, el auditor interno se veía, a sí mismo, como una persona de relativa y limitada responsabilidad en el entorno general administrativo. Se le dio un enfoque de checador de cuentas y se le veía más como policía que como colaborador. Comprender la anterior situación es indispensable ya que esta imagen prevalece aún en el medio y obviamente, choca contra la filosofía del auditor interno moderno cuyo enfoque es por completo diferente.

En los últimos años la situación planteada ha sufrido grandes cambios. Las operaciones en todo tipo de organización se han incrementado progresivamente, tanto en volumen como en complejidad; los problemas administrativos que en consecuencia se han creado presionan cada vez más a la alta dirección. Los ejecutivos han pensado en la necesidad de encontrar nuevos caminos para hacer frente e estas presiones. La evolución es natural; por consiguiente, la dirección ha contemplado la posibilidad de utilizar los servicios de la auditoría interna. En este momento, algunos empleados son movidos por toda la organización (en varios departamentos y en diferentes áreas) el objetivo: Obtener mejores resultados y beneficios de estos empleados con un incremento en costo relativamente bajo. Simultáneamente, los auditores internos percibieron la oportunidad de abrirse hacia nuevas áreas; y así, orientaron su acción a ofrecer un mejor servicio a la dirección. Los primeros auditores internos enfocaron su atención hacia la contabilidad y algunos aspectos de control financiero. Con el cambio, se fueron extendiendo a cubrir otras áreas no financieras.

La auditoría interna, como cualquier otra actividad en proceso de evolución, refleja un amplio panorama de diferentes acciones, operaciones y niveles que puede cubrir. En muchas organizaciones la auditoría interna:
– Como una posición de nivel Staff es completamente nueva y su papel principal aún no está perfectamente definido.
– Por diversas causas está funcionando bajo la dependencia de diferentes niveles en la organización.
– Está integrada a los departamentos contables u otras áreas operativas.
– Su campo de acción está enfocado hacia aspectos eminentemente financieros.
– Su orientación está cambiando a otras áreas operativas no financiera.
– Está siendo ubicada en los altos niveles operativos de la organización y está demostrando por sí misma que es un elemento importante y respetable que coadyuva en los esfuerzos de la dirección.
– En una extensión de su alcance, la auditoría interna también está sirviendo al consejo de administración, generalmente vía el comité de auditoría del mismo consejo.

La profesión de la auditoría interna, en sí misma, a través de su propio esfuerzo y dedicación, ha establecido las bases para un continuo y ascendente desarrollo”.

Aquí podríamos decir que el autor nos hace viajar en la historia de la auditoría interna llevándonos a conocer aquellas preguntas que hicieron posible el nacimiento de la auditoría interna y nos muestra como evoluciona esta en el tiempo hasta llegar a la actualidad donde ya paso la barrera de la dedicación estricta al control de lo que se ha hecho si no que ahora en base al conocimiento de la organización ya puede prevenir todas aquellas cosas que pueden originar distorsiones en los objetivos de la empresa.

Otro alcance dado por este autor es cuando nos dice:

“ Una base fundamental para comprender la naturaleza de la auditoría interna es el análisis de la relación que ésta guarda con otras actividades de la compañía. En primer lugar, el tratamiento de auditoría interna requiere ser independiente de las operaciones rutinarias de una empresa; prueba de ello es que si cualquier trabajo de revisión, total o parcial, fuera suspendido en un momento dado, no afecta en lo absoluto la marcha normal de las operaciones del negocio. La razón de esta independencia obedece a una orientación eminentemente práctica.

La actividad del grupo de auditoria interna, en ocasiones, está cubierto con acciones de tipo rutinario como es, por ejemplo, validación de egresos, elaboración de conciliaciones bancarias, aprobación de movimientos de activos, etc., por consiguiente, no se hace necesario efectuar revisiones complementarias. Pero, en estos casos, la auditoria interna está aceptando responsabilidades de rutina que no le corresponden, ya sea en aspectos contables o en otras áreas operativas. Esta situación es motivo de tentaciones constantes por parte de la dirección de asignar estas responsabilidades al auditor interno; cuando lo hace, esta pagando, a un alto precio este error, ya que ocasiona que este profesional pierda independencia en sus futuras intervenciones.

Un segundo aspecto de importancia de la relación de auditoría interna con otras actividades de la compañía, es que el auditor interno es un elemento de nivel Staff y, consecuentemente, por esta razón, no debe ocupar el papel y responsabilidades de otros empleados. De esta manera, la línea de mando o supervisión es responsable directa de sus acciones y de ninguna manera podrá descansar en el auditor interno.

Cabe aclarar que lo anterior no significa que el auditor interno trabajará sin ninguna responsabilidad, no, la suya es trabajar, pero dentro de su propia esfera de actuación. No obstante, si por alguna razón el auditor rebasa la línea de mando y se adjudica responsabilidades que no le competen, en ese momento estará debilitando tal línea y el valor de su trabajo y actuación se verá sensiblemente disminuido ya que, de esta manera, sus recomendaciones y sugerencia entran a un nivel informativo o de asesoría directa de operación sin que se involucre específicamente a determinado ejecutivo como responsable de acciones concretas; además de que estas deben ser determinadas por línea de mando correspondiente apoyada en la solidez y persuasión de los mismos elementos y recomendaciones que aporte el auditor.

Un último aspecto es el relativo al inevitable traslape de la auditoria interna con otras muchas actividades de cualquier organización. En principio, todo el personal de una empresa está recomendado a realizar su trabajo con efectividad, procurando al máximo bienestar de ella en todas sus áreas. Esta filosofía va incrementándose de acuerdo a la escala organizacional, incluyendo las áreas de Staff. De esta manera, el grupo de análisis financiero, el grupo de investigación y desarrollo o cualquier otro grupo Staff están mucho más obligados por ser los analistas
y asesores en aspectos operacionales. Frecuentemente se crean grupos especiales de estudio e investigación para resolver problemas específicos de la dirección”

En conclusión esta variedad de conceptos y reseñas sobre la Auditoria
Interna que se han señalado en las páginas anteriores, se podría resumir
de la siguiente manera; La auditoría Interna es aquella que es realizada por personal de la organización y que cuente con una capacitación especial que el permita detectar y prevenir problemas, estos deben ser informados a la gerencia con las recomendaciones convenientes para que se tomen las medidas pertinentes, además se ha mostrado que la

auditoría interna va a seguir evolucionando a la par de la evolución de las organizaciones.

BIBLIOGRAFIA.

1- YARASCA RAMOS, Oscar, AUDITORIA, 1ra. Edición, 1,995 Lima- Perú. pp. 304.
1. VALERIANO ORTIZ, Luis Fernando, AUDITORIA ADMINISTRATIVA, Editorial San Marcos,1996 Lima- Perú pp. 232.
3. IVANCEVICH, Jhon M y otros, GESTIÓN CALIDAD Y COMPETITIVIDAD Mosby- Doyma libros S.A, 1ra. Edición en español, 1996 Madrid- España. pp. 555.
4. CONFEDERACIÓN ESPAÑOLA DE ORGANIZACIONES EMPRESARIALES, LA PYME Y LA GRAN EMPRESA, ediciones Mundi- Prensa, 1991, Madrid- España, pp 330.
5. GUERRAS MARTIN, Luis Angel, GESTION DE EMPRESAS Y PROGRAMACIÓN MULTICRITERIO ESIC Editorial, 1992, Madrid. pp, 210.
6. VELASCO SANCHEZ, Juan Antonio, INTRODUCCIÓN A LA GESTIÓN DE LA CALIDAD. Ediciones Pirámide, 1992, Madrid- España, pp 90.
7.CUATRECASAS, Luis, GESTIÓN INTEGRAL DE LA CALIDAD, Ediciones Gestión 2000, 1999, Barcelona- España, pp. 348.
8.ELORREAGA MONTENEGRO, Goroztiaga, TEORÍA Y PRACTICA DE AUDITORIA INTERNA, Editorial Cabello,1994, Chiclayo- Perú, pp. 110.
9. AMES ENRIQUEZ, Cesar y Flavio, PALOMINO DOMÍNGUEZ, LA AUDITORIA INTERNA EN LA GESTIÓN EMPRESARIAL, 1ra. Edición, 1991, Lima- Perú, pp .91
10.AHIJADO, manuel y mario, AGUER, DICCIONARIO DE ECONOMÍA Y EMPRESA, Ediciones Pirámide.1996, Madrid – España, pp. 678.
11. SEOANE, joaquin raúl, DICCIONARIO DE CONTABILIDAD Y CIENCIAS AFINES, Editorial Difusión, 1991, Buenos Aires – Argentina, pp. 1,200.
12. BRINK Y WIT, AUDITORIA INTERNA MODERNA, Editorial ECASA, 1991. México DF, México. pp. 450.
13.INST. MEXICANO DE CONTADORES PÚBLICOS, DECLARACIÓN SOBRE NORMAS DE AUDITORIA, Editorial ECASA, 1992
México DF- México pp, 846.
14. INST. INTERAMERICANO DE AUDITORIA Y CONTABILIDAD, NORMAS Y PROCEDIMIENTOS DE AUDITORIA GENERALMENTE ACEPTADOS,1991,Lima–Perú, pp 761

About the author

admin administrator