Los Pactos Sociales para la Ciudad Accesible.

Spread the love

Algunas ciudades están abordando los problemas de movilidad urbana como cuestiones integrales que han de debatir todos los agentes afectados. De esta forma el debate se centra en la ciudad y los barrios, y en la forma de conseguir una mayor, y continuada, implicación social en la habitabilidad y sostenibilidad, en vez de continuar actuando como si el problema de la movilidad consistiera en conseguir una mayor fluidez para el tráfico de coches: un debate sobre la oferta de movilidad en el sistema de transporte en su conjunto y la distribución de usos en la ciudad más accesible a los barrios, en vez de centrarlo sobre cada medio individual de transporte.

Estas ciudades han asumido que la solución de la movilidad urbana, ni tan siquiera para el tráfico rodado, no consiste en realizar mejoras de oferta en cada medio de transporte, o en cada lugar, elaborando programas de inversión en infraestructuras, y más concretamente la ampliación de las carreteras de acceso y de los principales ejes urbanos (túneles, pasos a desnivel, etc.). La ampliación de capacidad para el tráfico rodado, si bien puede ser necesaria puntualmente, no es una medida válida si se aplica de forma genérica dado que, aunque se amplíen, las vías siguen funcionando a límite de congestión.

El modelo que intentan desarrollar es el de Ciudad Accesible, que se basa en la atención a las necesidades de movilidad mediante accesibilidad a lugares próximos y a los centros urbanos o de distrito, no pretendiendo una accesibilidad total que permita ir de cualquier sitio a cualquier otro por autopista o grandes vías. Su enfoque consiste en entender el transporte como apoyo a una ciudad de ciudades (barrios con diversidad interna y con menor segregación externa), con movilidad local y con centros conectados por medios colectivos, atendiendo así a los objetivos de desarrollo sostenible: combinando la productividad regional, la calidad de vida, la integración social y la reducción de los impactos ambientales derivados de una movilidad más eficiente.

Estos objetivos globales para la ciudad accesible se concretan en cada caso, a través del proceso de debate de un plan de desarrollo sostenible y solidario de la ciudad (llámense Estratégicos, Agendas 21, u otras denominaciones), pero en otros casos se establecen directamente en un debate abierto sobre la movilidad sostenible en la ciudad.

Este enfoque parte del principio de la mejora de la movilidad urbana no es sólo un problema administrativo, si no que requiere la complicidad ciudadana. El procedimiento utilizado por los entes locales implicados en estos procesos consiste en crear espacios de comunicación y decisión sobre el transporte y la ciudad, bajo la forma de Foros o Mesas de Debate para alcanzar un Pacto social por una ciudad accesible.

En este debate se impulsa la participación de todos los interesados, desde las Administraciones y sus agencias vinculadas al planeamiento, el transporte o el medio ambiente, a las organizaciones empresariales, sindicatos, organizaciones vecinales y de usuarios, ecologistas. y las agentes relacionados con el tráfico y el transporte (servicios de trasporte, aseguradoras de automóviles, etc.).

El resultado de los debates conduce a un pacto firmado por los participantes, que incluye los criterios de actuación, programas de trabajo (planes y estudios) y actuaciones prioritarias. Los pactos requieren un trabajo continuado por lo que incluyen reuniones periódicas de seguimiento y evaluación de los programas y grupos sectoriales de trabajo.

Tanto la elaboración de los Pactos como su desarrollo, puede requerir el impulso de debates de distrito o de barrio, en toda la ciudad o en las áreas con mayores problemas, que incluyan en el debate a los agentes y la ciudadanía local, facilitando la decisión descentralizada de las actuaciones internas, como las que afectan a la ordenación del transporte y la distribución de actividades en el barrio, etc.

Este tema tiene relación a nivel ciudad con el de Presupuestos Participativos, y en el ámbito de barrio con el de Planes Integrados de Barrio. Para definir proyectos en este tema puede consultarse asimismo la Red 8 de URB – AL Control de la Movilidad Urbana, especialmente el tema Papel y Oportunidades de la Política Local. http://stuttgart.de/europa/urb-al

Los casos en los que se puede apoyar el debate son:

Hampshire, UK: campañas de sensibilización y actuaciones a medio y largo plazo para reducir el uso del coche y el tráfico rodado.

Granada, España: Programa sin mi coche, incluido en el proceso de promoción de un Pacto por la Movilidad. Ventajas en bonos de transporte público, impuestos de vehículos, seguros, comercios y servicios, para los propietarios de turismos que dejan en casa el coche un día por semana. Intervienen el Ayuntamiento, la Empresa Municipal de Transportes, aseguradoras de coches, estacionamientos, Federación de Comerciantes, etc.

Barcelona y San Sebastián, España: Pactos Cívicos sobre la movilidad firmados en 1998 y 1999 con organizaciones ciudadanas de distintos sectores.

Copenhague, Dinamarca: Plan integrado de tráfico den

tro del Programa de ciudades saludables de la OMS, que incluye objetivos concretos en materia de reducción de accidentes, ruido y contaminación. Contempla medidas sobre el transporte público, el estacionamiento urbano, áreas de restricción para el automóvil y fomento de la bicicleta. http://cities21.com

Car Free Cities: organización de municipios con programas orientados a la ciudad accesible. http://www.edc.eu.int/cfc

Día sin Coches: la celebración del día sin coches se extiende progresivamente en las ciudades europeas y también se realiza en algunas ciudades latinoamericanas. La preparación de estas jornadas está facilitando a muchos Entes locales el debate y la cooperación con distinto grupos y agentes sociales para enfocar aspectos de la movilidad a medio y largo plazo. http://www.ecoplan.org/carfreeday

agosto 14, 2017

Etiquetas: , ,