INDIVIDUO Y SOCIEDAD

INDIVIDUO Y SOCIEDAD

Spread the love

 

La sociedad es la extensión del individuo. Si el individuo es codicioso, cruel, despiadado, egoísta, etc., así será la sociedad. Es necesario ser sincero consigo mismo; cada uno de nosotros está degenerado y por lo tanto la sociedad tiene que ser degenerada inevitablemente.
Es la hora de reflexionar sobre nuestro propio destino. La violencia no resuelve nada. La violencia sólo puede conducirnos al fracaso. Necesitamos paz, serenidad, reflexión, comprensión.
El problema del mundo es el problema del individuo. Las revoluciones de sangre no resuelven nada. Sólo mediante la inteligencia resolveremos el problema del embotellamiento de la conciencia.

El valor del respeto hacia mismo y hacia los demás
Si el individuo quiere ser feliz, debe tener un gran respeto hacia los demás y hacia usted mismo. Ha de amar al prójimo como así mismo. Las personas que se estiman muy poco, sienten una baja estimación hacia los demás. Uno no lastima, hiere o ridiculiza a los demás si se respeta y se quiere a sí mismo.
Si usted quiere ser feliz, debe respetarse y saber que usted tiene espíritu, alma y cuerpo. Debe tratarse bien. Por ejemplo: su cuerpo. Cuídelo. Necesita aire puro, calor del sol, descanso, limpieza, ejercicio.

El respeto comienza en la propia persona. El estado original del respeto está basado en el reconocimiento del propio ser como una entidad única, una fuerza vital interior, un ser espiritual, un alma. La conciencia elevada de saber “quién soy” surge desde un espacio auténtico de valor puro. Con esta perspectiva, hay fe en el propio ser así como entereza e integridad en el interior.

Ambiente de respeto
El poder de discernir crea un ambiente de respeto, en el que se presta atención a la calidad de las intenciones, actitudes, conductas, pensamientos, palabras y acciones. En la medida que exista el poder de la humildad en el respeto hacia el propio ser —y el discernimiento y la sabiduría que permiten ser justo e imparcial con los demás— habrá éxito en la forma de valorar la individualidad, apreciar la diversidad y tomar en consideración la tarea en su totalidad.

El respeto y el reconocimiento internacionales por los derechos intelectuales y las ideas originales deben observarse sin discriminación. La grandeza de la vida está presente en cada uno, por lo que todo ser humano tiene el derecho a la alegría de vivir con respeto y dignidad.

La Importancia del Respeto como Valor Fundamental de la Responsabilidad Social

El respeto como la honestidad y la responsabilidad son valores fundamentales para hacer posibles las relaciones de convivencia y comunicación eficaz entre las personas ya que son condición indispensable para el surgimiento de la confianza en las comunidades sociales.
La falta de respeto a nuestras instituciones surge de la laxitud en la que ha caído la cultura moderna por el excesivo énfasis que hemos puesto a la libertad y los derechos de los individuos con el olvido de la responsabilidad y el deber como contra parte complementaria. Esta actitud ha traído como consecuencia una mala interpretación de lo que significa la dignidad de la persona y su responsabilidad social.

El valor de la autoestima y de la autorrealización
La autoestima es el aprecio que tenemos de nosotros mismos y lo expresamos en nuestras actitudes con nosotros y con los demás…
Podemos decir que es la mezcla entre confianza y respeto hacia uno mismo. No tiene tanto que ver con nuestra dotación; ser guapo, feo, alto o bajo, sino en cómo nos valoramos.
Es importante que desarrollemos nuestra autoestima para enfrentarnos al mundo, la vida en muchas ocasiones es un pulso entre plantar cara a los problemas o rendirse ante ellos. Confiar en uno mismo y en que podemos vencer las dificultades nos dota de una dosis extra de fuerza que al final nos hace triunfadores.

Se construye día a día
Tener una buena autoestima no se consigue de la noche a la mañana, todos los días hay conflictos que hay que resolver y problemas que afrontar, enfrentarnos a ellos y superarlos nos refuerza y hace que la imagen que tenemos de nosotros mismos se vea mejorada. Se puede decir que nos admiramos por haber actuado de una determinada forma y psicológicamente nos sentimos muy satisfechos, entre otras cosas gracias a los refuerzos propios y ajenos.
Como valoramos nuestras experiencias a lo largo de la vida influye en nuestra autoestima, aprender de estas experiencias sin caer en la crítica destructiva hará que en próximos conflictos estemos más preparados para afrontarlos.

Cualidades de la persona con buena autoestima
 No necesita de la aprobación de los demás, no se cree ni mejor ni peor que nadie.
 Muestra sus sentimientos y emociones con libertad.
 Afronta los nuevos retos con optimismo, intentando superar el miedo y asumiendo responsabilidades
 Se comunica con facilidad y le satisfacen las relaciones sociales, valora la amistad y tiene iniciativa para dirigirse a la gente.
 Sabe aceptar las frustraciones, aprende de los fracasos, es creativo e innovador, le gusta desarrollar los proyectos y persevera en sus metas.

“Para querernos más hay que empezar por ser nuestros mejores amigos, saber que no hay nada ni nadie en este mundo más importante que nosotros mismos”.

Sobre el autor

admin administrator