IMPLEMENTACIÓN DE LAS NIIF EN EL PERÚ

IMPLEMENTACIÓN DE LAS NIIF EN EL PERÚ

Spread the love

 

El Perú ha iniciado la adopción de las NIIF vigentes a nivel internacional en las empresas inscritas en el Registro Público del Mercado de Valores de CONASEV, excepto las que son supervisadas por la SBS; por lo que a partir del 2011 dichas empresas van a tener su información en NIIF.

Es decir, el Perú es parte de la tendencia mundial de tener a las NIIF como el lenguaje internacional para la comunicación de información financiera y, en consecuencia, las empresas peruanas que adopten estas normas podrán acceder a cualquier mercado de valores a nivel internacional, lo mismo que a realizar transacciones internacionales con mayor facilidad.

Sin embargo, aún el Perú no ha adoptado estas normas para todas las entidades cotizadas o de interés público, que continúan aplicando versiones de NIIF aprobadas en el Perú, o normas específicas en el caso de la SBS, la cual tiene un plan para adoptar las NIIF en el mediano plazo.

I. MARCO LEGAL
Ley General de Sociedades
Artículo 223º – Los estados financieros se preparan y presentan de conformidad con principios de contabilidad generalmente aceptados en el país.

Resolución Consejo Normativo de Contabilidad 013-98-EF/93.01 (17/07/1998)
Los principios de contabilidad generalmente aceptados en el país son:
1. Las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC) oficializadas por el Consejo Normativo de Contabilidad
2. Las Normas establecidas por Organismos de Supervisión y Control, siempre que se encuentren dentro del Marco Teórico de las NIC.
3. Por excepción y en circunstancias no normadas por el IASB supletoriamente, se podrá emplear los Principios de Contabilidad aplicados a los Estados Unidos de Norteamérica (USGAAP).

Plan Contable General Empresarial
1. Aplicable a partir del 1 de enero 2011
2. Es requisito para la aplicación del Plan Contable General Empresarial observar lo que establecen las NIIF. De manera adicional y sin poner en riesgo la aplicación de lo dispuesto por las NIIF se debe considerar las normas del derecho, la jurisprudencia y los usos y costumbres mercantiles.

Resolución 234-2006/SUNAT
1. Los libros contables deben ser llevados utilizando el Plan Contable General Revisado vigente en el país.

II. ANTECEDENTES DE LA APLICACIÓN DE LAS NIIF EN PERÚ
• Diversos Congresos Nacionales de Contadores Públicos del Perú adoptaron acuerdos para la aplicación de las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC) según resoluciones N° 39 del X Congreso de Lima en 1986 (NICS 1 a la 13);
• N° 12 del XI Congreso del Cusco en 1988 (NICS 14 a la 23) y;
• N° 1 del XII Congreso de Cajamarca en 1990 (NICS 24 a la 29).
• El Consejo Normativo de Contabilidad, el 18 de abril de 1994, mediante Resolución N° 005-94-EF/93.01 oficializó la aplicación de las Normas Internacionales de Contabilidad adoptados en los Congresos antes mencionados; precisando que los estados financieros deben ser preparados cumpliendo las mencionadas normas.

Inicio de la obligación legal de aplicar las NIC en el Perú.
El reconocimiento de las NIC no sólo se dio en el campo profesional, sino también en el campo legal, pues en 1997 la Ley de Sociedades Nº 26887, en su artículo 223°, estableció la obligatoriedad de que los estados financieros se preparen y presenten de conformidad con las normas legales y los “Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados”.

La Resolución N° 013-98-EF/93.01 del Consejo Normativo de Contabilidad precisó que los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados a que se refiere la Ley General de Sociedades comprende sustancialmente, a las Normas Internacionales de Contabilidad (NICS), oficializadas, y las normas establecidas por Organismos de Supervisión y Control para las entidades de su área siempre que se encuentren dentro del Marco Teórico en que se apoyan las Normas Internacionales de Contabilidad.

La misma resolución N° 013-98-EF/93.01 precisó que por excepción y en aquellas circunstancias que determinados procedimientos operativos contables no estén establecidos en una Norma Internacional de Contabilidad, supletoriamente, se podrá emplear los Principios de Contabilidad aplicados en los Estados Unidos de América.
Fuente: CPC. Wilfredo Rubiños. (2007). Aplicación de las NIIF en el Perú – Retos y oportunidades en la armonización de las Normas Internacionales de Información Financiera Pág. 17

III. ESTADO ACTUAL DE LA APLICACIÓN DE LAS NIIF EN LA PREPARACIÓN DE ESTADOS FINANCIEROS DE LAS EMPRESAS PERUANAS
El alto grado de globalización que han alcanzado los mercados financieros, incluido el peruano, nos obliga a contar con un marco normativo contable que esté de acuerdo con estándares internacionales, que tenga plena vigencia, sea estable en el tiempo y que a su vez se adapte a los nuevos requerimientos de la economía mundial de tal forma que los inversionistas y cualquier usuario que requiera la información financiera, puedan actuar con total transparencia y confiabilidad.

En las últimas décadas, mediante diversos pronunciamientos del gremio profesional contable, así como por algunas normas legales, se estableció en el Perú la obligatoriedad de preparar y presentar los estados financieros de las empresas del sector privado en base al modelo de las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC), hoy Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), oficializadas en el país.

El proceso contable
La contabilidad constituye el medio por el cual medimos y presentamos el resultado de una actividad económica, y que en muchos casos se denomina «lenguaje de los negocios», debido a que es muy usada en la descripción de todo tipo de actividades del ámbito empresarial sin distinguir el tipo de organización mediante la cual se ha constituido dicha organización.

El proceso contable y la contabilidad son considerados como un método de registro, así como un sistema de información y de control del fenómeno económico y financiero que tiene lugar en el proceso circulatorio y de creación de valores que constituye el soporte para la toma de decisiones en la unidad económica (Sánchez 2005).

Los estados financieros
El producto final y principal, luego de procesar las transacciones económicas de una empresa, son los estados financieros y sus notas, además de otro tipo de reportes administrativos o financieros relevantes de vital importancia en el proceso de toma de decisiones empresariales ya que proporcionan información que no está contenida en estos estados.

Es así que en 1936 la Asociación Americana de Contabilidad (American Accounting Association) define los estados financieros como «la expresión, en términos financieros, de la utilización de los recursos económicos de la empresa y los cambios resultantes en ellos y en la posición en los mismos de los intereses de acreedores e inversores» (Tua 1988: pág. 14).

El proceso de armonización y las NIIF
La evolución e integración de la economía mundial en las últimas décadas, se han presentado como impulsoras y aceleradoras de la búsqueda de un lenguaje común para la preparación de la información financiera y es un tema abordado por varios autores.

Así encontramos, por ejemplo, que «en la medida que exista una actividad mercantil internacional y comercio e inversión traspasen los límites nacionales, puede decirse que aparece un usuario internacional de la contabilidad, que requiere prácticas similares para llevar a cabo las funciones decisorias a las que sirven los estados financieros».

Esta situación se ha visto reflejada en un proceso de armonización contable al que cada día se adhieren más países, mediante el cual se ha pasado de una aplicación de principios contables locales a la aplicación de normas contables bajo estándares internacionales. Es un hecho que la armonización de las prácticas de contabilidad es la meta final de los esfuerzos de armonización a nivel internacional (Doupnik y Perera 2007: 75), lo que ha llevado a la adopción o adaptación generalizada del modelo conocido como NIIF, las cuales son emitidas y difundidas por la Junta de Normas Internacionales de Contabilidad (International Accounting Standard Board–IASB).

Los libros contables
La legislación peruana contempla aspectos generales sobre los libros contables. Es así que en la sección III del libro primero del «Código de Comercio», denominada «De los Libros y de la Contabilidad del Comercio», vigente desde el año 1902, se limita a establecer aspectos referentes a la clasificación de los libros de contabilidad, tanto obligatorios como facultativos, que deben llevarse para efectos de registrar las operaciones comerciales. Asimismo, se establece la forma de llevar los libros y el contenido de los mismos y no se consideran aspectos relacionados con la preparación y presentación de estados financieros.

Es importante indicar que lo establecido en el «Código de Comercio» respecto a los libros contables, a pesar de estar vigente, ha ido quedando relegado en la práctica contable debido a las normas de carácter tributario que se han promulgado relacionadas con los libros contables.

La presentación de estados financieros y las NIIF
Las empresas peruanas constituidas al amparo de la Ley General de Sociedades (LGS) deben preparar obligatoriamente sus estados financieros de acuerdo a lo establecido en dicha ley. Asimismo deberán tomar en cuenta las normas promulgadas por el CNC, lo cual en ambos casos nos lleva al análisis del proceso de adopción de las NIIF en el Perú.

Existen otros organismos como la CONASEV o la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) y Administradoras Privadas de Fondos de Pensiones (AFP) que están facultadas para dictar normas relativas a la presentación de estados financieros de las empresas que se encuentran bajo su supervisión o regulación. Al no estar comprendidas las entidades del sector financiero reguladas por la SBS en esta investigación, solo se analizará las normas para la preparación de estados financieros emitidas por la CONASEV.

IV. IMPLEMENTACIÓN DE LA NIIF PARA PEQUEÑAS Y MEDIANAS ENTIDADES
Estados financieros
La presentación razonable requiere la representación fiel de los efectos de las transacciones, otros sucesos y condiciones.
a. Se supone que la aplicación de la NIIF para las PYMES, con información adicional a revelar cuando sea necesario, dará lugar a estados financieros que logren una presentación razonable de la situación financiera, el rendimiento financiero y los flujos de efectivo de las PYMES.
b. La aplicación de esta NIIF por parte de una entidad con obligación pública de rendir cuentas no da como resultado una presentación razonable de acuerdo con esta NIIF.

La información adicional a revelar es necesaria cuando el cumplimiento con requerimientos específicos de esta NIIF es insuficiente para permitir entender a los usuarios el efecto de transacciones concretas, otros sucesos y condiciones sobre la situación financiera y rendimiento financiero de la entidad.

Una entidad cuyos estados financieros cumplan la NIIF para las PYMES efectuará en las notas una declaración, explícita y sin reservas de dicho cumplimiento.

Los estados financieros no deberán señalar que cumplen la NIIF para las PYMES a menos que cumplan con todos los requerimientos de esta NIIF.

En las circunstancias extremadamente excepcionales en que la gerencia concluya que el cumplimiento de esta NIIF podría inducir a tal error que entraría en conflicto con el objetivo de los estados financieros de las PYMES, la entidad no lo aplicará, a menos que el marco regulador aplicable prohíba esta falta de aplicación.

Cuando una entidad no aplique un requerimiento de esta NIIF de revelará:
a. Que la gerencia ha llegado a la conclusión de que los estados financieros presentan razonablemente la situación financiera, rendimiento financiero y flujos de efectivo.
b. Que se ha cumplido con la NIIF para las PYMES, excepto que ha dejado de aplicar un requerimiento concreto para lograr una presentación razonable.
c. La naturaleza de la falta de aplicación, incluyendo el tratamiento que la NIIF para las PYMES requeriría, la razón por la que ese tratamiento sería en las circunstancias tan engañoso como para entrar en conflicto con el objetivo de los estados financieros

Cuando una entidad haya dejado de aplicar, un requerimiento de esta NIIF, y eso afecte a los importes reconocidos en los estados financieros del período
Actual.

En las circunstancias extremadamente excepcionales en que la gerencia concluya que cumplir con un requerimiento de esta NIIF sería tan engañoso como para entrar en conflicto con el objetivo de los estados financieros de las PYMES, pero si el marco regulatorio prohibiera dejar de aplicar el requerimiento, la entidad reducirá, en la mayor medida posible, los aspectos de cumplimiento que perciba como causantes del engaño, revelando lo siguiente:
a. La naturaleza del requerimiento en esta NIIF, y la razón por la cual la gerencia ha llegado a la conclusión de que su cumplimiento sería tan engañoso en las circunstancias que entra en conflicto con el objetivo de los estados financieros.
b. Para cada período presentado, los ajustes a cada partida de los estados financieros que la gerencia ha concluido que serían necesarios para lograr una presentación razonable.

Hipótesis de negocio en marcha
Al preparar los estados financieros, la gerencia de una entidad que use esta NIIF evaluará la capacidad que tiene la entidad para continuar en funcionamiento. Una entidad es un negocio en marcha, salvo que la gerencia tenga la intención de liquidarla o de hacer cesar sus operaciones, o cuando no exista otra alternativa más realista que proceder de una de estas formas. Al evaluar si la hipótesis de negocio en marcha resulta apropiada, la gerencia tendrá en cuenta toda la información disponible sobre el futuro, que deberá cubrir al menos los doce meses siguientes a partir de la fecha sobre la que se informa, sin limitarse a dicho período.

Cuando la gerencia, al realizar esta evaluación, sea consciente de la existencia de incertidumbres significativas relativas a sucesos o condiciones que puedan aportar dudas importantes sobre la capacidad de la entidad de continuar como negocio en marcha, revelará estas incertidumbres. Cuando una entidad no prepare los estados financieros bajo la hipótesis de negocio en marcha, revelará este hecho, junto con las hipótesis sobre las que han sido elaborados, así como las razones por las que la entidad no se considera como un negocio en marcha.

Identificación de los estados financieros
Una entidad identificará claramente cada uno de los estados financieros y de las notas y los distinguirá de otra información que esté contenida en el mismo documento. Además una entidad presentará la siguiente información de forma destacada, y la repetirá cuando sea necesario para la comprensión de la información presentada:
a. El nombre de la entidad que informa y cualquier cambio en su nombre desde el final del período precedente.
b. Si los estados financieros pertenecen a la entidad individual o a un grupo de entidades.
c. La fecha del cierre del período sobre el que se informa y el período cubierto por los estados financieros.
d. La moneda de presentación, Conversión de Moneda Extranjera.
e. El grado de redondeo, si lo hay, practicado al presentar los importes en los estados financieros.

Una entidad revelará en las notas lo siguiente:
a. El domicilio y la forma legal de la entidad, el país en que se ha constituido y la dirección de su sede social (o el domicilio principal donde desarrolle sus actividades, si fuese diferente de la sede social).
b. Una descripción de la naturaleza de las operaciones de la entidad y de sus principales actividades.

Presentación de información no requerida por esta NIIF
Esta NIIF no trata la presentación de la información por segmentos, las ganancias por acción o la información financiera intermedia de una pequeña o mediana entidad. Una entidad que decida revelar esta información describirá los criterios para su preparación y presentación.

Estado de Situación Financiera
Establece la información a presentar en un estado de situación financiera y cómo presentarla. El estado de situación financiera (a veces denominado el balance) presenta los activos, pasivos y patrimonio de una entidad en una fecha específica, al final del período sobre el que se informa.

Información a presentar en el estado de situación financiera
Como mínimo, el estado de situación financiera incluirá partidas que presenten los siguientes importes:
a. Efectivo y equivalentes al efectivo.
b. Deudores comerciales y otras cuentas por cobrar.
c. Activos financieros
d. Inventarios.
e. Propiedades, planta y equipo.
f. Propiedades de inversión registradas al valor razonable con cambios en resultados.
g. Activos intangibles.
h. Activos biológicos registrados al costo menos la depreciación acumulada y el deterioro del valor.
i. Activos biológicos registrados al valor razonable con cambios en resultados.
j. Inversiones en asociadas.
k. Inversiones en entidades controladas de forma conjunta.
l. Acreedores comerciales y otras cuentas por pagar.
m. Pasivos financieros.
n. Pasivos y activos por impuestos corrientes.
o. Pasivos por impuestos diferidos y activos por impuestos diferidos (éstos siempre se clasificarán como no corrientes).
p. Provisiones.
q. Participaciones no controladoras, presentadas dentro del patrimonio de forma separada al patrimonio atribuible a los propietarios de la controladora.
r. Patrimonio atribuible a los propietarios de la controladora.

Cuando sea relevante para comprender la situación financiera de la entidad, ésta presentará en el estado de situación financiera partidas adicionales, encabezamientos y subtotales.

Activos corrientes
Una entidad clasificará un activo como corriente cuando:
a. espera realizarlo o tiene la intención de venderlo o consumirlo en su ciclo normal de operación;
b. mantiene el activo principalmente con fines de negociación;
c. espera realizar el activo dentro de los doce meses siguientes desde la fecha sobre la que se informa; o
d. se trate de efectivo o un equivalente al efectivo, salvo que su utilización esté restringida y no pueda ser intercambiado ni utilizado para cancelar un pasivo por un período mínimo de doce meses desde de la fecha sobre la que se informa.

Una entidad clasificará todos los demás activos como no corrientes. Cuando el ciclo normal de operación no sea claramente identificable, se supondrá que su duración es de doce meses.
Pasivos corrientes
Una entidad clasificará un pasivo como corriente cuando:
a. espera liquidarlo en el transcurso del ciclo normal de operación de la entidad;
b. mantiene el pasivo principalmente con el propósito de negociar;
c. el pasivo debe liquidarse dentro de los doce meses siguientes a la fecha sobre la que se informa; o
d. la entidad no tiene un derecho incondicional para aplazar la cancelación del pasivo durante, al menos, los doce meses siguientes a la fecha sobre la que se informa.
Una entidad clasificará todos los demás pasivos como no corrientes.

Ordenación y formato de las partidas del estado de situación financiera
Esta NIIF no prescribe ni el orden ni el formato en que tienen que presentarse las partidas. Simplemente proporciona una lista de partidas que son suficientemente diferentes en su naturaleza o función como para justificar su presentación por separado en el estado de situación financiera. Además:
a. se incluirán otras partidas cuando el tamaño, naturaleza o función de una partida o grupo de partidas similares sea tal que la presentación por separado sea relevante para comprender la situación financiera de la entidad, y
b. las denominaciones utilizadas y la ordenación de las partidas o agrupaciones de partidas similares podrán modificarse de acuerdo con la naturaleza de la entidad y de sus transacciones, para suministrar información que sea relevante para la comprensión de la situación financiera de la entidad.

La decisión de presentar partidas adicionales por separado se basará en una evaluación de todo lo siguiente:
a. Los importes, la naturaleza y liquidez de los activos.
b. La función de los activos dentro de la entidad. (c) Los importes, la naturaleza y el plazo de los pasivos.
Información a presentar en el estado de situación financiera o en las notas
Una entidad revelará, ya sea en el estado de situación financiera o en las notas, las siguientes subclasificaciones de las partidas presentadas:
a. Propiedades, planta y equipo en clasificaciones adecuadas para la entidad.
b. Deudores comerciales y otras cuentas por cobrar que muestren por separado importes por cobrar de partes relacionadas, importes por cobrar de terceros y cuentas por cobrar procedentes de ingresos acumulados (o devengados) pendientes de facturar.
c. Inventarios, que muestren por separado importes de inventarios:
(i) Que se mantienen para la venta en el curso normal de las operaciones.
(ii) En proceso de producción para esta venta.
(iii) En forma de materiales o suministros, para ser consumidos en el proceso de producción, o en la prestación de servicios.
d. Acreedores comerciales y otras cuentas por pagar, que muestren por separado importes por pagar a proveedores, cuentas por pagar a partes relacionadas, ingresos diferidos y acumulaciones (o devengos).

Sobre el autor

admin administrator