MODALIDADES DE FRAUDE EN CAJEROS AUTOMÁTICOS

MODALIDADES DE FRAUDE EN CAJEROS AUTOMÁTICOS

Spread the love

Cada cajero es, prácticamente, una pequeña oficina. Los cajeros multiplican las posibilidades de atender a los clientes, en forma cercana, permanente, rápida, eficiente, y con el mínimo de molestias.

Pero como en toda innovación, los cajeros amplían el campo de las responsabilidades en materia de seguridad y lo dispersan considerablemente, tanto en el espacio como en el tiempo. Los clientes usuarios, el personal que los sirve, el personal que les da seguridad y las máquinas mismas, crean necesidades de protección, muy asociadas a la eficiencia del sistema. Y la eficiencia del sistema justifica plenamente el esfuerzo.

Actualmente se vienen desarrollando estrategias para minimizar el riesgo, inclusive insistiendo en que todos los cajeros tengan vídeo para registrar a quienes realizan las transacciones, ya que el mayor índice de fraudes y delitos se registra cuando no hay video de seguridad, Ejemplo : Retiros por personas no autorizadas, retiro de efectivo por usuarios coaccionados y retiro de la máquina por métodos violentos, entre otros.

PROCESO DE DELINCUENCIA :

Obstrucción del movimiento de la ventanilla :

La primera de las formas adoptadas por la delincuencia fue la de impregnar de algún tipo de pegamento (goma) la ventanilla móvil, para impedir su movimiento. El cliente se quedaba esperando que aquella se abriera, y terminaba retirándose, y atribuyéndole mal funcionamiento o falla.

El delincuente esperaba que el cliente se alejara y, con un instrumento (variados) forzaba la ventanilla, retiraba el dinero del frustrado cliente.

La misma finalidad se lograba al poner elementos extraños, como piedras, pedazos de suela de zapato (de goma), paletas de helados ; todos impedían el levantamiento de la venanilla.

Para engañar al cliente, se cubría la ventanilla real con una falsa que, aunque la real se levantara, la falsa se mantenía impidiendo al cliente retirar su dinero. Al retirarse el cliente, los delincuentes quitaban la falsa y se apoderaban del efectivo dispensado. Esta modalidad tuvo variantes en el tipo de impedimentos que colocaban, y las medidas que se tomaban no tardaban en ser burladas mediante algún otro truco.

La falsa ventanilla tenía un aspecto muy similar a la real. Era construida de lata o de fórmica y forrada en papel “contac” de color negro mate. De material similar eran los cartones que se usaban para recibir el dinero que debería caer en el receptáculo que existe detrás de la ventanilla.

Posteriormente se las ingeniaron para hacer una ESE metálica con la que lograban obstruir el movimiento ascendente de la ventanilla, una vez que el dinero había caído en el citado receptáculo.

Emplearon el sistema de obstruir con la mano la salida del efectivo que, usando la tarjeta, ellos habían solicitado. Con lo que provocaban el error de que el cajero actuara como si el dinero no hubiera sido dispensado, y por lo tanto, lo dejara de cargar en la cuenta del delincuente usuario.

Después provocaban, con el uso normal de su tarjeta, el levantamiento de la ventanilla, y colocaban en la salida del efectivo hacia el lugar de dispensación, una lámina con las dimensiones exactas y necesarias para retener tras ella el efectivo dispensado a un usuario ; y hacer creer al cliente que por alguna razón el cajero no había dispensado el dinero. Como siempre, al retirarse el cliente, venía el delincuente y, forzándola o usando su tarjeta, hacía abrir de nuevo la ventanilla, retiraba su dispositivo y lo que había sido dispensado supuestamente al cliente y que se había quedado entre la salida normal y la lámina que le había sido colocada.
RETENCION FRAUDULENTA DE LA TARJETA

Otro modo de delincuencia, muy ingenioso y que han estado perfeccionando, es el de introducir por la ranura por la que se debe insertar la tarjeta, una cinta de determinadas dimensiones que entra y su extremo vuelve a salir, pegando ambos extremos, uno hacia arriba de la parte superior interna de la ranura, y el otro hacia abajo en la parte inferior. La cinta es del material que se usa para las radiografías, y tiene un ancho que no obstruye a la lectora la lectura de la banda magnética de la tarjeta. La cinta lleva además cortada una “uña” que sirve de retención, de manera que al ser introducida por el cliente, vaya hasta el fondo, pero luego no logre salir porque con esa uña se le impide su salida.

Al terminar su transacción que puede realizarse en forma normal, el cliente espera la devolución de su tarjeta por parte del cajero. Al notar que ésta ha sido retenida, supone que algo raro ha pasado y normalmente molesto se retira. Lo aconsejable de inmediato es llamar a los teléfonos del banco que se han suministrado para esos casos y notificar lo ocurrido. Durante el corto lapso de la espera del cliente, normalmente aparece un “buen ciudadano” en su auxilio y le pregunta que le ha ocurrido. Entonces, “muy amablemente” le recomienda marcar su número clave tres veces seguidas, con lo que el cajero le devolvería su tarjeta.

Al proceder el ingenuo cliente a marcar tres veces su clave, el delincuente la capta, se la aprende, y como esto no sirve para obtener devuelta su tarjeta, el cliente se retira. Entonces, el delincuente con unas pinzas, retira su cinta que arrastrará consigo la tarjeta. Ahora tiene la tarjeta y la clave. Entonces inicia tan pronto como le sea posible los retiros, antes de que el cliente telefónicamente solicite que le anulen su tarjeta.

Es importante poner atención en el reclutamiento y selección del personal que sirve a los cajeros, de los técnicos, etc. Y además, llevar un registro de aquellos que han prestado ese servicio se han retirado, tanto de nuestro banco, como de otros bancos del país y si le es posible del extranjero. Pues hay algunos de estos procedimientos difícilmente aplicables sin el conocimiento o el asesoramiento de quienes dominen bien las intimidades técnicas de nuestras máquinas.

El caso por ejemplo, del empleo de un taladro con el que perforan en las vecindades de las ventanillas, justo en un lugar donde, penetrando luego con un instrumento fino (tipo alambre) y de una longitud determinada provocan la activación de un pestillo que presionado, libera el mecanismo que facilita la apertura de la ventanilla.

USURPACION DE IDENTIDAD

Citaré ahora un procedimiento que es en realidad una estafa, pero que se inicia a través de los cajeros, aprovechándose de sus características. Nosotros lo calificamos como “usurpación de identidad”. El delincuente abre una cuenta de ahorros con un monto mínimo. Solicita luego su tarjeta para uso del cajero. Ubica mediante complicidad de algún empleado del banco, cuentas con saldos elevados y haciéndose elaborar una cédula de identidad con los datos del cliente propietario de esas cuentas pero con su foto (la del delincuente), hace la solicitud de incorporar aquellas cuentas a su tarjeta. Al lograrlo, empieza a hacer transferencias de éstas a su cuenta de ahorros, y los correspondientes retiros. Abandonando pronto el “trabajo”, por el lógico temor a ser descubierto, mientras se busca a otra víctima. Lo normal es que la documentación usada para abrir su cuenta de ahorros, haya sido falsa, por lo que su identificación y captura se dificulta.

Los clientes con cuentas de saldos muy elevados, hacen poco uso de la tarjeta, por eso no notan lo que les está ocurriendo. Como para afiliar otras cuentas a una nueva se requiere anular la tarjeta con la que podían mover las anteriores, el delincuente, al pedir que se afilien las nuevas cuentas a su tarjeta, empieza por solicitar la anulación de la anterior ; lo que logra al identificarse como propietario de ellas. Generalmente da como explicación el haber olvidado el número de su clave.

Claro, que cada vez que uno de estos procedimientos se empieza a aplicar, se inicia la investigación y la consecuente toma de las medidas que lo dificulten. Al conseguirlo, pasa poco tiempo antes de aparecer el nuevo modo de operar. Cada caso va dejando sus experiencias que siguen siendo útiles, por si algún día regresan a la vieja modalidad. Pero entre el personal de protección física, el de investigaciones y el técnico hay un buen trabajo de equipo, y demora menos en descubrir nuevas modalidades.

Sobre el autor

admin administrator